6 concursos requieren unos USD 1,76 millones
30 familias venezolanas dejaron la calle y emprenden…
La historia clínica única lleva más de 10 años en co…
La salida de ecuatorianos a Guatemala se disparó en …
El amor de Quito a los vehículos le pasa factura
Plan Nacional de Desarrollo al 2025 depende de inver…
Juez del TCE rechaza denuncia en contra de Yunda por…
Contraloría debe entregar información de investigaci…

Vía Baeza-Lago Agrio se cierra la noche del 4 de junio del 2020, por recientes hundimientos en el sector de San Rafael

El proceso acelerado de erosión del Río Coca alcanzó los 2, 5 kilómetros

El proceso acelerado de erosión del Río Coca alcanzó los 2, 5 kilómetros

Las autoridades decidieron bloquear el paso en la vía Baeza- Lago Agrio por el riesgo de hundimiento registrado en la cuenca de río Coca, en la Amazonía del Ecuador. Foto: Twitter Petroecuador

Nuevas imágenes en video evidenciaron la magnitud del daño que sigue generando la erosión de la cuenca del río Coca, en la Amazonía del Ecuador.

Una grabación de la empresa privada Oleoducto de Crudos Pesados (OCP) mostró el jueves 4 de junio del 2020, que el desmoronamiento del terreno en la zona avanzó esta vez hacia el río Montana y puso en riesgo un puente de la vía Baeza-Lago Agrio.

Comuneros de la zona temen un colapso de esa infraestructura, que los deje incomunicados. El Ministerio de Transporte informó que el tema se complicó la tarde del jueves, lo cual obligó a cerrar el tránsito vehicular en la noche.

“Mañana evaluamos si cerramos la vía o restringimos por horas el paso de autos”, indicó el titular de esa Cartera, Gabriel Martínez. Esta decisión se tomó luego de que un geólogo evaluó la zona.

De todo modos, el funcionario informó que se trabaja en una variante provisional de la vía Baeza-Lago Agrio en caso de que el puente colapse. “En seis días estará lista”, acotó.

Las primeras noticias de este fenómeno, que preocupa a la comunidad científica en Ecuador, se conocieron en febrero cuando colapsó la cascada de San Rafael.

Desde entonces, esa caída de agua ha retrocedido 2,5 kilómetros debido al hundimiento del lecho del río Coca, con una profundidad de entre 70 y 120 metros. Aunque no se ha evidenciado nuevos colapsos en ese afluente, el fenómeno ahora avanza aguas arriba por el río Montana.

Esto genera también eventuales riesgos de nuevas roturas en infraestructura petrolera como lo ocurrido en abril pasado, cuando un socavón destruyó dos oleoductos e interrumpió el flujo de crudo. En esa ocasión se declaró temporalmente la fuerza mayor y se suspendieron las exportaciones hasta inicios de mayo.

El Ministerio de Energía declaró el miércoles 3 de junio otra vez la fuerza mayor en las actividades de producción.

Suplementos digitales