12 de June de 2009 00:00

Cuatro sectores no están afiliados al IESS

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Sociedad 

La reciente propuesta del presidente Rafael Correa para penalizar la no afiliación al IESS dejó al descubierto vacíos en la cobertura. 

Trabajadores de cuatro sectores tienen problemas con sus patronos, pues no están afiliados. Esto, pese a que la actual Ley del Seguro Social lo obliga. Datos del instituto revelan que solo 2 000 obreros de la construcción, de 10 000 que existen en todo el país, pertenecen al Seguro. Igual sucede con los choferes, artesanos y amas de casa (ver cuadro).



8 000 obreros
de la construcción no cuentan 
con afiliación al Seguro Social a escala nacional.César S., por ejemplo, lleva 10 años involucrado en trabajos de la construcción. Sin embargo, recién hace un año y medio le dijeron que ya pertenecía al IESS, aunque no sabe si es verdad. “No nos han dado ni el carné y como no sabemos nada, tampoco podemos reclamar a nadie”.

Ahora, él trabaja en una edificación ubicada entre la avenida Patria y Páez, en el norte de Quito. Junto a él trabajan15 obreros más, que están al mando de otro jefe, el ingeniero Fernando Villacreses. 

Él advierte que su grupo sí está afiliado y que cada mes paga el 28% por cada trabajador. Sin embargo, un obrero que pega baldosas señala que a él no le han asegurado. “No tengo nada de lo que dicen ellos”, sostiene el  trabajador que no da su nombre.



Los acuerdos del IESS
Desde 2007 el IESS firmó acuerdos con el Servicio de Rentas Internas (SRI) para determinar oficialmente qué  empresas no afilian a sus trabajadores. Desde entonces no se han dado a conocer los resultados de
este trabajo. 
El IESS también suscribió un entendimiento con el Ministerio de Trabajo para cruzar datos. El 
viceministro, Marcelo Caviedes, manifestó que sí existen 
resultados, pero no especificó.
Además, el Seguro Social mantiene un acuerdo con el Registro Civil. La idea también era determinar quiénes no afiliaban, pero no hay datos.
El Movimiento Popular      Democrático (MPD) respaldó las reformas a la Ley de Seguridad Social anunciadas por el  Primer Mandatario. Y pidió que afilien a 13 000 educadores populares.A la Federación de Cámaras de la Construcción pertenecen 10 000 socios en todo el país. José Centeno, quien preside esta organización, aclara que todos sus asociados están obligados a cubrir a los obreros con los beneficios de la seguridad social.

Pero a Juan Q. nadie lo ayudó cuando hace dos años se cayó de una casa de dos pisos y se lesionó las piernas. “El arquitecto fue a mi casa y le dio USD 100 a mi mujer y nunca más volvió”, recuerda el obrero riobambeño de 50 años que hoy sigue como albañil de pequeñas viviendas. Él tuvo que internarse en el Hospital Eugenio Espejo, de Quito, y allí lo ayudaron. “Gracias a Dios volví a caminar, aunque gasté USD 1 000 en pastillas y operaciones”.

No solo este sector está desprotegido, también lo están los choferes. En las estadísticas del IESS no aparece este grupo y no tiene acceso a servicios como salud, pensiones, cesantía… que otorga el Seguro. Cuando hace cinco años tuvo un accidente de tránsito en el sector de La Y (norte de Quito), Carlos S. llegó a terapia intensiva del Hospital Pablo Arturo Suárez.

El dueño del taxi en que laboró hasta ese día no lo ayudó. Es más, cuando se recuperó quiso cobrarle USD 1 000 por el arreglo del vehículo. “No le di nada porque se portó mal conmigo”, recuerda.

Igual sucedió con Patricio Ch. Tiene 22 años y lleva dos conduciendo un bus de trasporte público. “Aquí no sabemos nada de afiliaciones, solo cobramos cada semana y listo...”.

Jorge Yánez, dirigente del transporte urbano de Quito, sostiene que está dispuesto a afiliar a sus trabajadores, pero que hay mucha inestabilidad. “Unos trabajan dos días y se van, otros trabajan 15 días y se desaparecen siete. Entonces no hay cómo...”.

En el Ministerio de Trabajo se busca controlar esta situación. El viceministro Marcelo Caviedes enfatiza que se reformará el Código de Trabajo y que la no afiliación será considerada fraude laboral.

Esta figura ya existe en el artículo 78 de la actual Ley del IESS, aunque funciona para aquellos patronos que descuentan al trabajador, pero no pagan al instituto. Para ellos, la norma establece prisión de tres a cinco años. “Es decir, será una extensión de la actual disposición. Todo está dicho, pero no hay una director general que haga cumplir”, indica el ex director del IESS, Joaquín Viteri.

Sin embargo, la Federación de Cámaras de Comercio, organismo que agrupa a 80 000 socios, no está de acuerdo. Su presidente, Blasco Peñaherrera, cree que las reformas “son de forma y no de fondo, solo por cuestiones políticas”.

A Andrés Caiza tampoco le convence estar afiliado. Él es artesano y prefiere no asegurarse al IESS, “porque hay muchas trabas para pagar” mensualmente los USD 30 de aporte. Desde hace 10 años no aporta y ahora tiene un local en el mercado artesanal de La Mariscal, en el norte. 

Técnicos del IESS sostienen que solo 3 000 de 15 000 artesanos están afiliados al Seguro Social. También están desprotegidas  las amas de casa.  La actual Constitución incluye la cobertura para este grupo, pero no se concreta.

Durante los debates, en Montecristi se calculó que en todo el país existen al menos 500 000 mujeres que se dedican exclusivamente a las actividades del hogar.

En abril de 2007, el Seguro arrancó la campaña para impulsar la afiliación voluntaria. El trabajo comenzó en Santo Domingo de los Tsáchilas, pero no avanzó.  Ahora hay dos procesos más, pero aún no hay resultados.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)