10 de noviembre de 2020 12:33

Buses de transporte urbano de Quito viajan con excesiva cantidad de pasajeros en las horas pico

Varias unidades de transporte no respetan el aforo permitido por las autoridades de Quito. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Varias unidades de transporte no respetan el aforo permitido por las autoridades de Quito. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Diego Bravo

Al recorrer las calles y avenidas de Quito, en las horas pico, es frecuente encontrar buses que no cumplen los aforos permitidos por las autoridades en medio de la emergencia sanitaria del covid-19.

El Comité de Operaciones de Emergencia (COE) metropolitano no ha cambiado su decisión de mantener el aforo del 50% en las unidades de transporte urbano. La AMT ejecuta los controles. En Fiscalización de la AMT se indica que diariamente se despliegan 40 operativos para el control del aforo.

Los agentes civiles de tránsito y personal de Fiscalización se concentran en terminales como La Marín, La Ofelia (Corredor Central Norte), la Río Coca (Ecovía) y en el sistema del Trole; además de sectores como la salida de Calderón, Carapungo, Cotocollao, Villa Flora y Morán Valverde, entre otros puntos de la urbe.

Asimismo, hay brigadas que se distribuyen en el Distrito Metropolitano. Sin embargo, pese a los controles, las unidades se llenan ante la excesiva demanda de personas que buscan movilizarse a sus oficinas, fábricas, negocios o realizar trámites.

Aglomeración de personas en el Playon de la Marín, la mañana de este martes 10 de noviembre del 2020. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Aglomeración de personas en el Playon de la Marín, la mañana de este martes 10 de noviembre del 2020. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO


Así ocurre, por ejemplo, con algunos buses que bajan desde el sector de la Cooperativa Jaime Roldós y el barrio Colinas del Norte, ubicados en el noroccidente.

A las 07:36 de este martes 10 de noviembre del 2020, cuatro unidades que no cumplían con los aforos circularon en la intersección de la calle 25 de Mayo y Lizardo Ruiz de Cotocollao, en el norte de Quito.

Todos los asientos estaban ocupados y había cerca de 20 personas de pie en cada unidad.

La usuaria Liliana Mugmal indicó que el problema se presenta todos los días y se agrava cuando no hay controles de los agentes de tránsito. “Al chofer le dijimos que ya no suba más gente, pero no nos hacía caso”.

En la parada de esa esquina (25 de Mayo y Lizardo Ruiz) también se produjeron aglomeraciones. Obreros y trabajadores se mezclaban desordenadamente con los comerciantes informales.

Las unidades del Corredor Central Norte cumplían con los aforos al salir de la estación localiza en La Ofelia, pero se llenaban conforme avanzaban en las paradas. Al llegar a la estación de las avenidas América y Brasil, cada unidad iba llena.

Lo mismo ocurrió con las que partían desde La Marín. “Vengo desde Caupicho y siempre los vehículos viajan llenos en las horas pico. Me asusta el covid-19, pero debo salir a trabajar”, indicó Jenny Ramos.

En la estación del Playón de La Marín, los articulados del Corredor Suroriental arribaban repletos de pasajeros desde el sur de la urbe. Al bajarse de las unidades, la gente se aglomeraba en el andén de la Ecovía para dirigirse al norte.

Un guardia tomaba la temperatura y había un dispensador de gel. “Cuando hay saturación de gente se hace otra fila en los exteriores de la parada, siempre es así”, manifestó Luis Quinaucho, propietario de un puesto en donde se comercializan dulces.

Jason Duque se traslada todos los días desde La Argelia, en el sur, hasta La Marín para trabajar como jardinero en un conjunto habitacional. Se quejó que desde las 06:00 los buses se movilizan repletos y algunos pasajeros no se cuidan porque no utilizan mascarilla. Lo mismo ocurre a las 16:00. “Tengo miedo de contagiarme de coronavirus, pero necesito trabajar para subsistir”.

Desde la estación del Trolebús, en el sur, las unidades partieron con el aforo permitido pero se iban llenando en el trayecto. “La mayoría de veces, los vehículos viajan con una alta cantidad de gente”, contó Jesús Pico, quien vive en Solanda y todos los días utiliza transporte público para dirigirse a su trabajo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (0)