30 de abril de 2017 15:41

Centroizquierda chilena se quiebra a medio año de presidenciales

Aunque voluntarias, las primarias están establecidas por ley para que los partidos y coaliciones puedan designar a sus representantes de forma democrática y no por un grupo de dirigentes.

Aunque voluntarias, las primarias están establecidas por ley para que los partidos y coaliciones puedan designar a sus representantes de forma democrática y no por un grupo de dirigentes. Foto: Wikicommons

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 5
Agencia DPA

La centroizquierda chilena, que gobierna casi sin interrupciones desde hace casi 30 años, podría quebrarse tras la decisión del Partido Demócrata Cristiano (PDC), el mayor de la coalición, de restarse de las primarias del conglomerado y de ir, en cambio, directo ala primera vuelta de los comicios presidenciales del 19 de noviembre de 2017.

La formación tomó el camino propio en una Junta Nacional de 900 integrantes luego de una votación el sábado en la que la posición de su candidata a la presidencia de Chile, la senadora Carolina Goic, ganó con más el 60% de los sufragios.

"Le decimos a Chile que aquí hay una opción real",dijo exultante la abanderada del PDC tras los resultados de la consulta. Opositores dentro de la misma formación consideran, sin embargo, que la decisión partidaria no le asegura un triunfo a Goic.

Por el contrario, ven un peligro de que la derecha vuelva al palacio presidencial de La Moneda, además del término definitivo de la alianza de centroizquierda. "No cabe duda que si vamos con candidato presidencial a la primera vuelta separados eso tiene efectos políticos. El primero es que se acaba la coalición,y el segundo es que se corre un peligro muy grande de que gane (el conservador) Sebastián Piñera por la división de nuestras fuerzas",advirtió el también senador del PDC Jorge Pizarro.

El parlamentario y ex presidente del PDC era partidario de que Carolina Goic, quien además preside la formación, midiera fuerzas en las primarias del 2 de julio con el periodista Alejandro Guillier, un senador independiente apoyado por el Partido Socialista (PS)y el Partido Radical (PR), para elegir al abanderado único de la alianza en los comicios de noviembre.

Aunque voluntarias, las primarias están establecidas por ley para que los partidos y coaliciones puedan designar a sus representantes de forma democrática y no por un grupo de dirigentes.

Fueron vanos también los esfuerzos de la presidenta Michelle Bachelet, quien, tras realizar una defensa de la obra de los gobiernos de la centroizquierda, formuló el viernes un llamado a la unidad de la Nueva Mayoría, el conglomerado que la llevó a ganar su segundo periodo presidencial.

"No hay progreso sin una sólida alianza entre el centro y la izquierda. Nuestra historia reciente es la del entendimiento entre el humanismo cristiano y el humanismo socialista, y estoy segura que es también el fundamento de nuestro porvenir", subrayó Bachelet.

La Nueva Mayoría, una alianza que sucedió en 2013 a la Concertación de Partidos por la Democracia, la integran el Partido Socialista (PS) -la formación de Bachelet-, el Partido Por la Democracia (PPD) y el Partido Comunista (PC), junto al PDC y el PR, además de otros movimientos menores.

La decisión de la democracia cristiana de ir directamente a la primera vuelta y evitar las primarias, tiene que ver, entre otras consideraciones, por sus reiterados desacuerdos con el PC desde qué esta formación ingresó a la coalición en 2013 y porque siente que no le han tomado en cuenta que es el partido mayoritario.

Esta será la primera vez que las fuerzas de la centroizquierda oficialista irán divididas con dos candidatos desde el retorno a la democracia en 1990. A excepción del Gobierno de Sebastián Piñera (2010-2014), con el que la derecha conquistó el poder a través de elecciones democráticas por primera vez en medio siglo, todos los gobiernos a partir el término de dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) fueron encabezados por líderes de la centroizquierda. El primero fue el demócrata cristiano Patricio Aylwin (1990-1996).

Conjuntamente con las presidenciales, los chilenos elegirán también a los representantes del Parlamento bicameral, actualmente con mayoría oficialista. Empero, la decisión del PDC supone también que la formación tendría que llevar una lista propia parlamentaria después de que algunos dirigentes de la Nueva Mayoría le advirtieran que sin un candidato presidencial único que saliese de unas primarias, tampoco habría una sola lista de postulantes de la alianza al Congreso.

Por otro lado,una nueva coalición amenaza al oficialismo: El Frente Amplio, una alianza dei zquierda integrada por una decena de partidos y movimientos. Las primarias en esta formación definirá a su candidato a las presidenciales, un cargo que se disputan la periodista Beatriz Sánchez y el sociólogo Alberto Mayol.

A juicio de algunos analista locales, la dispersión de fuerzas en la centroizquierda pavimentaría el camino para el retorno al Gobierno del expresidente Piñera. El exmandatario, que se someterá a primarias en su sector, donde postulan al menos otros dos candidatos, se perfila, según las encuestas,como el más probable abanderado de Chile Vamos, la alianza de derechas que integran Renovación Nacional (RN), la Unión Demócrata Independiente (UDI) y el Partido Regionalista Independiente (PRI), entre otros partidos.

Los sondeos le asignan tambiéna Piñera la primera opción para suceder a Michelle Bachelet, que dejará su cargo el 11 de marzo de 2018.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)