26 de September de 2009 00:00

Correa y Uribe aún no se reunirán

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Política, El Tiempo, GDA, DPA

El Gobierno de Colombia aspira a que la normalización total de las relaciones con Ecuador se dé en el corto plazo. Así lo  dijo ayer el canciller de ese país, Jaime Bermúdez, con tono optimista. La noche del jueves, él y su par ecuatoriano, Fander Falconí, leyeron un comunicado de 11 puntos.

En él los dos países se comprometieron a continuar con su diálogo directo. Y que las embajadas de Quito y Bogotá vuelvan a abrir sus puertas a nivel de encargados de negocios. 



El comunicado oficial
Colombia reitera su compromiso de no realizar operaciones militares o de seguridad en territorio ecuatoriano.
Ecuador no tolerará en su territorio presencia de grupos armados irregulares. Estos serán repelidos por la fuerza si es necesario.  
Ambos países buscarán mejorar la situación de los refugiados colombianos en Ecuador. Bogotá con otros organismos buscará 
fondos para esas ayudas.
La Comisión Binacional de Frontera  será reactivada. Se ampliarán los mecanismos de coordinación e información. Asimismo, no serán parte del diálogo las demandas internacionales existentes entre los dos países.Mientras esos diálogos no arrojen resultados definitivos y los dos países no decidan restablecer por completo su relación diplomática a nivel de embajadores, los presidentes Rafael  Correa y Álvaro Uribe no tendrán un encuentro de carácter personal.

Según fuentes diplomáticas de ambos países, es preferible esperar por ese apretón de manos un tiempo más hasta que la confianza entre los dos países quede restablecida por completo.

Bermúdez tocó un punto clave en las cortas declaraciones que dio a la prensa ayer en Nueva York: la buena voluntad de las partes para avanzar. Los discursos prudentes y la decisión política mostrada por las partes es, quizás, el hecho que más se destaca dentro de esta reciente jornada de reuniones.

En junio de 2008 -tres meses después del ataque sobre Angostura-, Ecuador y Colombia habían retomado, aunque con evidentes recelos, un posible camino de diálogo. Incluso, se barajó entonces la posibilidad de enviar a los encargados de negocios a sus respectivas misiones diplomáticas.

Sin embargo,Uribe tomó distancias del proceso, tras rechazar  unas supuestas declaraciones hostiles de su homólogo Correa al diario argentino Página 12. El Presidente ecuatoriano criticó a Uribe por ese detalle, argumentando que no existía en Bogotá una verdadera disposición.

Pero esta vez, destacó  Bermúdez, con “la voluntad de los dos presidentes hemos podido definir una hoja de ruta”. De allí que el envío, previsto para octubre, de los encargados de negocios es un paso importante. “No hay tiempo definido para (nombrar) embajadores ni nos podemos comprometer, pero aspiramos a que esa normalización se dé más temprano que tarde”.
 
Con las embajadas nuevamente abiertas,  Ecuador y Colombia comenzarán a trabajar, en 15 días, en tres mesas de diálogo. La primera se enfocará a los temas de seguridad y crimen organizado. La segunda estará vinculada a la situación en la frontera común y una tercera se enfocará a los ‘temas sensibles’, donde Ecuador y Colombia no tienen consenso. En este escenario, participarán el Centro Carter y la Organización de Estados Americanos (OEA) como facilitadores.

De manera paralela, los ministros de Comercio Exterior de ambos países buscarán en un par de meses llegar a los primeros acuerdos en materia de intercambio.

El acercamiento entre las dos naciones cambia la correlación de fuerzas en la subregión andina. Hasta hace unas semanas, Colombia mantenía rotas las relaciones con Ecuador y congeladas con Venezuela.

Por ahora, el principal polo de hostilidades para Bogotá constituye el gobierno de Hugo Chávez, quien rechaza de plano la ampliación de los acuerdos miliares entre Colombia y EE.UU.  Uribe, en respuesta, ha dicho que Venezuela mantiene actitudes complacientes con las fuerzas irregulares que operan en Colombia.

Las reacciones

José Miguel Insulza

‘Es el primer paso hacia la normalización’

El Secretario General de la OEA dijo que el acuerdo es un avance esperanzador en las relaciones entre Ecuador y Colombia. Señaló que este será el primer paso hacia la normalización de los vínculos diplomáticos. “La OEA seguirá realizando todos los esfuerzos necesarios para contribuir a este proceso.
 
Empresarios

‘El acercamiento beneficiará al comercio’

Los empresarios colombianos calificaron como “un triunfo de la diplomacia” los acercamientos con Ecuador. El presidente de Confecámaras, Eugenio Marulanda, dijo  a Radio Caracol que los acercamientos  benefician al comercio.

Ricardo Solórzano

‘Estaremos pendientes de lo que resuelvan’

El cónsul de Ecuador en Bogotá, Ricardo Solórzano, destacó el avance que lograron los cancilleres para normalizar relaciones. “Aún no recibimos oficialmente ninguna instrucción, estaremos pendientes de lo que resuelvan nuestros cancilleres y nuestro Presidente ”, comentó a Radio Caracol.

Durán Ballén y Gutiérrez

‘La presión del pueblo sensibilizó al Gobierno’

El ex presidente Sixto Durán Ballén dijo a la emisora colombiana RCN que está “muy satisfecho” con los avances logrados. Por su parte, Lucio Gutiérrez  comentó que la “presión del pueblo ecuatoriano  sensibilizó al Gobierno”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)