15 de September de 2009 00:00

Otra casa patrimonial, derrocada en Riobamba

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Sierra Centro 
 
El Municipio de Riobamba emitirá, este viernes, la sanción que se aplicará al propietario de la vivienda del Centro Histórico que fue derrocada la semana pasada.

La casa se encuentra en las calles 10 de Agosto y Pichincha. Patricio Zárate, funcionario del Departamento de Planificación del Cabildo, detalló que el inmueble fue construido en las primeras décadas del siglo pasado.

Obras pendientes
La reconstrucción del Colegio San Vicente de Paúl es una obra urgente. La edificación se quemó en febrero pasado. El Instituto Nacional de Patrimonio colocó una cubierta. 
Varios ediles proponen que el Municipio defina una política para conservar los bienes patrimoniales. Una iniciativa es que con los recursos del Fonsal se ayude a los propietarios a reconstruir las viviendas.

Los cimientos eran de piedra y las paredes de adobe. “La ficha catastral indica que el dueño es Rómulo Luna, quien en el momento está fuera del país”.

Jorge Moreano, comisario de Construcciones, señaló que mientras el Departamento Jurídico analiza el caso, se determinó que en el lugar no se inicie la construcción de una nueva edificación. El proyecto del propietario es  erigir oficinas y locales. 

Añadió que la Ley de Patrimonio establece una multa de 1 a 10 salarios mínimo vitales. También se exige que se reconstruya la edificación con similares características. “Incluso, se establece prisión. Pero hay que analizar la documentación. La idea es que con esto, otras personas no derroquen las casas inventariadas”.  

Al respecto, Marco Portalanza, presidente de la Comisión del Centro Histórico, dijo que solicitó a Moreano la aplicación de sanciones drásticas. “Este caso tiene que ser un referente para que no se destruya el Patrimonio”. Iván Castro, director regional del INPC, comentó que este problema es preocupante.

Según él, el Municipio en la década de los 90 realizó un inventario, en el cual se indica que en la urbe había más de 700 bienes.

“Pero hay una actualización que demuestra que ahora la cifra es de cerca de 500. Es decir, en los últimos años se destruyeron decenas de edificaciones”. Castro anunció que se apoyará la decisión del Municipio.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)