1 de September de 2009 00:00

Los contribuyentes buscan asesoría

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Negocios
negocios@elcomercio.com

Cristina Velasteguí, asesora tributaria, tiene su oficina frente a la agencia de la calle Ulpiano Páez, en el centro norte de Quito. Ella atiende, en promedio, a siete personas al día, quienes le solicitan ayuda para llenar el anexo de gastos personales y presentarlo en el Servicio de Rentas Internas (SRI).

El anexo es  una preocupación  para los contribuyentes y ha significado más  trabajo e ingresos para los asesores tributarios y tramitadores que trabajan en las inmediaciones de las agencias del SRI.
 
Velasteguí asegura que para muchos contribuyentes no es suficiente la información que entrega el SRI, por lo que buscan ayuda adicional. Otros, no conocen exactamente qué gastos son deducibles y necesitan ayuda para organizar las facturas que guardaron durante el ejercicio fiscal.
 
El SRI deduce los gastos en salud, educación, vivienda, alimentación y vestimenta.

Las asesorías por el llenado del anexo han significado para Velasteguí ingresos adicionales por USD 300 al mes. Aún espera seguir sumando ganancias porque está convencida de que muchos contribuyentes todavía tienen pendiente  el trámite.

Para Lenin Mena, otro asesor tributario que trabaja en las inmediaciones de la Páez, el anexo ha sido un buen negocio: sus ingresos se incrementaron en USD 400 en agosto. Él ha atendido a cinco personas al día con la asesoría para llenar el anexo.

El principal problema de los usuarios, según Mena, es que muchos no guardaron todas las facturas que respaldan su declaración de gastos, por lo que tendrán que rectificar esa declaración y pagar una diferencia al SRI.
 
Alba Riascos, contadora, quien también asesora en los trámites tributarios, comenta que muchas personas tienen problemas con el uso del ‘software’ y del Internet.

Para llenar el anexo, los contribuyentes deben descargar un ‘software’ que está disponible en el sitio www.sri.gov.ec. “Hay personas mayores que no conocen el uso de esas herramientas”, comenta.
 
Riascos cobra USD 20  por llenar el anexo de gastos, pero esa cifra sube cuando debe ordenar las facturas, agruparlas según el proveedor, sumarlas y corregir la declaración de gastos. Atiende en promedio a dos personas al día.
 
El 28 de agosto terminó el plazo para presentar, sin multas,  el anexo de gastos personales. En lo sucesivo, los contribuyentes podrán hacer el trámite,  pero deberán pagar una sanción económica.

La administración tributaria aún no tiene la cifra de cuántos contribuyentes entregaron el documento, en el cual debieron registrar las facturas y montos -por proveedor- que recibieron en el ejercicio fiscal de 2008.

Este trámite es obligatorio para quienes percibieron ingresos gravables de USD 15 000 o más, y declararon gastos personales de USD 7 500 o superiores para deducirlos del Impuesto a la Renta.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)