Niña de 14 años desaparecida en Quito; fue vista por…
Nueve muertos por explosión en una mina en Colombia
Quito duplica los centros de erradicación de trabajo…
Banda detenida por explotación sexual de mujeres en España
Sismo de 4.2 grados se registró en Morona Santiago
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 12 de junio del 2021
Reforma tributaria con reducción a exenciones de imp…
Con espacios educativos y lúdicos buscan erradicar t…

Cafetería Meneses cerró después de 50 años de labores

La Cafetería Meneses e Hijos abrió sus puertas en 1965. Foto: Facebook/ Meneses E Hijos Cafetería.

La Cafetería Meneses e Hijos abrió sus puertas en 1965. Foto: Facebook/ Meneses E Hijos Cafetería.

En esta imagen del 2004 se ve a Jacinto Meneses, propietario de la tradicional cafetería del Centro Histórico que el 15 de julio del 2020 cerró sus puertas tras más de 50 años de servicio. Foto: Archivo/ EL COMERCIO.

Cincuenta años de historia quedaron atrás con el cierre de uno de los locales comerciales más emblemáticos del Centro Histórico: la Cafetería Meneses e Hijos cerró sus puertas ayer, miércoles 15 de julio del 2020.

Este local, que estuvo ubicado en la calle Chile, entre Guayaquil y Flores, dejó de operar “por la crisis económica que soporta el mundo y de la cual nos vimos afectados”, dice un comunicado que fue colgado en las redes sociales y firmado por el gerente Pablo Ramírez.

Agrega que “por nuestros establecimientos pasaron muchos generaciones de clientes y colaboradores, nos vamos con la satisfacción de haber brindado siempre productos de primera calidad”.

La historia de este negocio empezó en el 1 de mayo de 1965 cuando los esposos Jacinto Meneses y la ya fallecida Lilián Huaypatín compraron el restaurante Chifa Chang, en el Palacio Arzobispal.

A mediados del año 1970 se mudaron al local de la Chile, diagonal al Convento de San Agustín. Desde entonces, la empresa se llamó Meneses e Hijos.

La Cafetería Meneses e Hijos abrió sus puertas en 1965. Foto: Facebook/ Meneses E Hijos Cafetería.

Allí, cuatro años después, abrieron el primer restaurante tipo ‘self service’ de Quito. Y para 1976 estrenaron un espacio para los altos ejecutivos del sector, denominado El Cucurucho de San Diego, luego vinieron la cafetería y la pastelería tradicional.