22 de marzo de 2019 00:00

Carta de intención con FMI tiene seis pilares

Lenín Moreno se reunió la semana pasada con la titular del FMI. El Gobierno no descarta ir a un acuerdo con el ente. Foto: Archivo EL COMERCIO

Lenín Moreno se reunió con la titular del FMI, Christine Lagarde (izquierda). Foto: Archivo

valore
Descrición
Indignado 84
Triste 4
Indiferente 3
Sorprendido 1
Contento 35
Evelyn Tapia

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Para que los desembolsos ofrecidos por el Fondo Monetario Internacional (FMI) lleguen al Ecuador, el Gobierno tiene que cumplir hasta el 2021 una serie de compromisos que están dentro de seis pilares.

El Gobierno difundió ayer (21 de marzo del 2019) la carta de intención con el FMI, que aprobó el 11 de marzo pasado una línea de crédito para el país por USD 4 200 millones.

En ese documento hay seis ejes de acción: restaurar la prudencia en la política fiscal, fortalecer el marco institucional del Banco Central (BCE), reforzar el sistema financiero, apoyar la creación de empleo y competitividad, protección a los segmentos pobres y vulnerables, y promover la transparencia y el buen gobierno.

Carta de intención con FMI tiene seis pilares


En lo referente a prudencia en la política fiscal, el Gobierno se compromete a revertir la tendencia que venía registrando la relación deuda-PIB y, en un plazo corto, reducir la deuda por debajo del techo del 40% del PIB que actualmente está fijado por Ley.

En un estudio técnico el FMI recomendó que el techo permitido para endeudamiento sea del 30% del PIB.

Otra meta en este pilar es reducir el déficit primario no petrolero del sector público no financiero en un 5% del PIB hasta el 2021. El déficit ocurre cuando los ingresos no alcanzan para cubrir los gastos. Y para reducir esa brecha se llevarán a cabo varias medidas de ajuste, entre ellas, una reducción de la masa salarial.

Dentro del plan se contempla renovar únicamente uno de cada dos contratos que expiren en los sectores no sociales y armonizar los sueldos de los nuevos empleados del sector público con los del sector privado, cuyos niveles son, en promedio, más bajos que en el sector público.

Los subsidios también están dentro del plan. El Gobierno continuará con la optimización de los subsidios a los combustibles mediante la normalización de los precios del diésel de uso industrial.

En este pilar también se incluye la meta de monetizar activos del estado. Se otorgarán derechos de concesión a socios del sector privado, “asegurando que la cobertura de servicios no se vea afectada”, dice la carta de intención.

Asimismo, el Código de Planificación y Finanzas Públicas será reformado como parte de los compromisos. Uno de los cambios será restringir la discrecionalidad que tiene el Ejecutivo para modificar los presupuestos aprobados por la Asamblea. Actualmente, el margen permitido es del 15%.

Dentro del eje que busca fortalecer al BCE, el Gobierno se compromete a incrementar gradualmente reservas internacionales hasta el 2021, con el objetivo de que los activos de la reserva internacional del Banco Central respalden la totalidad de los depósitos que mantienen las instituciones financieras privadas y públicas en el Banco Central, así como la moneda fraccionaria en circulación.

La meta para el último trimestre del 2019 es que las reservas internacionales se ubiquen en USD 3 097 millones.

En el tercer eje, relacionado con el sistema financiero, se mejorará la política de tasas de interés para promover el ahorro, la inversión y la producción. Además, se realizarán modificaciones graduales a las regulaciones de liquidez mínima que deben tener los bancos que operan en el país.

Para la creación de empleo y mayor competitividad se espera llevar a cabo una reforma tributaria, con la cual se prevé conseguir varios objetivos: eliminar exenciones tributarias y regímenes especiales; rebalancear el sistema impositivo para que exista mayor tributación indirecta; eliminar gradualmente el ISD, y ampliar la base impositiva para incrementar el número de contribuyentes.

Ayer 21 de marzo, el Gobierno también difundió el documento de análisis de la economía del país, elaborado por el FMI, que se conoce como Artículo IV.
En este informe, el ente proyecta que la economía ecuatoriana se contraerá 0,5% en el 2019. También prevé que la tasa de desempleo aumente a 4,3% este año y a 4,7% el 2020.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (19)
No (36)