2 de mayo de 2020 00:00

62 km de ciclovías para motivar uso de la bicicleta en Quito

En la av. 6 de Diciembre y Naciones Unidas, personas usan bicicleta para transportarse. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

En la av. 6 de Diciembre y Naciones Unidas, personas usan bicicleta para transportarse. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 13
Ana María Carvajal
Redactora (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El objetivo es que las personas que viven en Quito encuentren en la bicicleta un alternativa para movilizarse de manera sostenible y segura, en el marco de la emergencia sanitaria por el covid-19.

El Municipio decidió reforzar tanto el sistema de ciclovías de la capital, como la BiciQ. El programa que busca impulsar este sistema de movilidad incluye la habilitación de 62,7 km para la circulación exclusiva de los ciclistas y tendrá un costo de USD 380 000.

El proyecto arrancó el lunes 27 de abril del 2020. En su primera fase, que deberá estar lista en 60 días, se trabajará en 25 kilómetros en 18 ejes transversales, informó la Empresa Pública de Movilidad y Obras Públicas (Epmmop). Entre las arterias elegidas están El Inca, Río Coca, Eloy Alfaro, La Florida, Orellana, Ramírez Dávalos, Rodrigo de Chávez, Alonso de Angulo y Ajaví.

Para esta implementación, un grupo de 30 personas se divide en brigadas que trabajan de 14:00 a 20:00, durante el toque de queda. Hasta el 30 de abril se habían colocado 463 m² de señalización.

Con este plan también se retomó una idea que estaba en marcha antes de que se declarara el estado de emergencia sanitaria. En marzo estaba previsto que se propusiera el concurso para un contrato de concesión que pretendí a poner en circulación 760 unidades en el renovado sistema BiciQ.

Municipio reforzará el sistema BiciQ con 62 kilómetros de ciclovías para impulsar el uso de la bicicleta. Foto: Julio Estrella/ EL COMERCIO

La idea es que este se extienda a lo largo de las 15 estaciones del Metro de Quito. El concurso será lanzado en los próximos días, según Guillermo Abad, secretario de Movilidad.

Antes había 20 empresas interesadas, pero el funcionario estima que habrá más ahora, pues se prevé que la demanda de bicis suba por las nuevas reglas que regirán en la ciudad.

Se busca agilitar la implementación de este nuevo plan que se complementará con el existente. A diferencia del actual sistema de bici pública gratuita, el nuevo tendrá un costo, pero Abad apunta que el valor será menor al del pasaje de bus y servirá para dar mantenimiento a las unidades y mantener operativo el servicio.

En las bodegas del Cabildo están disponibles 280 bicicletas eléctricas y 200 mecánicas, que le pertenecen a la ciudad. Algunas de ellas se pondrán a disposición de los agentes de control para sus patrullajes.

Abad adelantó que se está buscando la vía jurídica para prestar otra parte a trabajadores de la salud, para que se muevan de forma segura, como ya pasa en otras ciudades.

Luego de la primera fase, el plan se extenderá hacia otros puntos y llegará por primera vez a una parroquia rural: Calderón, y prevé extenderse luego a Tumbaco y a Cumbayá.

Galo Cárdenas, especialista en movilidad sostenible, señala que eso es positivo pero que debe ampliarse al valle de Los Chillos, pues hay alto movimiento de gente desde los valles al área urbana del Distrito.

Señala además que la infraestructura no basta, pues mucha gente tiene miedo de andar en bici. Por eso, Cárdenas recomienda que también se planifiquen programas complementarios de entrenamiento y sensibilización a ciclistas y motorizados, que ahora viven en conflicto por el espacio.

Daniela Chacón, exconejala de Quito quien promovió la ordenanza de movilidad sostenible en el 2017, considera que el Municipio puede hacer una inversión mínima para dotar a todos los buses de infraestructura para llevar las bicicletas de sus pasajeros, y se deben aumentar parqueaderos para estas. Señala que se deben promover cada vez más vías para que más gente se motive a usar la bicicleta. Lo harán si saben que cuentan con vías seguras e interconectadas.

Abad explica que la idea es dejar las ciclovías de manera permanente y conectarlas con el trazado de la bicicleta pública. Sin embargo, se monito­reará su eficiencia y si se advierte que alguna no funciona, se reformará ese trayecto.

Eduardo del Pozo, miembro de la Comisión de Movilidad del Concejo, indica que además se fortalecerán las seguridades del ciclista para que pueda transitar con tranquilidad. Se tiene pensado colocar 12 000 bolardos fijos a lo largo del trayecto, sobre todo en los lugares más conflictivos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (14)
No (0)