27 de marzo de 2020 00:00

Controles en Guayas se complican en las nueve horas de abastecimiento

A las 11:00, militares y policías realizan controles en las calles Gómez Rendón y la 17, en el Suburbio de Guayaquil. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

A las 11:00, militares y policías realizan controles en las calles Gómez Rendón y la 17, en el Suburbio de Guayaquil. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 14
Triste 0
Indiferente 3
Sorprendido 3
Contento 1
Fernando Medina
y EL COMERCIO DATA (I)

El control policial y militar en la Entrada de la Ocho se reforzó. Este populoso sector del noroeste de Guayaquil, a la altura de la vía Perimetral, es considerado como el sitio más crítico en el cumplimiento de las restricciones que rigen por la emergencia sanitaria. Por eso, ayer cerca de 200 efectivos se tomaron las calles de este punto de la ciudad.

Infantes de Marina, equipados con toletes y escudos protectores, pedían a las personas que mantuvieran una separación de al menos dos metros en farmacias, tiendas, carnicerías y supermercados.

Soldados del Ejército también vigilaban el movimiento en los pequeños callejones que conectan la avenida principal con las viviendas de caña. En cambio, en las arterias viales exteriores, agentes de la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) montaron controles para evitar que los conductores se estacionaran en sitios no permitidos y generaran caos.

Pero pese a todos esos operativos, la aglomeración de personas en este populoso sector no se detiene y ahora se ha convertido en la principal problemática para los uniformados.


Así lo indica el comandante del Cuerpo de Infantería de Marina, Pablo Caicedo. El oficial ha evaluado el desarrollo de los operativos desde que se activó la Fuerza de Tarea Conjunta Guayas (FTCG) y dice que la circulación durante el toque de queda se ha mitigado. Pero ahora el problema está en el horario permitido para abastecerse de medicamentos y alimentos. “La gente acá tiene la costumbre de comprar la comida en pequeñas cantidades todos los días. Esta dinámica provoca que existan aglomeraciones en las calles y eso a su vez es un riesgo para el contagio del coronavirus”, indicó.

Por eso, el oficial informó que se elevó una sugerencia al Mando Militar, que es ampliar el toque de queda en estos sectores. “Una familia para abastecerse no necesita ocho horas. La gente se queda deambulando por las calles y eso no ayuda en la emergencia”, señaló el oficial vía telefónica.

La misma situación se vive en otros puntos de la ciudad como Guasmos, Monte Sinaí, Socio Vivienda e Isla Trinitaria. Los uniformados que operan en estos sitios también señalan que el desorden que existe en los denominados mercadillos dificulta el control para evitar que el virus covid-19 se siga propagando.


Estas observaciones se difunden entre los mandos policiales y militares, mientras las estadísticas de contagios siguen en aumento. Hasta ayer, Guayas ya contabilizaba 1 021 casos positivos para coronavirus. Guayaquil, Samborondón, Daule y Durán continúan siendo los cantones más afectados.

Por lo tanto, los controles en la provincia siguen y, hasta el cierre de esta edición, eran 347 las personas sancionadas por infringir las restricciones del estado de excepción, dispuesto por el Gobierno. En total, en el país son 1 015 los infractores.


Pero la acción de los militares sobre la población también ha sido criticada. Esto ocurre luego de que la tarde y noche del miércoles, por redes sociales, se difundieran videos que habrían sido grabados durante los operativos. Ahí se observa a soldados golpeando con sogas y cuerdas, obligando a jóvenes a hacer ejercicios físicos y cortes de cabello como castigo por estar fuera de sus casas durante el toque de queda.

Las grabaciones generaron la reacción de la Fiscalía y de la Defensoría del Pueblo. Las dos instituciones pidieron a las FF.AA. respetar los derechos humanos durante los controles. Incluso, en Guayas se abrieron investigaciones.

A las 10:00, en el sector de la Entrada de la 8, en Guayaquil, la actividad era normal. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

A las 10:00, en el sector de la Entrada de la 8, en Guayaquil, la actividad era normal. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO


El ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, dijo que están indagando los casos de abuso de poder. Pero aclaró que esto “no significa que la misión de FF.AA. se vaya a debilitar o no se vaya a dar cumplimiento a la preservación de la vida”. Pidió que no se generalice el accionar de los militares por estos casos, que asume son aislados.

Los policías también han indicado que los controles en la provincia continúan rigurosamente. Hay los primeros reportes de sancionados por infringir el Decreto 1019 de la zona de seguridad especial de Guayas, durante las 14:00 del miércoles y las 05:00 del jueves. 21 personas fueron citadas por salir de casa. Los agente levantaron informes con las fotografías de las cédulas, dirección domiciliaria y la hora de la infracción. Esos datos se enviaron a la Gobernación del Guayas para que se aplique la multa de USD 100 por primera vez. Otras 41 personas incumplieron la restricción vehicular. También hubo cinco detenidos por otros delitos.

Además, la FTC delineó las rutas para el abastecimiento del gas de uso doméstico, desde la Terminal Chorrillo hasta los sectores de Trinitaria, Bastión Popular y Sauces.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (11)
No (0)