16 de September de 2009 00:00

Cuba y EE.UU. discutirán mañana la reanudación del correo directo

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La Habana, Reuters

Funcionarios de Cuba y Estados Unidos discutirán mañana cómo reanudar el correo directo tras casi medio siglo, una forma de probar la temperatura de las aguas antes de zambullirse en negociaciones de mayor calado.

Las conversaciones programadas en La Habana irán más allá de acortar el plazo de entre uno y dos meses que una carta demora en atravesar los apenas 145 kilómetros del Estrecho de Florida, a veces vía Europa.

"Reanudar el servicio postal representa el logro más fácil de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba. Si ambas partes no pueden entregar cartas, entonces se terminan todas las apuestas sobre mejorar otros aspectos de la relación", dijo Dan Erikson, un experto del Inter-American Dialogue en Washington.

Estados Unidos enviará a La Habana una delegación encabezada por Bisa Williams, secretaria de Estado adjunta para asuntos del hemisferio occidental, además de representantes del U.S. Postal Service.

Se trata simplemente de "conversaciones exploratorias", dijeron fuentes estadounidenses. El canciller cubano, Bruno Rodríguez, no respondió al ser consultado hoy sobre las conversaciones durante una conferencia de prensa en La Habana.

Tras la asunción este año del presidente Barack Obama, Estados Unidos y Cuba dijeron estar dispuestos a dialogar.

Sin embargo, las demandas de partida como un levantamiento del embargo estadounidense o mejoras en los derechos humanos en Cuba parecen insuperables.

Temas como la reanudación del correo o la cooperación en el combate al narcotráfico o la prevención de desastres naturales permitirían crear lo que el analista Kevin Casas-Zamora, de The Brookings Institution en Washington, llama "espacios de confianza" entre ambos enemigos.

"Reestablecer el correo es una señal del enfoque correcto para ir reparando la relación: concentrarse en temas prácticos, de obvio interés común, no contaminados políticamente", opinó.

Las conversaciones para reanudar el correo fueron propuestas en mayo por el Gobierno del presidente Obama como parte de su estrategia de "relanzar" las relaciones con la isla. Y Cuba aceptó.

Obama eliminó además las restricciones para que los cubano estadounidenses visiten y envíen dinero a sus parientes en la isla. También reanudó el diálogo sobre asuntos migratorios interrumpido por su antecesor George W. Bush. Pero aclaró, sin embargo, que no apoyaría un levantamiento del embargo hasta que Cuba no muestre avances en derechos humanos.

Vía Monte Carlo

El correo directo entre Cuba y Estados Unidos fue interrumpido en 1963, otra de las consecuencias del amargo enfrentamiento entre ambos países tras la revolución que llevó cuatro años antes a Fidel Castro al poder.

Una carta enviada desde Miami puede demorar hoy dos meses en llegar a La Habana y por lo general lleva un matasellos de Ciudad de México o Monte Carlo.

"La gente sencillamente dejó de usar el correo", dijo Yareli un ama de casa de La Habana con un hijo y varios hermanos en Miami.

Por eso los cubanos usan los servicios de viajeros -a menudo pagando- para mantener el flujo de cartas, documentos, paquetes y millones de dólares en remesas enviadas desde Estados Unidos.

"Entre Estados Unidos y Cuba siempre ha habido fricciones históricas y esas tensiones influyen hasta en el servicio de correos (...) Espero que ahora todo sea más ágil", dijo Fernando Sánchez, un cartero de 61 años en La Habana.

La calidad de un futuro servicio postal es una incógnita. Las conversaciones sorprenden al U.S. Postal Service en medio de una severa crisis financiera y a su contraparte la Empresa de Correos de Cuba bajo una montaña de 5 000 quejas de entidades extranjeras en el 2007, según el diario oficial Granma.

Un proceso largo

Si hacía falta un recordatorio de lo accidentado que podría ser el camino hacia una normalización de las relaciones, Obama extendió el lunes el embargo comercial de 47 años al que Cuba culpa de muchos de sus problemas.

"Hay que entender que aún con las mejores intenciones la normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba va a ser un proceso largo", dijo Casas-Zamora, de The Brookings Institution.

Los avances son a menudo tan pequeños como un paquete postal, pero importantes para aliviar la crisis económica en Cuba y mejorar las comunicaciones en un país donde pocos tienen acceso a internet.

La administración Obama amplió este mes la lista de productos que los estadounidenses pueden enviar a sus familiares en Cuba, que ahora incluye desde semillas hasta artículos de pesca y computadoras portátiles.

Erikson, el analista del Inter-American Dialogue, cree que las conversaciones postales son un punto de partida. "No se trata de un asunto de concesiones, sino más bien de una prueba para ver si Estados Unidos y Cuba pueden negociar entre sí", dijo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)