13 de agosto de 2020 17:07

Cinco cantones de Los Ríos afrontan brotes de covid-19

El Cuerpo de Bomberos de Ventanas desinfecta las calles junto a la ciudadanía. Foto: cortesía.

El Cuerpo de Bomberos de Ventanas desinfecta las calles junto a la ciudadanía. Foto: cortesía.

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 1
Indiferente 2
Sorprendido 2
Contento 3
Alexander García
Redactor (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

En la segunda quincena de julio, un repunte de contagios saturó las pocas camas de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), en dos de los cuatro hospitales que atienden covid-19 en Los Ríos.

El Comité de Operaciones de Emergencia (COE) provincial emitió una alerta epidemiológica, hace una semana, por el aumento de casos positivos en Babahoyo, Quevedo, Vinces y Ventanas.

En agosto, el aumento de nuevos contagios se estabilizó en los tres primeros cantones, pero el COE Provincial mantiene la alerta en Ventanas y la extendió también a los cantones Buena Fe, Valencia, Palenque y Quinsaloma, donde hay brotes de la enfermedad.

En Ventanas, los contagiados casi se triplicaron -desde que el cantón pasó a amarillo el 1 de junio- hasta 462 casos oficiales . Es una cifra referencial, ya que solo registra un número limitado de pruebas PCR confirmadas por el Ministerio de Salud Pública (MSP).

Made with Flourish


La alerta epidemiológica se dio por el “crecimiento exponencial” de nuevos contagios, según el gobernador de Los Ríos y presidente del COE provincial, Camilo Salinas. “El aumento de casos es significativo y preocupante”, dijo.

Los hospitales del Seguro Social de Babahoyo y de Quevedo tienen 15 camas de cuidados intensivos. Hasta el fin de semana, cuatro estaban libres. La ocupación para hospitalización, observación y cuidados intermedios en cuatro casas de salud de la provincia (520 camas en total) se mantiene en el 80%.

Ventanas, Buena Fe, Valencia, Palenque y Quinsaloma limitan con Cotopaxi, Santo Domingo de los Tsáchilas y Bolívar, provincias que registran “rebrotes” e incrementos de contagios. Los pacientes en UCI en Babahoyo, por ejemplo, provienen en gran medida de Caluma, Bolívar.

Los brotes en Los Ríos responden también a un relajamiento de la ciudadanía. Se detectó el funcionamiento de dos prostíbulos en domicilios, cuatro galleras clandestinas y más de 120 personas sancionadas por incumplimiento de toque de queda, en este mes.

Entre las líneas de acción, el COE provincial dispuso a los alcaldes trabajar en ordenanzas para sancionar reuniones, festejos y eventos tanto públicos como en domicilios.

El fuerte incremento de casos también es patente en Quinsaloma, que limita con las provincias de Bolívar y Cotopaxi. El cantón está en semáforo amarillo desde el 1 de junio. Desde entonces, aumentó 10 veces el número de casos: 122 hasta el martes.

Freddy Buenaño, alcalde de Quinsaloma, reconoce que en el último mes “la epidemia se generalizó” en el cantón de casi 25 000 habitantes. Sobre todo -dijo- debido al talante comercial de la población, con personas llevando productos entre cantones y provincias vecinas y por la falta de cuidado de la ciudadanía local.

El semáforo amarillo volcó a los pobladores a canchas deportivas, donde “se irrespeta el uso de mascarilla, el distanciamiento social y se termina ingiriendo licor”, apuntó.

“En el último mes registramos cuatro muertes. En el período de aislamiento no tuvimos problemas, pocos casos y solo una persona falleció por covid-19”, agregó.

Toda la provincia está en amarillo desde junio, a excepción de Urdenara, que pasó a semáforo verde el 15 de julio. Con el cambio a semáforo amarillo, los contagios aumentaron 55,8% en Buena Fe; se multiplicaron por tres en Palenque; y se duplicaron en Valencia, un cantón netamente agrícola, con 51 casos positivos, según el MSP.

Las pruebas rápidas realizadas por el Municipio de Valencia registraron por su parte 400 positivos para covid-19, aunque lo peor de la pandemia se presentó entre mayo y junio, según el alcalde de la localidad, Celso Fuentes.

Un 26,6% de la población habría tenido contacto con el virus y generado anticuerpos en el cantón, según los resultados de 1 500 pruebas rápidas adquiridas por el Cabildo.

Fuentes dijo que el repunte y la mortalidad han ido decreciendo. De 60 pruebas rápidas realizadas por el Cabildo durante las dos últimas semanas, nueve resultaron positivas.

“En mayo vivimos lo peor, tuvimos 46 fallecidos por varias causas y sospecha de covid, en junio bajó a 26 y en julio a 14, ahora no tenemos ninguno. La tasa de mortalidad es de 6-8 fallecidos al mes”.

MÁS SOBRE LA EMERGENCIA SANITARIA

Noticias
Medidas de protección
Mapa de infectados
Glosario
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (10)
No (23)