Duterte amenaza con la cárcel a quien rechace la vac…
Siete muertos en ataque armado en un taller mecánico…
En Montúfar, Carchi, un certamen incentivó a 31 empr…
El rostro de una bebé recién nacida sufre un profund…
Íngrid Betancourt aún no sabe si está preparada para…
Brasil roza los 18 millones de casos por covid-19
Investigan en Colombia el caso de un joven que fue d…
Fiscalía recopiló nuevas evidencias que ‘agrav…

Lodo y ceniza del volcán Sangay han llegado a los ríos Upano y Volcán

Última visita del Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica a las inmediaciones del volcán Sangay.

Última visita del Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica a las inmediaciones del volcán Sangay.

Última visita del Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica a las inmediaciones del volcán Sangay. Foto: Cortesía Instituto Geofísico

Un depósito de lahar proveniente del volcán Sangay fue encontrado en las inmediaciones de los ríos Upano y Volcán, en la provincia de Morona Santiago, por parte de un grupo de técnicos del Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional.

El hallazgo se dio durante una visita de campo realizada a finales de octubre como parte del trabajo de monitoreo que lleva a cabo este organismo en este y los demás volcanes activos del país.

Los resultados de esta visita se dieron a conocer en un informe especial sobre el Sangay, publicado el jueves 14 de noviembre del 2019.

En este documento se reiteró que el Sangay continúa con su proceso eruptivo que empezó el 7 de mayo del 2019, con un total de 190 días de actividad hasta este jueves.

La presencia de este material encontrando entre los dos afluentes ha sido constante en los últimos meses, según el Geofísico. Se trata de lodo y arena que han formado una capa de espesor de casi 30 centímetros, ubicándose en las orillas de los ríos. Eso se debe a la cantidad de material proveniente del volcán que ha sido removido por las lluvias (lahar).

Como parte de la actividad eruptiva del Sangay, indicó el Geofísico, también se ha reportado la caída de ceniza en las localidades de Cebadas y Guarguallá (Chimborazo). Este material proviene de emisiones que han alcanzado hasta los 3,2 kilómetros de altura desde el cráter central, con dirección hacia el occidente y suroccidente.

El cráter central es uno de los dos centros eruptivos que se han presentado en el Sangay desde su última reactivación. A esto se suma la actividad registrada en el vento o boca Ñuñurco, ubicada en el flanco suroriental.

Además de este material, como parte del proceso eruptivo han salido proyectiles balísticos (material volcánico) y flujos de lava que han descendido por varios kilómetros.

Por el comportamiento de este volcán, el Geofísico recomendó no acercarse a las zonas de peligro (al cráter y zonas altas). “En caso de estar en zona de caída de ceniza protegerse con mascarilla, gafas y limitar su exposición”, detalló el organismo.