4 de September de 2009 00:00

Crédito rápido, alternativa para la cuesta de septiembre

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Con el final de agosto florece el síndrome pos vacacional, comienzan los preparativos de ‘la vuelta al cole’ y llegan las cuentas de todo lo gastado durante el verano. Se juntan la hipoteca con las tarjetas de crédito y la compra de los útiles escolares. 
 


Consejos
Prepare una  lista y compre  lo necesario. Opte por productos de temporada. Apueste por platos que ofrezcan calidad a un coste más bajo.
No compre todos  los  útiles escolares de golpe,  compare precios y escalone las compras.
Ahorre energía:  no deje luces encendidas y reduzca al mínimo el uso del agua caliente.
Ahorre en ocio.   Existen museos y cines que son gratis en días especiales.

Se trata de la cuesta de septiembre que este año  sorprende en mitad de una crisis financiera.

Un crédito rápido es una opción válida cuando se necesita dinero con urgencia. Aunque cada vez son más los requisitos necesarios para tramitar las solicitudes y las tasas de interés han subido considerablemente. Hace un año rondaba el 11% anual y ahora está cerca del 20%.

 
Adela Villavicencio es de Cuenca y este año no pudo veranear. “La situación está difícil… yo tengo tres niños y eso implica mucho dinero cuando quieres ir a cualquier lugar y más cuando vuelven a la escuela”, afirma. Dice que para evitar “tanto gasto” intenta que la ropa y los útiles de los mayores pasen a los más pequeños.

Ella piensa utilizar las tarjetas de crédito para comprar los útiles, aunque sabe que los intereses le harán pagar caro esa decisión.

Una alternativa

Cada vez suenan con más insistencia las cooperativas de iniciativa social cuyo objetivo es asesorar a pequeños grupos de amigos que buscan una herramienta de inversión financiera para resolver problemas económicos.

‘Transformando’, es una de ellas. Apoya en la creación y gestión de estos grupos. “Es importante resaltar son proyectos para hacer entre amigos” cuenta José Fernando García,  miembro de esta organización. Cada uno de los integrantes aporta una cantidad de dinero a un fondo de ahorro común de lo  que toman dinero prestado cuando necesitan y luego lo devuelven, con intereses cercanos al 1% anual. Suelen ser préstamos de 100 a 400 euros.

Es decir lo suficiente para hacer frente a las cuentas cuando no se puede llegar a fin de mes. “Enviar un poco de dinero a su país, para reparaciones de electrodomésticos, útiles escolares, para dar una fianza… para esos momentos en que necesitamos y queremos que un amigo nos lo preste”, dice García.

Busque  financiación sin intereses

Otra alternativa para la “cuesta de septiembre” es adquirir los útiles escolares o aquellos productos que nos representen inversiones importantes en establecimientos que ofrezcan financiación sin intereses como El Corte Inglés, Carrefour o Ikea. Sin embargo para la quiteña Sonia Ayala, todo el año ha sido una cuesta. Ella no tiene hijos en edad escolar, sin embargo cuida sus nietos por las tardes.  Y Tiene claro que en esta época hay que  “trabajar más duro y gastar menos”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)