12 de junio de 2020 00:00

131 cantones de Ecuador están en semáforo amarillo; 88 continúan en rojo

El Municipio de Salinas desinfectó el malecón y advirtió que no se reabrirán las playas. Foto: cortesía Municipio de Salinas

El Municipio de Salinas desinfectó el malecón y advirtió que no se reabrirán las playas. Foto: cortesía Municipio de Salinas

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 4
Indiferente 2
Sorprendido 3
Contento 0
Varias redacciones (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

De los 221 cantones que tiene Ecuador, 131 están con el semáforo amarillo y dos se mantienen en verde, según la decisión de los Comité de Operaciones de Emergencia cantonal.

Esto significa que más de 13 millones de habitantes viven bajo esta ‘nueva normalidad’. Es decir, el 78% de la población ecuatoriana (ver gráfico).

Seis provincias dejan en su totalidad el semáforo rojo: Pichincha, Santa Elena, Santo Domingo, Galápagos, Cañar y Guayas. Con el cambio de Palestina previsto para hoy, 12 de junio del 2020, en esta última provincia, los 25 cantones pasan a una nueva etapa de la emergencia sanitaria.

El más reciente en aplicar el amarillo en el país fue el cantón Balao (Guayas), que ayer salió de la lista del color rojo.

El alcalde de Palestina, Luis Castro, informó que en la población se confirmó el contagio de 39 personas de un muestreo de 350 pruebas rápidas de diagnóstico de covid-19, proporcionadas por la Prefectura.

“La incidencia ha sido baja en Palestina, tuvimos pocas muertes que lamentar y eso fue también porque la ciudadanía escuchó, tomó sus precauciones y siguió las instrucciones”, indicó el Alcalde.

En Balao, el alcalde Jonathan Molina reconoció que buena parte de la población ya estaba en amarillo con sus actividades cotidianas y económicas. “Tenemos que retomar poco a poco las actividades, no podemos permanecer todo el tiempo en semáforo rojo”.

Cerca del 40% de esta población dio positivo a un muestreo de 1 500 pruebas rápidas.

En otras ciudades que pasaron al amarillo también hay irrespeto a las normas de distanciamiento y registran un ligero incremento de casos.

Eso ocurre en Cuenca. Allí se siente un ambiente de casi normalidad, debido a las aglomeraciones en los mercados, comercio formal e informal activos y congestión vehicular.

En el Centro Histórico se observa a personas que descansan en los parques, ingresan a las iglesias, restaurantes, almacenes, casas de salud o entidades financieras. La mayoría de los negocios está abierto.

La curva de contagios sigue en ascenso en este cantón. En los últimos 18 días –tiempo en que rige el amarillo- se registraron 420 nuevos casos. Pasó de 681 a 1001 infectados.

Según las autoridades de salud, los servicios no han colapsado, pese a que reciben pacientes graves de Cañar, Morona Santiago y El Oro.

Desde el 25 de mayo hasta el miércoles 10 de junio, 1 405 conductores fueron sancionados y 585 autos, retenidos por infringir normas de circulación.

Ambato, tras 18 días en amarillo, también registra un mayor número de casos. Cuando el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) cantonal anunció el cambio de fase (25 de mayo) había 358 enfermos. Ayer, 11 de junio, fueron 471, según el Ministerio de Salud.

En esta urbe persiste el desorden, el comercio informal y la escasa aplicación de las medidas de bioseguridad. Las 28 camas en la Unidad de Cuidados Intensivos de los hospitales Regional Ambato y del Seguros Social están saturadas.

Una de las limitaciones en la ciudad y la provincia es el déficit de pruebas para detectar más casos. Hasta el momento se han tomado 1 300.

“Con el relajamiento de medidas al cambiar de semáforo los casos suben y en esta semana estamos en el pico de contagios”, señaló Patricio Mayorga, presidente del Colegio de Médicos de Tungurahua.

En otros cantones de Tungurahua la situación es similar. En Pelileo, por ejemplo, hay más casos en la parroquia Salasaka, por lo que sus 12 000 habitantes están en aislamiento.

En las dos semanas y cuatro días que Santo Domingo lleva en color amarillo se ve más gente sale a las calles y los vehículos de todas las placas circulan diariamente.

Las calles Guayaquil y Ambato, donde funciona la mayoría de comercios y el mercado central, siempre están congestionadas, como ocurría antes de la llegada del virus.

El bullicio y el movimiento comercial volvieron a esta zona desde que el cantón cambió al amarillo el 25 de mayo. Los vendedores informales también están en los parterres al igual que los limpiaparabrisas.

Las autoridades no han descartado un incremento de casos, por el relajamiento de las medidas de restricción. Sin embargo, aún no se puede tener una certeza sobre la cifra, debido a que hay un retraso de siete días en la entrega de los resultados de las pruebas que emite el COE nacional.

Según esos reportes, hay 1 283 casos positivos en la provincia hasta el 5 de junio. En el cantón Santo Domingo, entre el 25 de mayo y 5 de junio, los casos pasaron de 1 088 a 1 127.

En contexto

Desde el 4 de mayo, los más de 17 millones de habitantes del país empezaron el distanciamiento social con un semáforo en rojo. Los cambios se anunciaron paulatinamente desde el 12 de mayo, con la transición de Daule (Guayas), que ahora está en verde.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (17)
No (1)