23 de September de 2009 00:00

La conclusión del complejo vial en Tachina se aplazó 4 meses

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La construcción del complejo de cuatro puentes, una alcantarilla de más de 40 metros y 7,8 kilómetros  de vías, que se levantan sobre el estuario del río Esmeraldas, entró en su fase más complicada.

Los técnicos del Cuerpo de Ingenieros del Ejército (CEE, por sus siglas en inglés), a cargo de la obra, se alistan  para el tendido de tres de los siete tramos de vigas que faltan en el puente principal. Está previsto que el paso mida  434 metros de  largo.

Hasta el momento han sido colocadas 24 vigas, lo que equivale a cuatro tramos. Estas fueron incrustadas en el piso, con la ayuda de grúas.  Sin embargo, esta vez los técnicos tendrán  que sortear la corriente  del río, pues deberán ponerlas sobre las columnas de hormigón que están enclavadas en el lecho del afluente. 

Cada una de las vigas metálicas pesa 90 toneladas y miden 62 metros de largo. 

Durante estos días, el CEE realizó pruebas de flotación, peso, equilibrio y comportamiento de las mareas. Con esos datos intentarán colocar las pesadas vigas, con la ayuda de una inmensa barcaza, remolcada por lanchas.

 La idea es aprovechar la marea baja para cargar los metales y la alta, para empatar exactamente estas estructuras de hierro sobre las pilas de hormigón. El último paso será fundir la losa para la rodadura de los vehículos.

Pablo Villarroel, jefe del grupo de trabajo del CEE en Esmeraldas, asegura que esta es  la parte más complicada. Pues, se trata de un trabajo de precisión y hay que evitar el riesgo de errores. 

“Después de este trabajo solo resta habilitar la rodadura”, señaló Villarroel.

De esta manera estará listo el paso principal que va  desde la parroquia Tachina hasta la isla Luis Vargas Torres. Ahí, paralelamente al puente,  se abre un camino de 7 kilómetros de longitud. Este contará con   cuatro carriles.

Dicha vía se empatará, finalmente, con la ciudad a través de otros puentes.  Actualmente, en el sur está a punto de concluirse un paso de 160 m, mientras que en el norte se construyen dos: uno de 120 m y otro, de 108 m.

Villarroel está satisfecho con el avance de la obra. Pero, advirtió que los proyectos adicionales al puente: un intercambiados en el  sur y un redondel en el norte de la urbe, no se entregarán en noviembre, como estaba previsto.

¿La razón? El Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) no entregó a tiempo esas áreas. Esta institución se demoró en expropiar los predios, pues  los propietarios no estaban de acuerdo con los valores propuestos para las indemnizaciones.

Además, aún falta negociar con ocho propietarios.

El estudio de las indemnizaciones está a cargo de Javier Añasco, técnico del MTOP.  Él  hace un avalúo comercial de los bienes afectados, tomando como referencias los precios del INDA.

“Rara vez, los propietarios acogen los valores propuestos. Ahí se entra en una larga negociación que finalmente, si hay acuerdo, va a Quito, al Juzgado Nacional de caminos vecinales, que  dictamina y autoriza el pago”, explicó.

En medio de ese escenario se  desarrolla el proyecto de los puentes sobre el río Esmeraldas. Las obras complementarias se entregarán en  febrero de 2010.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)