13 de September de 2009 00:00

Lo complejo de una simple y común diarrea

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La diarrea es un síntoma digestivo de defensa que se produce por enfermedades inflamatorias, infecciosas o tumorales.

En una intoxicación alimentaria cualquier sustancia química puede dar trastornos del pH, irritando las células del colon, especialmente. Y por eso se eliminan heces líquidas aumentadas en la cantidad, en el volumen y en el tiempo.
 
La gravedad de la diarrea depende de la intensidad de la deshidratación de la persona, que puede llegar a un choque por pérdida de volumen plasmático. El ejemplo más evidente de esto es el cólera. 

En un cuadro fuerte, la persona pierde cantidades abundantes de líquido. Esto afecta a la presión arterial,  al punto que baja hasta producir un  choque  hipovolémico (el volumen sanguíneo circulante puede conducir a que el  corazón se vuelva  incapaz de bombear suficiente sangre al cuerpo).

Otro peligro de la diarrea es que haya una ulceración de la mucosa del colon, produciendo heces con gran cantidad de moco e incluso hasta la presencia de sangre en la deposición. Los  ejemplos más evidentes de  esto se presentan en las   amebiasis y las  shigelosis.

En el niño se conoce como enfermedades diarréicas. Y en el adulto como gastroenteritis.
    
Se sabe que una diarrea es grave cuando una persona empieza a desmayarse, a tener contracciones musculares por pérdida de potasio, de sodio e incluso pérdida de cloro. No se necesita un tiempo largo para decir que un cuadro es grave. A veces solo se necesitan horas. Esto en el caso de  diarreas  infecciosas agudas.

Hay otro tipo de diarreas que duran años, son inflamatorias crónicas por enfermedades en el intestino grueso. Allí se necesitan diagnóstico, radiografías, tomografías y  biopsias del intestino a través de colonoscopias.

Son personas  que tienen que cuidarse en su dieta   y restringir el consumo de  lácteos,  gluten y sustancias químicas. Esto debido a que  la intolerancia a la lactosa y falta de adaptabilidad al gluten también pueden producir diarrea por cambios en el pH, aumento de líquido y gases.  

La solución es  hacer una suspensión digestiva de sólidos y administración de líquidos que contengan glucosa (azúcar) y sal. La persona debe consumir por 24 horas solo líquidos  de este tipo. El suero  oral es mucho mejor. El 75% de la curación está en la hidratación correcta. El 25%,  en eliminar la causa con fármacos.  

La shigella, la salmonella y el cólera dan intoxicaciones por alimentos mal preparados, fermentados o crudos. Todas estas son peligrosas si la persona es inmunodrepimida, por ejemplo tiene sida u otra enfermedad. Una simple ameba,  hongo, o bacteria pueden dar una diarrea imparable.

Muchos pacientes con sida fallecen por amebas simples. Igualmente en una  persona con defensas idóneas se puede producir  una perforación intestinal y presentar una peritonitis. Todo dependerá de la cantidad de bacterias que ingresó al organismo. 

En un cebiche puede haber una colonia de bacterias y en horas la persona  puede estar mal. En cambio, si  el enfermo  tiene sus defensas en buen estado el problema puede surgir en 24 ó 48 horas.

Galo Rivera, médico internista.  256 3215 (pm) /09 980 6461

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)