16 de September de 2009 00:00

Centralismo a la carta

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Sebastián Mantilla Baca

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

En este momento, la comisión de Organización Territorial de la Asamblea analiza el proyecto de Organización Territorial, Autonomía y Descentralización  (Cootad). Para quienes no conocen, este Código tiene como objetivo profundizar la descentralización y autonomía a través de un sistema nacional de competencias.

El sistema deberá garantizar que la transferencia de competencias desde el Gobierno central a otros niveles  sea de carácter obligatorio y progresivo.

Uno de los factores que afectaron negativamente al proceso de descentralización en el Ecuador tuvo que ver con el carácter no obligatorio del ejercicio de las competencias. Es lo que se llamó “descentralización a la carta”. Es decir, competencias que no eran atractivas para los municipios, simplemente no eran asumidas. Aunque este es uno de los problemas que se ha querido corregir con esta ley, todavía existen ciertas inconsistencias.

Primero. Las competencias que van a ser descentralizadas, de acuerdo con el Cootad, son principalmente las que ya constan en la Constitución. Competencias importantísimas como salud, educación, turismo, ambiente, inclusión económica y social, vivienda, industrias, cultura, deporte, entre otras, se mencionan de manera escueta en el artículo 147.

Por ejemplo, la titularidad, rectoría, planificación, regulación, control y gestión de todos estos sectores queda en el aire. No se sabe qué nivel de gobierno y cuándo comenzará a asumir estas competencias. Esto me lleva a pensar que hay competencias que el Gobierno quiere descentralizar y otras no.

Si antes teníamos cabildos  que solicitaban competencias solo de sectores que les convenía, tengo la impresión que ahora se da lo mismo en el Gobierno central. ¿Centralismo a la carta?

Si no es así, ¿por qué en este proyecto no se establece de manera clara cómo se van a descentralizar sectores como educación, salud, ambiente, turismo y otros?

Segundo. La creación de un nivel intermedio de gobierno como las regiones, si no se realiza de manera técnica, puede aumentar el tamaño del Estado, enredar más los procesos y afectar su gestión en eficiencia y eficacia.

Tercero. La exigencia que existe a nivel de todos los gobiernos autónomos descentralizados de someterse a las directrices e instancias de planificación central, limita y coarta la autonomía.

El papel de Senplades y del Consejo Nacional de Competencias es, en ciertos casos, excesivo. Si la intención es evitar los errores del pasado, es necesario que la Comisión de Organización de Territorial de la Asamblea haga correctivos. No solo la descentralización y la autonomía están en juego sino el futuro del Ecuador.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)