Enfermeros, otros ‘héroes’, que exigen la estabilida…
‘No se llegará a meta de 2 millones de dosis’: Camil…
La ocupación en tres hospitales de Santo Domingo de …
Protestas por sistema de precios de diésel luego de …
CNE se enfocará en dos frentes tras el fin de la fas…
Más carros circulan sin placas; legisladores flexibi…
Concurso para rutas divide a los transportistas en Quito
Enfermeras con plantones piden estabilidad laboral e…

CNE adjudicó escaños de asambleístas por el exterior y del Parlamento Andino; se niega reclamo de Unes

El Pleno del CNE todavía no adjudica los escaños de los 15 asambleístas nacionales, ya que aún se tramita una apelación en el TCE. Foto: CNE

El Pleno del CNE todavía no adjudica los escaños de los 15 asambleístas nacionales, ya que aún se tramita una apelación en el TCE. Foto: CNE

El Pleno del CNE todavía no adjudica los escaños de los 15 asambleístas nacionales, ya que aún se tramita una apelación en el TCE. Foto: CNE

74 días después de la primera vuelta de las elecciones generales, el Consejo Nacional Electoral (CNE) adjudicó los escaños de las primeras dignidades nacionales. Este jueves 22 de abril del 2021, en una sesión virtual, el organismo adjudicó los escaños de seis asambleístas del exterior y de los cinco nuevos parlamentarios andinos.

Las resoluciones se aprobaron, luego de que el Tribunal Contencioso Electoral (TCE) certificara que no existen recursos pendientes, en relación a los resultados de esas dignidades.

En cuanto a legisladores por el exterior, por la circunscripción de Estados Unidos y Canadá se adjudicaron escaños a Mónica Palacios, de Unión por la Esperanza (Unes) y a Ángel Maita, de Pachakutik.

También se oficializó que representarán a la circunscripción de Europa, Asia y Oceanía dos legisladores de Unes: Gustavo Acosta y Esther Cuesta. Mientras que por América Latina, África y El Caribe se adjudicaron escaños a Mauricio Zambrano (Unes) y a Juan Fernando Flores (Creo).

Igualmente se adjudicaron los escaños de los cinco representantes de Ecuador ante el Parlamento Andino, al no existir recursos pendientes. Se ratificó que integrarán ese organismo regional Verónica Arias (Unes), Miriam Cisneros (Pachakutik), Paul Desamblanc (Izquierda Democrática), Cristina Reyes (Partido Social Cristiano) y Virgilio Hernández (Unes).

El Pleno del CNE todavía no adjudica los escaños de los 15 asambleístas nacionales, ya que aún se tramita una apelación en el TCE. En cuanto a legisladores provinciales, ya se avanzó en la entrega de credenciales en seis provincias: Guayas, Zamora Chinchipe, Loja, Los Ríos, Santa Elena y Azuay. La Asamblea Nacional iniciará funciones el próximo 14 de mayo, mientras que los parlamentarios andinos se posesionarán el 19 de ese mismo mes.

Objeción de Unes negada

En la sesión plenaria de este jueves también se negó la objeción ingresada por Santiago Diaz, procurador de Unes, en contra de los resultados de la segunda vuelta de las elecciones, en las que Guillermo Lasso (Creo-PSC) logró el 52,36% de votos válidos, convirtiéndose en el nuevo presidente de la República.

La decisión se adoptó con los votos a favor de Diana Atamaint, Enrique Pita y José Cabrera. La consejera Esthela Acero se abstuvo. Se argumentó que las actas objetadas por Unes no presentan inconsistencias y no se encuentran inmersas en las causales establecidas en el artículo 138 del Código de la Democracia.

Diaz, en la víspera, indicó que objetaron 1 520 actas con supuestas inconsistencias del balotaje. Pero en la plenaria de este jueves el vicepresidente del CNE, Enrique Pita, señaló que Unes reclamó 1 895 actas en un listado PDF y otras 1 459, que presentaron de manera impresa. “Las áreas técnicas hicieron la revisión de todas, impresas y digitales”.

Pita precisó que en las actas ingresadas coincide el número de sufragantes, a otras se las considera válidas porque también cuadra el número de sufragantes, en el rango del 1%. Y finalmente mencionó que otro grupo de actas se encontraban repetidas, por lo que consideró que no hubo un fundamento técnico y jurídico válido para la objeción. “El recurrente no ha probado que las actas que adjuntó se adecúan a las causales del artículo 138 del Código de la Democracia. Solo se ha limitado a aseverar que tienen anomalías, y no ha fundamentado en qué radican estas”.