13 de enero de 2020 07:44

China defiende su derecho a prohibir entrada a responsable de HRW a Hong Kong

En esta foto de archivo tomada el 24 de enero de 2011, el Director Ejecutivo de Human Rights Watch (HRW), Kenneth Roth, habla durante la rueda de prensa de World Reporters 2011 en Bruselas. Foto: AFP

En esta foto de archivo tomada el 24 de enero de 2011, el Director Ejecutivo de Human Rights Watch (HRW), Kenneth Roth, habla durante la rueda de prensa de World Reporters 2011 en Bruselas. Foto: AFP

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 5
Agencia AFP

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

China defendió este lunes 13 de enero del 2020 su derecho a prohibir la entrada del responsable de Human Rights Watch (HRW) a Hong Kong, alegando que los directivos de la ONG son responsables de la revuelta en la excolonia británica y tienen que “pagar el precio”.

Kenneth Roth tenía previsto presentar esta semana en una conferencia de prensa en Hong Kong el informe anual de la organización con sede en Nueva York, que acusa a China de llevar a cabo un “ataque intenso” contra las organizaciones internacionales de derechos humanos.

Pero Roth aseguró que las autoridades le impidieron el domingo entrar a la ciudad cuando llegó al aeropuerto.

China anunció hace un mes sanciones contra las ONG estadounidenses, incluida HRW, en represalia por la recientemente aprobada ley estadounidense a favor del movimiento prodemocracia en Hong Kong.

“Permitir o no permitir a alguien entrar a China es un derecho soberano”, dijo el portavoz de la cancillería china Geng Shuang a la prensa.

“Muchos hechos y pruebas muestran que esta ONG ha apoyado de varias formas a los radicales anti-China, alentó la violencia extremista y criminal, así como actividades separatistas”, dijo Geng.

“Tiene una gran responsabilidad del caos actual en Hong Kong. Estas organizaciones tienen que ser castigadas, y deben pagar el precio”, agregó.

Hong Kong lleva ya cerca de siete meses de protestas en las calles, algunas violentas, que le han llevado a su peor crisis en décadas.

Millones de personas salieron a las calles en este centro financiero semiautónomo para exigir más libertad democrática.


No es el primero

El responsable de HRW se suma así a la cada vez más larga lista de docentes, investigadores, políticos y activistas abiertamente críticos con China que no han sido autorizados a entrar en estos últimos años.

El septiembre, un intelectual estadounidense no pudo acceder a la excolonia británica después de que testificara en una audiencia del Congreso junto a destacados activistas hongkoneses prodemocracia.

El periodista del Financial Times Victor Mallet vio rechazada en 2018 su renovación de visado tras haber organizado una conferencia con el líder de una pequeña formación, ahora prohibida, que militaba por la independencia de Hong Kong.

Roth dijo que espera que su caso contribuya a “demostrar el creciente asalto de Pekín a los esfuerzos para respetar los derechos humanos”.

“La negativa a dejarme entrar a Hong Kong ilustra de manera clara el problema”, dijo.

Phil Robertson, subdirector de HRW para Asia, dijo que cuando Roth preguntó por qué no podía entrar en Hong Kong, solo le señalaron que se trataba de “razones de inmigración”.

“Lo que creemos es que fue rechazado porque el gobierno chino teme que el mundo sepa lo que están haciendo con la gente de Hong Kong y el pueblo de China”, dijo Robertson a la AFP en Bangkok.

El Club de Corresponsales Extranjeros (FCC) , donde tenía que llevarse a cabo el miércoles la conferencia de prensa de Roths, dijo en un comunicado que le preocupaba que el gobierno local usara el departamento de inmigración para “actuar punitivamente contra organizaciones y representantes de los medios”, lo que violaba la ley de libertad de expresión de Hong Kong.

La excolonia británica atraviesa desde junio la peor crisis desde su devolución a China en 1997, con actos prácticamente diarios para exigir reformas democráticas y oponerse a lo que los manifestantes consideran una creciente injerencia de Pekín en los asuntos locales.

Pekín y el gobierno local se niegan a ceder ante los reclamos de los manifestantes, que piden elecciones libres en la ciudad, la investigación de la represión policial y la amnistía de los casi 6 500 detenidos por las protestas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)