7 de September de 2009 00:00

En La Concordia limpian los reservorios y las alcantarillas

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Esmeraldas

Celeste Figueroa, habitante de La Concordia,   se queja por la mala calidad del agua.  “Viene amarilla, con lodo y sabe a hierro”. El barrio en que vive  recibe agua pasando un día.

Los vecinos se preocupan cuando pasan dos o tres días sin este servicio. “Cuando el agua llega a los tres días viene con tierra y pequeñas astillas de madera”. 
Figueroa utiliza el agua de la red solo para el lavado de ropa.

Para preparar la comida  compra botellones de agua. Por cada uno paga USD 1,50.

En el  barrio 9 de Octubre de La Concordia  la situación es otra.

Betty Muñoz recibe agua a diario por medio de la red. Tiene la suerte de vivir frente al tanque elevado de distribución de agua tratada. Recibe el líquido vital desde las 18:00 a 24:00.

Pese a ello, reserva el agua en el tanque de la piedra de lavar porque es insuficiente lo que llega.

Su vecino Pedro Vera tiene el mismo inconveniente. “No hay cómo confiarse de que el agua llegue todos los días. Siempre guardo en tanques plásticos”.

Para evitar estos problemas, Galo Jiménez  instaló en la sala de su casa una bomba de agua. Con este equipo succiona directamente el líquido vital de la red.

“Solo tengo que encenderla       para que el agua llegue a mi casa”.

En su sector, la red de agua está separada de las instalaciones de tubería sanitaria.   

En el barrio La Nueva Concordia también hay problemas.          Allí vive Guillermo Cagua, quien    comentó que las aguas servidas rebozan desde los pozos a la calle.

“El mal olor no nos deja ni comer”. Cagua tiene la aspiración de que la administración municipal construya un buen alcantarillado. De esta forma,  evitará que las aguas servidas circulen libremente por las calles lastradas de La Nueva Concordia.

El mismo problema tiene Figueroa. En su barrio, el pozo séptico está a cinco metros de su casa.

Por allí atraviesan         las aguas residuales del lavado de ropa y de los servicios higiénicos.

Con el propósito de paliar las falencias del sistema de alcantarillado, el alcalde Walter Ocampo pidió un hidrosuccionador a la empresa Municipal de Alcantarillado y Agua Potable de Santo Domingo. Esta máquina se utiliza para la limpieza del sistema de alcantarillado. A esta actividad también se suma la motobomba del Cuerpo de Bomberos .

El Burgomaestre dijo que tomó la decisión de limpiar las alcantarillas ante la aproximación de la etapa invernal y el fenómeno El Niño.        Julio Rivadeneira, técnico del equipo de trabajo, manifestó          que después de la limpieza de las tuberías harán una evaluación.

El propósito       es  determinar   si el alcantarillado sirve o necesita ser reconstruido.       

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)