23 de septiembre de 2020 17:58

Otra vez los ríos cercanos a las comunidades tsáchilas, en Santo Domingo, son contaminados

Las acciones para remediar la contaminación en los afluentes de las comunas tsáchilas iniciaron la tarde este miércoles 23 de septiembre de 2020. Foto cortesía Prefectura de Santo Domingo.

Las acciones para remediar la contaminación en los afluentes de las comunas tsáchilas iniciaron la tarde este miércoles 23 de septiembre de 2020. Foto: Cortesía Prefectura de Santo Domingo.

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Bolívar Velasco

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Una sustancia viscosa de color negro cubrió la superficie del río Poste y rápidamente avanzó hasta el Nilo, en Santo Domingo de los Tsáchilas, en el occidente del Ecuador. Se trata de un nuevo caso de contaminación de esos afluentes que poco a poco van perdiendo su capacidad de protección del ecosistema de las comunas de la etnia indígena tsáchila.

La alerta de lo que sería un derrame de algún tipo de carburante la dieron los nativos, que enviaron videos a las autoridades, este miércoles 23 de septiembre de 2020. La dirigente tsáchila, Albertina Calazacón, dijo que estos episodios no son nuevos, pues desde hace años ocurren por la acción desaprensiva de personas y dueños de empresas que arrojan sustancias a los afluentes.

Lubricadoras, lavadoras de autos, talleres mecánicos, fábricas de materiales de limpieza, conjuntos habitacionales, industrias alimenticias, entre otras han sido señaladas desde hace tres años por estos hechos.

Una sustancia viscosa de color negro cubrió la superficie del río Poste y rápidamente avanzó hasta el Nilo, en Santo Domingo de los Tsáchilas. Foto: Cortesía /

Una sustancia viscosa de color negro cubrió la superficie del río Poste y rápidamente avanzó hasta el Nilo, en Santo Domingo de los Tsáchilas. Foto: Cortesía /Prefectura de Santo Domingo


Calazacón recordó que en la Fiscalía reposa una docena de peticiones judiciales para que se tomen acciones contra los causantes de este presunto daño ambiental. “Nadie hace nada pese a que insistimos que se remedie nuestro entorno. En este momento no se puede bajar al río porque el olor es insoportable”, aseguró la nativa, desde una de las orillas.

En el espejo del afluente se observa una materia espesa estancada que los habitantes intentaron remover para que fluyera. Técnicos de la Dirección de Gestión Ambiental de la Prefectura y agentes de la Policía de Medio Ambiente acudieron al llamado de los tsáchilas e hicieron una inspección en el lugar.

Tomaron muestras del material y se espera un informe para determinar el tipo de sustancia contaminante para señalar a los responsables, informó el Gobierno Provincial en un comunicado. Hasta tanto, se colocaron barreras absorbentes y materia orgánica para disipar el carburante.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)