21 de mayo de 2019 00:00

El control de pabellones genera violencia en las cárceles del Ecuador

Este es uno de los pabellones de la Penitenciaría del Litoral, en donde el domingo se produjeron dos muertes. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Este es uno de los pabellones de la Penitenciaría del Litoral, en donde el domingo se produjeron dos muertes. Foto: Archivo / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 14
Triste 0
Indiferente 4
Sorprendido 0
Contento 2
Ana Belén Rosero Muñoz

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Un día después de que dos reos murieran de forma violenta en la Penitenciaría del Litoral, el director de Rehabilitación, Ernesto Pazmiño, dijo que esos hechos ocurren por el control de los pabellones.

La cárcel permaneció “tranquila” este lunes 20 de mayo del 2019, luego de que el domingo una turba linchara a un preso que asesinó a tiros a otro. Tras estos hechos, la Fiscalía y personal de la Dinased (dirección policial que investiga las muertes violentas) levantaron el cadáver que quedó en el patio (el otro detenido murió en el hospital).

Los agentes recogen evidencias para completar la investigación, y de los primeros datos recopilados se sabe que este ataque se produjo entre miembros de un mismo grupo delictivo, por “mantener el poder interno del pabellón”.

De hecho, el que disparó era jefe de una de esas zonas y habría actuado así para mantener el poder y porque la víctima no acató una de sus órdenes. Hasta este lunes se investigaban más detalles de lo ocurrido.

Este Diario cruzó información con personal de la Penitenciaría, quienes aseguraron que los reclusos se disputan el control de esos espacios para poder vender droga y cigarrillos y para proteger a miembros de una misma organización que llegan a la cárcel.

Ernesto Pazmiño tiene información similar: “Los pabellones dan mucho dinero, el control da mucho dinero”.

Luego del ataque del domingo, también se trata de identificar a quienes estaban dentro de la turba. Pero la tarea se dificulta, pues no existen cámaras de seguridad.

Además, se realizó una requisa y se decomisaron un arma de fuego y cuatro cuchillos.

En la Penitenciaría, el personal sabe que si los pabellones están en manos de los presos es porque faltan guías penitenciarios. En la cárcel de Guayaquil existen dos celadores para un pabellón de 900 detenidos.

En este momento, en el Sistema de Rehabilitación rige un estado de excepción declarado tres días antes de las dos muertes. La idea es trabajar en tres áreas: infraestructura, seguridad y hacinamiento.

Por eso, las autoridades locales de Guayaquil esperan que se contraten 60 guías más.

En el país existen 1 500 agentes penitenciarios y se requieren 2 000. Los guías necesitan equipamiento y tecnología como cámaras y escáneres, para que ayuden en el control de armas, drogas, celulares, etc.

“Los agentes penitenciarios están desarmados; no tiene armas (no letales) para actuar”, señaló Pazmiño.

En un video difundido por redes sociales se observa que mientras la turba linchaba al agresor solo había un celador que no pudo evitar lo ocurrido. No tenía gas pimienta ni tolete para controlar el ataque.

El pasado 15 de abril, durante un motín, otras dos personas fueron asesinadas dentro de la misma cárcel de Guayaquil. En esa ocasión, la Policía dijo que el hecho violento se originó por disputas entre las bandas de Los Gorras y Los Choneros.

La Dirección de Rehabilitación ha determinado que estas bandas, incluida la de Los Cubanos, operan en los centros carcelarios y generan más muertes especialmente en las cárceles de máxima seguridad, como la de Cotopaxi.

En el caso de la Penitenciaría del Litoral, cifras oficiales muestran que un 2,5% de privados de la libertad tiene condenas de hasta 40 años y que personas de ese grupo son contratadas como sicarios o asesinos a sueldo.

Según autoridades, este tipo de detenidos son más proclives a realizar esas tareas, pues “no tienen nada que perder”.

Ahora, la idea es frenar las muertes violentas. Desde el 2018 hasta mayo de este año se registraron 33 muertes en los centros de rehabilitación a escala nacional. De ese número, 26 fueron por asesinatos.

Por eso, con el estado de excepción (Decreto Ejecutivo 741 ) se dispuso la movilización de todas las instituciones del Estado, sobre todo de las Fuerzas Armadas y Policía.

La idea es mantener el orden y prevenir acontecimientos de violencia en las cárceles a escala nacional. La excepción regirá durante 60 días.

En este tiempo, los policías podrán ingresar a las penitenciarías a realizar requisas y los soldados operarán en los exteriores de esas instalaciones.

Los hechos

07/05/2019
Un detenido conocido como alias ‘Negro Jessy’ fue apuñalado por otro preso en la cárcel de Cotopaxi. El agresor cumplía una sentencia por asesinato.

12/05/2019
En la cárcel de Turi, en Cuenca, hubo un enfrentamiento que causó la muerte de un preso. Un reo y un policía fueron detenidos.

19/05/2019
Dos detenidos murieron violentamente en la Penitenciaría del Litoral. El primero murió baleado y el otro fue atacado por presos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (0)