2 de julio de 2018 14:24

Una cafetería inclusiva del suburbio guayaquileño es un ejemplo del modelo de inversión con impacto social

Fundación Nobis e Innobis y la Alianza para el Emprendimiento e Innovación realizaron el foro Impact Investment, sobre inversiones en empresas de impacto social.  Foto: Cortesía

Fundación Nobis e Innobis y la Alianza para el Emprendimiento e Innovación realizaron el foro Impact Investment, sobre inversiones en empresas de impacto social. Foto: Cortesía / Consorcio Nobis

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Redacción Guayaquil

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

KafKafé fue el emprendimiento ganador de la convocatoria Huella Social, una iniciativa que promueve el reconocimiento de aquellos proyectos que resuelven problemáticas sociales en comunidades vulnerables. La premiación se realizó durante el foro de Inversión de Impacto, el pasado jueves 28 de junio en Guayaquil, en el que expositores nacionales e internacionales dialogaron acerca del fomento de este mecanismo financiero en Ecuador.

Andrea Peñaherrera, directora del proyecto KafKafé, explica que el emprendimiento galardonado se trata de una cafetería inclusiva, ubicada en el suburbio porteño, en las calles 44 y la A. La iniciativa es parte de la Fundación Nuevo Rumbo de Técnicos Activistas Comunitarios (Nurtac), la cual ha trabajado desde el 2016 con grupos de personas con discapacidades.

A más de ofrecer un expreso bien cargado, KafKafé es una especie de escuela para sus colaboradores. La atención a los clientes les sirve como terapia ocupacional y es también una forma de rehabilitación.

El galardón implicará reuniones que iniciarán desde la próxima semana con representantes financieros del Centro de Emprendimiento e Innovación Innobis, que es parte del Consorcio Nobis. “Serán reuniones enfocadas en la innovación y el impacto social, para que este emprendimiento pueda ser replicable y genere rentabilidad”, indica Peñaherrera.

La inversión de impacto es un modelo destinado al desarrollo económico y la transformación social. Mediante recursos económicos, experiencia y red de contactos se pretende respaldar emprendimientos que busquen solucionar problemáticas sociales. Este modelo fue el tema central del foro realizado por la Fundación Nobis e Innobis y la Alianza para el Emprendimiento e Innovación.

KafKafé, una cafetería inclusiva que atiende en el Suburbio de Guayaquil fue la ganadora de la convocatoria Huella Social. Esta iniciativa promueve la inserción de personas con discapacidad. Foto: Cortesía /

KafKafé, una cafetería inclusiva que atiende en el Suburbio de Guayaquil fue la ganadora de la convocatoria Huella Social. Esta iniciativa promueve la inserción de personas con discapacidad. Foto: Cortesía / Consorcio Nobis

En el evento los panelistas Virgilio Barco (Colombia), director de la organización Acumen en América Latina; Fernando Cortés (Colombia), presidente del directorio de Fondo Inversor; Andrés Zurita (Ecuador), director de la Alianza para el Emprendimiento e Innovación; y Roberto Dunn (Ecuador), director ejecutivo del consorcio Nobis, compartieron experiencias de inversión a escala internacional y exploraron los desafíos para la aplicación de este mecanismo de negocio en el país.

Según Barco, este modelo es una alternativa a la filantropía. “Busca tener una mirada a largo plazo; implica muchos retos balancear el impacto social con la sostenibilidad de las organizaciones”.

Cortés agrega que la inversión de impacto podría ser una solución a los problemas sociales de la región. “En Colombia vamos trabajando esto desde hace más de diez años y los resultados son comunidades en donde las mujeres desarrollan sus propios negocios y aportan al desarrollo económico familiar”.

Según el presidente del directorio de Fondo Inversor, el país se encuentra en una situación afortunada para generar el mecanismo. “Tiene un capital humano maravilloso, los emprendimientos están empezando a desarrollarse y la capacidad de exportación aporta a que este modelo sea factible”.

Ese es el impulso que se busca darle a Kafkafé. Para seleccionarlo como ganador, Roberto Dunn explica que en abril se realizó la convocatoria de Huella social, en la que se presentaron 57 postulantes. La cafetería quedó entre los diez finalistas quedó.

Este concurso será continuo. Innobis pretende desarrollar otro dentro de los próximos meses. Dunn describe, brevemente, cuál es el perfil de los emprendedores que pueden participar de Huella Social: “quien tenga un proyecto que sea sustentable, socialmente replicable y financieramente viable”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (34)
No (0)