16 de junio de 2019 00:00

Ciudadanos venezolanos optaron por la figura del refugio

Personal militar peruano llevó a cientos de migrantes venezolanos en camiones desde la frontera hacia Tumbes. Foto: Mario Faustos/ EL COMERCIO

Personal militar peruano llevó a cientos de migrantes venezolanos en camiones desde la frontera hacia Tumbes. Foto: Mario Faustos/ EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 5
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Jorge González
Desde Tumbes (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Con la entrada en vigencia de la visa humanitaria, el flujo de ingreso de ciudadanos venezolanos al Perú no disminuyó. El sábado 15 de junio del 2019, las instalaciones del Centro Binacional de Atención Fronteriza (Cebaf) lucieron abarrotadas de quienes buscaban el “sueño peruano”.

La tensión y la preocupación entre los migrantes recrudeció desde las 00:00 de ayer. A esa hora entró en vigencia el nuevo requisito. Muchos de los viajeros no contaba con el visado y temían no poder cruzar a Perú. Pese a ello, llegaron al puesto fronterizo ubicado en el departamento de Tumbes, a 4 kilómetros del Cebaf Ecuador. Lo hicieron en buses, taxis o a pie.

En la madrugada, varios ciudadanos se encontraron con una barrera militar. La frontera permaneció cerrada hasta cerca de las 03:00. Varios lloraron porque pensaron que se les habían cerrado las puertas. No obstante, personal de la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) y de otras ONG les confirmaron que sí pasarían. Ello generó calma.

Se formaron tres filas rápidamente. Una lo conformaron personas adultas en extrema vulnerabilidad, niños, adolescentes, mujeres embarazadas y adultos mayores.

La otra fila la formaron migrantes con familiares residentes en Perú, por lo que harían parte de una reagrupación. Ahí se les informó que ambos grupos ingresarían a Perú como parte de las excepciones que establece la nueva normativa. Esto lo confirmó horas después el canciller Néstor Popolizio, en declaraciones a una emisora en Lima.

Ciudadanos venezolanos se apresuraron para pasar la frontera y poder ingresar a Perú. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

La tercera fila, en cambio, estuvo compuesta por personas no vulnerables y sin familiares en territorio peruano. En este caso se constató, ya en la mañana y mediodía de ayer, que quienes fueron inadmitidos para ingresar a Perú empezaron el trámite para acogerse en condición de refugiados.

Uno de ellos fue Huáscar Vale, de 25 años, quien arribó pasadas las 03:00. Él presentó únicamente la cédula de identidad y tramitó el pedido de refugio. No contaba con la nueva visa humanitaria. “Mi viaje tardó seis días desde Maracaibo, pensé que no podría pasar pero gracias a Dios me otorgaron refugio”. Tenía en su brazo estampado el turno 2 762 para los sellados de ingreso.

Federico Agusti, representante de Acnur en Perú, confirmó que el Gobierno tomó una medida para implementar visados humanitarios, con lo que “reconoce que hay una crisis humanitaria” en Venezuela.

Añadió que quienes continúan llegando sin visa y no califican para alguna de las excepciones que hace la normativa pueden acercarse a hacer la solicitud. Sin embargo, afirmó que se revisa caso a caso.

Solo el 14 de junio -explicó- se registraron 4 000 solicitudes de refugiados, de los cerca de 8 000 ciudadanos que cruzaron la frontera antes de que entrara en vigencia la medida. Hasta el mediodía de ayer, más de 2 700 ciudadanos permanecían en el Cebaf peruano.

Luis Moreno, vocero de Migraciones Perú, indicó que no se han registrado inconvenientes. “Algunos no cuentan con visa humanitaria; se les está dando el apoyo para que puedan acceder a la posibilidad de refugio todavía”, contó.

Estefani Asuaje llegó al Cebaf a las 00:00 y se topó con el bloqueo militar. Ella permaneció hasta cerca de las 09:00 en el trámite para poder viajar a Lima. “Queremos unir a la familia; los niños llegaron con fiebre”, contó. La acompañaban dos mujeres y tres niños menores de 5 años.

Mientras, en el lado ecuatoriano los migrantes continuaron llegando desde Rumichaca. La mayoría optó por cruzar rápidamente hacia Perú. Las cabañas de asistencia del Cebaf ubicado en territorio ecuatoriano lucieron vacías.

Zaida Rovira, coordinadora zonal 5 de la Defensoría del Pueblo, aseguró que se instalaron carpas interinstitucionales, pero hasta el mediodía no hubo “la cantidad de personas que se esperaba”.

Los últimos reportes que tenemos dicen que están pasando directamente a Perú, son muy pocos los que se han quedado en Cebaf Ecuador. Insisto, estamos preparados y estamos articulando para que con otras organizaciones se pueda brindar el acompañamiento”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (1)