30 de September de 2009 00:00

Campesinos y madres se suman a las paralizaciones

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Guayaquil

Con palos y llantas, un grupo de campesinos del cantón Milagro (Guayas) cerró la mañana de ayer un tramo de la carretera que conecta con Guayaquil. La protesta se concentró en el kilómetro 26.

Los manifestantes reclamaron por las falencias del Seguro Social Campesino. Con carteles y gritos, pidieron más presupuesto para abastecer con medicamentos el dispensario del IESS de esa zona de la provincia.

El panorama se repitió en Guayaquil, aunque con otros actores y diferentes reclamos. En el sector de La Prosperina, en el noroeste, varias madres con sus hijos cerraron un tramo de la vía a Daule, en el kilómetro 6,5.

Las mujeres quemaron llantas para exigir que les devuelvan el Bono de Desarrollo Humano. Otras se sumaron al paro de la Unión Nacional de Educadores en Guayas (UNE), cuyas protestas continuarán esta semana con una marcha nacional.

En tanto que la vigilancia policial continúa en varios colegios fiscales de Guayaquil. Luego de los altercados que protagonizaron estudiantes del colegio Aguirre Abad, la subsecretaria de Educación, Mónica Franco, recorrió ese y otros planteles.

El primer sitio de visita fue el Técnico Simón Bolívar. Ahí, la Policía encontró dos bombas caseras en el patio trasero.

El recorrido concluyó en el colegio Francisco de Orellana, en el sur, donde también hubo incidentes el lunes, debido a la remoción de la anterior Rectora. Durante la visita, Franco anunció sanciones para los alumnos involucrados en las protestas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)