26 de September de 2009 00:00

Cuatro mercados muestran sus especialidades gastronómicas

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 1

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Quito

En un fin de semana, se puede hacer un recorrido por los mercados de la capital y saborear toda clase de comidas. En el mercado Iñaquito y Santa Clara, en el norte, el Central; y, La Magdalena en el sur, hay especialidades tradicionales.

Las personas que venden estas delicias llevan más de 20 años seduciendo al paladar de sus comensales. Ellas, primero, tratan al cliente con cariño. Es fácil escuchar, “Venga papito, venga caserito, ¿Qué le damos?” para que la gente se anime a comer.

Todos los días, desde las 07:00, se preparan ollas grandes de arroz, guatita, yahuarlocro, el caldo de guagrasinga (una receta  que emplea la cabeza cocida de un borrego), hornado...

El menú es largo y variado. Hay otros platos. En el mercado  La Magdalena se vende la cazuela, hecha a base de plátano verde y pescado al horno.

A más del buen sabor, también hay comodidad en los precios. Los costos varían según el tamaño del plato. Se puede adquirir mote, desde USD 0,25, hasta corvina frita por USD 2,50 y se puede disfrutar incluso de música en vivo...

El mote, cuero, hornado y aguacate en un solo plato

El olor fragante a comida sale desde dos latas. En la una hay papas aplastadas con queso y aceite. En la otra, el fuego mantiene caliente el hornado y los cueros (piel del cerdo).

En el patio de comidas del mercado Iñaquito hay ocho locales donde la carne de cerdo tiene varias  combinaciones. Junto al segundo cubículo, en una pancarta gigante, se lee que el puesto es de ‘Doña Lolita’.

La propietaria Lola Almache llama a sus clientes con un pedazo de carne en sus manos. “Es una probada para que sienta el sabor de la sal. Venga cacerito, venga papito, pruebe”.

Así, los posibles comensales se entusiasman. Luego de comer un bocadito,  los clientes piden esta especialidad que cuesta entre  USD 2,50 y USD 3. El potaje consiste en cuatro tortillas, tres grandes pedazos de carne, aguacate, lechuga, cebolla y ají.

Hay clientes que piden cueros reventados (hecho de la piel de cerdo) de USD 0,50. Pero los comensales no llegan solo por los precios bajos. Al menos  así lo asegura Daniel Hernández.

Él prefiere comer en  el mercado porque solo ahí el plato viene con yapa. Mariana Santos, la dueña del puesto nro. 3 de hornados, ríe cuando escucha a su joven comprador  y lo premia con un pedazo adicional.

El yahuarlocro y el caldo de mondongo son únicos

Con tan solo mirar el humeante yahuarlocro provoca tomar la cuchara y empezar a comer.  Esta es una de las especialidades del mercado Santa Clara. En el plato se fusiona el locro, auténtico del área Andina, junto con la sangre y vísceras de oveja (conocida como borrego). Es uno de los manjares que oferta este mercado.

La preparación se realiza con la panza y las vísceras de borrego. Isabel Oliva, dueña de un local, cuenta que estas deben estar suaves y blancas: “Esto se consigue con dos horas de cocción”.

Luego se añade papas, maní, leche, crema de leche, condimentos y un poco de sangre. Además, se ponen hierbas. Aparte se fríe  la sangre con cebolla en manteca de chancho.  

La sazón cautiva al paladar. Esta sopa adquiere un sabor aún  más especial cuando se agregan la sangre cocinada, la cebolla curtida y el aguacate. La sopa se sirve  muy caliente.

Juan Ríos dice que cada puesto tiene un sabor distinto y exquisito. El estudiante visita el mercado dos veces a la semana para probar las especialidades.

En el puesto de Silvia Moreta se prepara el caldo de guagrasinga (una receta  que emplea la cabeza cocida de un borrego). Su dueña asegura  que “la venta se termina a las 11:00”.

La corvina viene con yuca, papa, concha y camarón

La bandeja de mariscos y la jarra de jugo lo pueden dejar sentado. Así lo asegura Coyber Toapanta, un ingeniero quiteño, quien ayer terminaba de almorzar junto con su familia en  el mercado Central.

Él va hasta tres veces por semana a comer corvina con arroz. Acompaña su plato con papas, aunque también opta por comer  cebiches de concha, camarón o mixto. A esto se añade limón cortado y  pequeñas porciones de canguil con  tostado.

Al ingresar al mercado por las gradas que dan a la calle Esmeraldas, al costado derecho, está el local Las Corvinas de Jimmy; atendido por Patricia Gordón. Este es el puesto con más fama de esta plaza comercial.

Incluso, se promociona en las guías turísticas que se entregan a los turistas extranjeros. Sin embargo, al cubículo llegan también turistas  nacionales. Ayer, José Andrade se servía una corvina con arroz mientras escuchaba un grupo de músicos que tocaban una balada.

El plato más llamativo tiene, además de la corvina, dos pedazos de yuca, camarones, conchas y encebollado. Pero si no quiere el marisco, usted puede pedir la corvina frita con arroz relleno. Los dos pedazos de corvina son crujientes. Esto se complementa con un vaso de jugo.

Los caldos de gallina se sirven bastante reforzados

El plato de porcelana es grande. El espacio es suficiente para acomodar la presa de gallina que el cliente escoja, dos o tres papas grandes, un huevo duro pelado, el caldo y cebolla picada en cuadritos.

La preparación es un secreto que Patricio Conterón no  cuenta. Solo explica que la gallina se cocina con zanahorias y otros ‘polvos mágicos’. “El mismo caldo se utiliza para servir a los clientes.Eso le hace diferente”.

En los cuatro locales donde se oferta el caldo de gallina hay aromas exquisitos. Sin embargo, los caldos de ‘Don Pato’ son degustados por muchas personas y hasta autoridades.

Un plato cuesta desde USD 2 hasta USD 3,50. Los puestos abren todos los días, desde muy temprano, a las 07:00. El día de mayor venta es el sábado, por la feria que hay en la parte posterior del mercado. Aunque también abre los domingos.

En este mercado que está en  el sur, además del caldo de gallina hay  mote con papas, plátano, chochos, arveja...

Según Lucía Correa, ese es otro de los platos más vendidos. “El cliente puede escoger lo que quiera. Pero sin duda que los caldos de gallina son buenos”,   Asimismo, otra oferta, es la cazuela, hecha a base de plátano verde y pescado al horno.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)