8 de marzo de 2021 00:00

La búsqueda de acuerdos es otro desafío para los presidenciables

El Consejo Nacional Electoral informa que Andrés Arauz y Guillermo Lasso pasan a segunda vuelta electoral, tras la proclamación de resultados este 21 de febrero del 2021. Fotos: Flickr CNE

Andrés Arauz (Unes) y Guillermo Lasso (Creo) abrieron las puertas para acuerdos con otros grupos políticos. Fotos: archivo / Flickr CNE

valore
Descrición
Indignado 9
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 4
Contento 1
Redacción Política
(I)

Generar condiciones para la gobernabilidad será el primer gran desafío para el próximo presidente.

Los candidatos Andrés Arauz (Unes) y Guillermo Lasso (Creo), abrieron las puertas para acuerdos con otros grupos políticos.

Libia Rivas, exsecretaria del Parlamento, explicó que los acuerdos entre los partidos serán claves no solo para la aprobación de leyes y reformas, sino para el propio funcionamiento de la nueva Asamblea.

De acuerdo con los resultados preliminares, Unes será la primera fuerza política con casi 50 curules, seguida de Pachakutik (27), el Partido Social Cristiano (19) y la Izquierda Democrática (18 curules).

Si no se logran los acuerdos mínimos, el politólogo Simón Pachano no descarta que el próximo Gobierno invoque la muerte cruzada, una figura que contiene la Constitución de Montecristi, elaborada el 2008.

Con este mecanismo, según el art. 148, el Ejecutivo puede disolver la Asamblea por grave crisis política.

Los candidatos proponen



'Es posible la unidad de fuerzas progresistas de izquierda’

Andrés Arauz, candidato presidencial Unes

Entre los planes de este candidato está llegar a un acuerdo con fuerzas progresistas”. Así lo ha dicho en varias ocasiones, después de haber ganado la primera vuelta con el 32,72% de los votos.

Según Andrés Arauz, Unes ya adelanta conversaciones con sectores como Pacha­kutik e Izquierda Democrática (ID). Prefiere no revelar a sus interlocutores, aunque líderes de esos paridos lo niegan.

Él cree que es posible conformar un bloque para hacer frente a las “políticas neoliberales con la unión del progresismo, la unidad plurinacional y la social democracia, que alcanzó cerca del 70% de la votación a nivel nacional; es decir, más de dos tercios de la representación en la Asamblea”.

A diferencia del líder de la Revolución Ciudadana, Rafael Correa, quien constantemente advierte a sus detractores “sin odio, pero con memoria”, Arauz cree factible llegar a un entendimiento con fuerzas desde el centro hacia la izquierda.

“Ahí está representado un gran bloque que no va a seguir la línea de Lenín Moreno y de la bancocracia, sino que planteará alternativas completas y soluciones para la crisis que estamos viviendo”, sostuvo.

En de su plan de gobierno consta la posibilidad de convocar a una Asamblea Constituyente, “que ratifique aquellos lineamientos ya conquistados” el 2008, cuando se aprobó la Constitución de Montecristi.

Además, habla de conformar una Comisión de la Verdad, para evaluar y hacer justicia frente a las violaciones a la norma suprema y a los derechos humanos que, a su juicio, se dieron desde el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social transitorio, liderado por el fallecido Julio César Trujillo, tras las enmiendas del 2018.

Las gestiones del contralor del Estado, Pablo Celi, y de la fiscal General, Diana Salazar, están en la mira de Unes. Entre sus planes también está someterlos a control político desde la Asamblea Nacional.

‘Impulsaremos diálogos sobre la base de una propuesta’

Guillermo Lasso, candidato presidencial Creo-PSC


Los 12 legisladores que tendrá Creo en la nueva Asamblea resultan insuficientes para que se constituya como una bancada, a menos que lo haga junto a los 18 del Partido Social Cristiano (PSC).

Aun así, el presidenciable Guillermo Lasso cree factible un acuerdo entre fuerzas políticas, en función de “una agenda de interés común de los ecuatorianos”.

“Hay un desafío muy grande, llevaremos a cabo todos los esfuerzos y todos los diálogos sobre la base de una propuesta, no sobre la base de simpatía o conveniencias personales”, declaró a este Diario.

De cara al balotaje, Lasso se mostró dispuesto a incorporar en su plan de gobierno propuestas de otros sectores, en materia de medioambiente y derechos de la naturaleza, equidad de género y causas de minorías.

“No tengo ningún inconveniente de incluir en nuestro programa de gobierno, como una obligación con todo el pueblo ecuatoriano, las propuestas de amplios sectores ciudadanos que votaron por otros candidatos”, dijo el presidenciable.

Su plan de gobierno no se enfoca en generar mayores cambios institucionales, aunque sí habla de promover una reforma al Consejo de la Judicatura, para cambiar los procesos de designación, sanción y destitución de jueces; y se ha manifestado abiertamente por la desaparición del Consejo de Participación Ciudadana.

Sin embargo, no descarta impulsar una consulta popular si las circunstancias lo ameritan. “Ante una pregunta, dije que no descarto, pero tenemos que ponernos de acuerdo en qué temas vamos a consultarle al pueblo ecuatoriano, esto tampoco es una iniciativa individual, tiene que ser sobre la base de un diálogo, llegar a un acuerdo con las fuerzas políticas y decir estamos de acuerdo en estos cambios”, sostuvo.

Lasso reiteró, entre otras propuestas, que cerrará la Senescyt y llevará a cabo una reforma a la Ley de Educación Superior.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (0)