6 de octubre de 2020 10:19

Chérrez custodia desde 2003 papeles para Decevale, que está intervenido por supuestas irregularidades con bonos del Isspol

Jorge Chérrez habló de las inversiones que hizo el Isspol en las empresas que él administra. Foto: Captura Democracia TV

Jorge Chérrez habló de las inversiones que hizo el Isspol en las empresas que él administra. Foto: Captura Democracia TV

valore
Descrición
Indignado 16
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 4
Vanessa Silva (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Por medio de un visto bueno, fue desvinculado del Depósito Centralizado de Valores (Decevale) el exgerente de operaciones, Luis Álvarez, el pasado 30 de septiembre del 2020. Álvarez está inmerso en el escándalo de los papeles negociados por el Instituciones de Seguridad Social (Isspol) con empresas de Jorge Chérrez.

La remoción del cargo fue presentada al Ministerio de Trabajo por Carlos Alberto Carbo, gerente general de Decevale, por supuesta falta de probidad por parte de Álvarez, con base en un informe preparado por estudio jurídico Carmigniani Pérez.

En el documento, al que tuvo acceso este Diario, Carbo expone que el directorio de Decevale dispuso una revisión interna para identificar irregularidades, después que la Superintendencia de Compañías declaró la intervención del Depósito, el pasado 17 de septiembre -por participar como custodio de operaciones que no se encuentran en la normativa del mercado de valores ecuatoriano y por no existir un contrato del servicio-.

Los resultados demuestran que Álvarez “incumplió gravemente sus deberes de probidad y diligencia”, al haber realizado, sin autorización, operaciones con Ibcorp (empresa de Chérrez), y operaciones en las que declaró falsamente que Decevale era custodio de valores o derechos de propuestas del Isspol, dice el informe.

Se expone que en el 2003 Álvarez firmó un contrato de servicios de custodia con la empresa Ibcorp Investments, representada por Chérrez.

El objetivo fue una supuesta asesoría en la que se daba amplios poderes a Ibcorp, –para que a nombre y cuenta de Decevale- recomiende instituciones de custodia y administre la liquidez y valores depositados en las instituciones.

Una cláusula prohíbe a Decevale que administre directamente tales cuentas, sino que éstas deben ser gestionadas a través de Ibcorp.

Para el año 2013 se incorpora en el contrato a la firma ICS (Institutional Custody Services), a la que se le conceden facultades de administración discrecional, custodia, operación, y manejo de flujo de cupones de cobro de títulos.

Sin embargo, hay evidencias de que ICS fue constituida tres años después, en 2016, y que su administrador es el mismo Jorge Chérrez, “configurándose un evidente conflicto de interés”.

Carbo afirma que Álvarez mantuvo oculto este particular, así como la existencia del Contrato de Servicios de Custodia. La situación se agrava con las certificaciones de custodia que él supuestamente habría extendido al Isspol, a nombre del Depósito Centralizado.

De esta manera, sin autorización, el exgerente habría prestado el nombre de Decevale para aparentar que los valores o derechos vendidos por Chérrez al Isspol estaban custodiados por Decevale.

Se trataría de una simulación para generar confianza, cuando en la práctica los papeles negociados estaban bajo custodia de ICS (que administra Chérrez).

Carbo insiste en que el Decevale jamás tuvo autorización de la Superintendencia de Compañías para contratar custodia alguna con ICS. Además, sostiene que “no hay evidencia de que ICS” tenga calidad de depósito de compensación y liquidación de valores.

Por su parte, Chérrez envió un oficio el 2 de octubre pasado al Directorio de Decevale, en el que desmiente las acusaciones contenidas en el informe de desvinculación de Álvarez.

"Los términos en los que se refiere este estudio jurídico, y el análisis que hace para la relación que Decevale ha tenido con mi empresa desde el 2003, no cuenta con los argumentos necesarios y hace suponer que los servicios prestados y las acciones realizadas para Decevale hechas por nosotros como su agente de custodia carecen de legalidad y no están amparadas bajo acuerdos, los cuales han sido remitidos a su empresa después de ser aprobados por nuestros abogados y oficiales de cumplimento, revisando la legalidad en cada una de sus cláusulas y acogiéndonos a las de privacidad y buen manejo de información privada contenidas en los mismos", apuntó Chérrez en la misiva.

Además, aseguró que los 17 años que ha trabajado para el Depósito han sido “intachables”. Añadió que todos los activos en custodia para Decevale están disponibles para su traslado “en el momento que lo desee”.

Este Diario trató de comunicarse con Álvarez, pero su celular estuvo ocupado.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (2)