1 de marzo de 2021 00:00

Candidatos tienen dos visiones para cubrir necesidades fiscales

Los distintos candidatos presidenciales aspiran a ocupar el despacho del Primer Mandatario en Carondelet. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

Los distintos candidatos presidenciales aspiran a ocupar el despacho del Primer Mandatario en Carondelet. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 3
Triste 3
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Mónica Orozco y Mayra Pacheco (I)

El Gobierno ha señalado que necesitará USD 7 651 millones en el 2021 para financiar sus gastos y pagar deudas pasadas, aunque el monto podría ser mayor. Por ejemplo, a la cifra se deben sumar USD 1 200 millones por atrasos del año pasado.

Cubrir ese faltante no será tarea sencilla. Jaime Carrera, secretario del Observatorio de la Política Fiscal, señala que el indicador de riesgo país está alto, lo que dificulta acceder a dinero en el mercado de capitales. Y China, por otro lado, no inyectó recursos a la región en 2020 y tampoco es probable que lo haga en este año, pues está concentrada en sus inversiones internas. Además, se necesitará comprometer crudo, que Ecuador hoy no dispone. Por eso, cree vital mantener el acuerdo con el Fondo Monetario.

Pero, para eso, debería darse un fuerte ajuste al gasto, precisa el exministro de Finanzas Fausto Ortiz, “lo que no hará ningún candidato, por eso hay poca expectativa de que este año llegue dinero del FMI”.

‘Reservas del BCE y China son alternativas de liquidez’

Usar las reservas del Banco Central es una de las principales opciones de financiamiento que plantea el candidato a la Presidencia por el acuerdo Unión por la Esperanza (Unes), Andrés Arauz.

Él sostiene que el Banco Central del Ecuador (BCE) tiene liquidez y que, de llegar a ganar, la redireccionará a donde requiera la economía, a través de sobregiros, títulos del BCE y dinero electrónico. Esa liquidez se usará para pagar a médicos, docentes, proveedores, bonos de USD 1 000 a un millón de familias de bajos recursos y a gobiernos locales, según su plan de gobierno.

Arauz en una entrevista televisiva señaló que una de las principales fuentes de financiamiento serán los países asiáticos como Japón, China y Corea del Sur. Pero matizó que apuntará a la mayor diversificación de fuentes de financiamiento. “No cerraremos la puerta a nadie”, indicó.

En esa línea, mencionó que el 17 de febrero pasado realizó, en Washington, contactos con actores del mercado de capitales y con el Gobierno de los Estados Unidos.

En ese viaje también se reunió con técnicos del Fondo Monetario Internacional (FMI). Tras la visita, dijo: “Yo no voy a aceptar las condiciones actuales del programa con el FMI. Nosotros tenemos nuestro plan, que devuelve dignidad a los ecuatorianos (...), un plan que genera opciones para el país en materia de financiamiento. Entonces, bienvenido sea el apoyo, pero sobre la base de un plan racional”, enfatizó .

Según él, advirtió al FMI que no se podrá implementar un ajuste al gasto como prevé el programa con el actual Gobierno y que hay predisposición en el Fondo para analizar este aspecto. Para Arauz es positiva la disposición del FMI a emitir derechos especiales de giro que pueden dar respiro a los países miembros. Si se aprueba, Ecuador recibiría hasta 1 400 millones sin condiciones.

‘Fortaleceré la relación con el FMI renegociando el acuerdo’


El candidato por la alianza Creo-PSC, Guillermo Lasso, plantea, principalmente, cuatro medidas para recibir financiamiento y generar ingresos fiscales.

Una de las primeras acciones que buscará será mantener y fortalecer las relaciones con los multilaterales mediante la renegociación del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El acuerdo fija un ajuste muy fuerte entre 2020, 2021 y parte de 2022, en materia de impuestos. Pero Lasso tiene una propuesta diferente que apunta a racionalizar los tributos, según dijo su equipo económico.

De esta forma, se busca reactivar la economía, asegurar la sostenibilidad de las finanzas públicas y proteger a los segmentos más vulnerables de la población.

Otra de las medidas es realizar una reforma tributaria, pero esta no tendrá por objetivo incrementar la recaudación. El objetivo será reducir o eliminar ciertos impuestos, que sean considerados distorsivos porque no ayudan a la actividad económica ni promueven la llegada de la inversión.

De esta forma, se pretende generar un “shock positivo” que favorezca a la reactivación económica e incremente la inversión. Y así lograr que la recaudación de impuestos aumente y el fisco cuente con mayores ingresos para su financiamiento. Este candidato también habla de promover la eficiencia en el gasto público, si se eliminan las fuentes de corrupción. No está planificado bajar la nómina del sector público, porque el actual Régimen ya lo ha hecho.

Además, se buscará subir la producción petrolera para que aumenten estos ingresos. Para lograr este objetivo, se promoverá la renegociación de los contratos que mantiene el Estado con las empresas privadas, que operan en el país y, según la propuesta, se logrará aumentar la inversión en los campos petroleros existentes.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (16)
No (2)