23 de mayo de 2018 09:05

Más de 30 años de cárcel para militares guatemaltecos por crímenes de 1981

El oficial retirado Hugo Zaldana Rojas (c) es escoltado después de un chequeo médico, mientras espera su sentencia en una corte en la ciudad de Guatemala el 22 de mayo de 2018. Foto: AFP

El oficial retirado Hugo Zaldana Rojas (c) es escoltado después de un chequeo médico, mientras espera su sentencia en una corte en la ciudad de Guatemala el 22 de mayo de 2018. Foto: AFP

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Agencia AFP

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Un tribunal guatemalteco condenó este miércoles, 23 de mayo del 2018, a penas de entre 33 y 58 años de prisión a cuatro militares retirados por la desaparición forzada en 1981 del joven Marco Antonio Molina Theissen y la violación sexual y tortura de su hermana Emma Guadalupe.

Los crímenes ocurrieron durante la guerra civil de Guatemala (1960-1996) y el juez Pablo Xitumul dictó la sentencia condenatoria durante la madrugada de este miércoles contra el exjefe del Estado Mayor del ejército Benedicto Lucas y los también militares Hugo Zaldaña, Francisco Gordillo y Manuel Callejas.

A Lucas, Zaldaña, Gordillo y Callejas les impusieron 33 años de cárcel por delitos contra los deberes de humanidad y violación agravada por los vejámenes en un un cuartel contra Emma Guadalupe Molina Theissen.

Por la desaparición forzada de su hermano, Marco Antonio, fueron sentenciados a 25 años más de prisión todos los militares excepto Gordillo. El tribunal absolvió de los cargos al quinto implicado, Edilberto Letona, agregó el juzgador.

La condena fue decidida por unanimidad por los tres jueces que integran el Tribunal de Mayor Riesgo C, uno de los que revisa en Guatemala los casos de alto impacto social, y anunciada por Xitumul, su presidente.

El tribunal consideró que los militares actuaron contra civiles y “ se extralimitaron ” en la doctrina de lucha contra los grupos insurgentes durante el conflicto armado.

Decenas de activistas, que esperaron casi 14 horas para escuchar la sentencia, aplaudieron y gritaron al conocerla, mientras que familiares y allegados de los militares lanzaron consignas a favor de los condenados.

El adolescente Molina Theissen fue secuestrado por una unidad del Ejército en la residencia de sus padres, en la capital guatemalteca, el 6 de octubre de 1981 cuando tenía 14 años, y continúa desaparecido hasta la fecha.

El secuestro fue cometido un día después de que su hermana escapara de un cuartel militar en el oeste del país donde sufrió torturas y violación sexual en varias ocasiones por soldados.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)