4 de enero de 2019 00:00

USD 2 450 millones se pagó en exceso en cinco proyectos estratégicos

Las instalaciones de la refineria del Pacifico, en el sector El Aromo, en Manta, registran actividad operativa y administrativa pese a que la obra esta paralizada por falta de recursos. Foto:  Bolivar Velasco / EL COMERCIO

La Refinería del Pacífico tiene un sobreprecio del 23%. Se invirtieron USD 1 521 millones en licencias, remoción de tierras y el acueducto La Esperanza. Foto: Bolivar Velasco / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 127
Triste 2
Indiferente 13
Sorprendido 2
Contento 4
Gabriela Quiroz y
Mónica Orozco. (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Por cinco proyectos estratégicos que arrancaron en el gobierno del expresidente Rafael Correa se pagaron USD 4 900 millones, cuando debieron costar la mitad. Se trata de las refinerías de Esmeraldas y del Pacífico; la terminal marítima Monteverde; el poliducto Pascuales-Cuenca y la planta de gas natural Bajo Alto.

A esta conclusión llegó la auditoría realizada con el apoyo de Naciones Unidas y que fue anunciada la noche del 3 de enero del 2019 por el presidente Lenín Moreno, en cadena nacional.

La evaluación técnica de estos proyectos estuvo a cargo de una empresa española, una de EE.UU. y una de Reino Unido, contratadas bajo licitación a un costo de USD 3,3 millones.

El consorcio español ICC-Tecnatom evaluó tres proyectos: refinería de Esmeraldas, terminal marítimo de GLP Monteverde y planta de licuefacción de gas natural de Bajo Alto.

La empresa RPS Energy Ltd. de Reino Unido evaluó la refinería del Pacífico. Y la firma estadounidense ABSG Consulting Inc. evaluó el poliducto Pascuales-Cuenca.

“La contratación de estas empresas es el resultado de una licitación internacional convocada por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en el marco del acuerdo de cooperación suscrito en diciembre de 2017, con el objetivo de transparentar el funcionamiento de estos proyectos y así fortalecer su gestión técnica y financiera”, ha señalado el Ministerio de Energía de Ecuador.

“Las conclusiones son tan vergonzosas y escandalosas que he decidido presentar una denuncia con los informes íntegros ante la Contraloría y la Fiscalía, para que se investiguen todos los delitos que se hubieran cometido perjudicando a los ecuatorianos”, afirmó el Mandatario.

La auditoría reveló que la rehabilitación de la Refinería de Esmeraldas costó USD 2 230 millones, pese a que su presupuesto inicial fue de USD 754 millones y no ha sido arreglada hasta hoy. El 99% de la inversión se contrató “a dedo” y solo el 1% por concurso.

La repotenciación de la refinería estuvo a cargo del exgerente de Petroecuador y exministro de Hidrocarburos, Carlos Pareja Yannuzzelli -actualmente preso, y la firma Worley Parsons, cuyo representante, Raymond Falcón Jr. -ciudadano estadounidense-, fue sobreseído en uno de los casos que llevaba la Fiscalía con informe de indicios de responsabilidad de la Contraloría.

Pese a que Worley Parsons gerenciaba el proyecto, también recomendaba las contrataciones, evaluaba, daba el visto bueno a las ofertas y fiscalizaba, es decir, era juez y parte.

El 23 de enero del 2017, EL COMERCIO publicó una investigación tras revisar las base de datos de Petroecuador y de más de 3 000 documentos que la empresa petrolera envió a la Fiscalía. Ahí se evidenció que el gasto representó 2,7 veces más de lo programado por la Marina, que estuvo en la fase inicial del proyecto.

La Refinería del Pacífico tiene un sobreprecio del 23%. Se invirtieron USD 1 521 millones en licencias, remoción de tierras y el acueducto La Esperanza. Estas inversiones pudieran quedar en nada porque solo las licencias que costaron USD 600 millones no se pueden transferir y los inversionistas privados han cuestionado la ubicación del proyecto. El Presidente reconoció que la obra está abandonada por un conflicto con la venezolana Pdvsa, que es accionista. Sus directivos están vinculados al pago de coimas de Odebrecht, firma que realizó las obras.

Para Moreno, con ese dinero se hubiera pagado la deuda con más de 12 000 jubilados.

En el poliducto Pascuales Cuenca, su valor pasó de USD 250 millones a 623 millones, es decir, también se triplicó.

Este proyecto de Odebrecht está en estado crítico por errores de ingeniería y no entra a una remediación; hay riesgo de fuga de gas al colapsar las tuberías. No existen evidencias de que las fallas hayan sido reportadas por la fiscalizadora, a la cual se pagó, incluso, USD 7 millones más.

Monteverde, ubicada en Santa Elena y construida por la china Shi-Asia & Asociados, se duplicó. Los pilotes que soportan el puente de acceso, fijados en el mar, no tienen protección contra la corrosión. Para proteger esta estructura se requieren USD 21 millones.

El sistema fue diseñado para producir una mezcla de 6 000 toneladas de gas, pero solo generaba 2 300 t diarias hasta marzo del 2018, según reveló este Diario. El país no necesita más que ese volumen. Esta obra fue evaluada por la consultora Worley Parsons.

La planta de licuefacción de gas natural de Bajo Alto, inaugurada el 21 de noviembre del 2011, fue construida por la empresa española Ros Roca, que recibió USD 49,2 millones por el contrato. Un año después, la misma firma fue contratada para mantenimiento y suministro de combustibles, por lo cual recibió USD 10,6 millones.

Según el Presidente, esta obra opera al 50% de su capacidad instalada, costó USD 76 millones y tiene un sobreprecio de USD 36 millones. Actualmente, la planta se está hundiendo, por lo que habría que demolerla, reconstruirla y paralizarla por 150 días.

USD 2 450 millones se pagó en exceso en cinco proyectos
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (34)
No (20)