Aplazan publicación de nuevos documentos sobre asesi…
Exmarine desarmó en segundos a hombre que intentó r…
Policía halló 25 casquillos en el sitio donde fue as…
Romo, Sonnenholzner y Hervas participaron en los Con…
Crisis, Pandora y descontento, la bomba que Guillerm…
Protestas contra certificado covid reúnen a 40 000 p…
Capturan al jefe del ‘Clan del Golfo’, e…
‘Actuación del CNE fue transparente’ dic…

Coquetéalo pero no lo ahuyentes

La experta inglesa Tracy Cox, autora del libro ‘Superflirt y Secrets of a Superexpert’ afirma que muchas mujeres se divierten con el  juego de la frialdad a tal punto que dan a la otra persona una impresión opuesta.

Tenga en cuenta
Mantén el misterio.  No permitas que él sepa todo de ti y deja que haya algo de intriga. Para contar todo sobre tu vida tienes a tus amigas.
 Analiza si será  capaz de darte seguridad pero no se la pidas. Si lo haces encenderás un mecanismo masculino que les indica que deben correr.

Poner distancias puede ser una arma de doble filo e incluso peor que mostrarse desesperada.“Una sana coquetería no demuestra desesperación ni agresión ni es ofensiva. Incluso cuando ese hombre con el que se coquetea termina no sintiéndose a gusto o no muestra interés, una buena coquetería de todas maneras hará que él se sienta complacido y no ofendido.

El truco está en usar técnicas con las cuales una mujer se siente cómoda y subir o bajar el volumen dependiendo de la reacción masculina…”, dice Cox.

Varios consejos

La experta da varias actitudes que pueden ayudar,   por ejemplo, que al sentarse, mientras conversa con el interlocutor y posible conquista, cruce la pierna y juegue con su zapato, pues esa actitud es muy sensual y, al mismo tiempo, traviesa y juguetona. Los hombres no logran resistirse a esos ‘inocentes juegos femeninos’, según la autora.

Asimismo, luego de entrevistar a cientos y cientos de hombres, la escritora Sherry Argov, autora del libro ‘Why men marry bitches’, llegó a la conclusión de que lo que más ahuyenta a un hombre es una mujer fácil de domar, o sea la típica mujer dependiente, dispuesta a dar y dejar todo por su pareja, aquella que se muestra siempre demasiado atenta a sus caprichos y deseos.

“Una mujer sumisa y predecible, que permite que todos se den cuenta de que para ella una relación lo es todo no hace otra cosa que ahuyentar a los hombres. Para  mantener su interés es imprescindible demostrar autoconfianza y hacerles saber que tienes vida propia…”, dice.
 
¿Sientes que lograr un compromiso serio con un hombre es misión imposible?  ¡estás muy equivocada! De acuerdo con un estudio, los hombres sí quieren casarse, tener una compañera y esperan que sea para siempre; pero, primero necesitan ser estimulados y sentir que pueden dejar de lado sus armas de caza una vez que consiguen su presa.

Suplementos digitales