13 de September de 2009 00:00

La ‘burocracia dorada’ se rejuvenece

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Negocios

Los pasillos se asemejan a los de  una universidad. Jóvenes que van y vienen, hablando o tecleando sus ‘blackberry’, saludando a todos con una sonrisa  -hasta a los desconocidos- y ojeando, repasando o corrigiendo  los  informes que llevan en una de sus manos (porque en la otra, a veces, sostienen  la tasa de café o agua).
 
Son hiperactivos, rara vez se los ve sentados en sus oficinas. La mayor parte del tiempo están en grupos, debatiendo  sobre el proyecto tal o sobre el modelo  cual. Viven el día soñando y tratando de materializar  la gran idea que saque  al país del subdesarrollo. Son críticos, muy críticos, de lo que les parece mal y defienden con uñas, dientes y argumentos sus puntos de vista. No tienen pelos en la lengua y su día de trabajo transcurre entre reuniones, debates técnico-filosóficos y los ‘chismes’ que nunca faltan.
   
Así es el   nuevo burócrata ecuatoriano,   sangre   joven que ya se ve recorrer  por  las dependencias del Estado, especialmente por  los nuevos ministerios creados por el  Régimen. Desde hace unos dos años, el pelotón de funcionarios jóvenes ha llegado, preferentemente, para ocupar altos cargos de dirección y análisis: asesores, directores técnicos, subsecretarios y  viceministros.
 
Según la ministra Coordinadora de la Producción, Nathalie Cely,  “este cambio generacional responde a una necesidad del país y a una estrategia expresa del Gobierno de dar oportunidades a jóvenes profesionales de mentalidades frescas, abiertas a la búsqueda de nuevos caminos y soluciones para enfrentar las necesidades de siempre”.

En el ministerio de Cely trabajan cerca de 60 personas, el 90% de ellas con edades que fluctúan entre los 28 y 35 años. El fenómeno se repite en Senplades, los  ministerios coordinadores de Desarrollo Social y de Política Económica y, poco a poco, en otras dependencias como el Ministerio  de Finanzas.
 
A sus 43 años, Nicolás Trujillo, director  de Invest Ecuador, es  el más  ‘viejito’ de su equipo. “La fortaleza de tener profesionales jóvenes es que son técnicamente muy preparados, tienen un alto nivel de energía y trabajan en equipo. ¿Su debilidad? El desconocimiento del aparato estatal”.
  
La subsecretaria de Políticas, Silvana Vallejo, coincide con Trujillo. Para esta funcionaria de 39 años, que entró a la burocracia hace tres meses, “el cambio es evidente. Nadie se la pasa ‘pajareando’, hay un compromiso con el trabajo. Eso ha cambiado mi idea de la burocracia. Hoy  estos jóvenes tienen una ambición por mejorar el país y mantienen  discusiones  a otro nivel. Sin embargo, hay que ayudarlos a aterrizar  sus ideas, para que  tanto conocimiento no se quede en la filosofía, en lo complejo”.     
 
Alexandra Lastra tiene 32 años y maneja un equipo de 20 personas. Como Subsecretaria de Gestión de Políticas Sociales ha tenido que enfrentar una dificultad: posicionarse en un entorno que naturalmente es para gente con más experiencia. “Hay momentos que sí se necesita del apoyo de personas  que conozcan los procesos   institucionales. Pero  todo se aprende”.
 
Cristina Coronel,   directora de Acción Ecuador, también está encantada, por ahora,  de trabajar en la burocracia. Tiene 30 años y nunca se imaginó estar en donde está. “Mi idea sobre el burócrata era la típica del funcionario corrupto y vago. Pero ahora, acá, he visto otra  imagen y eso  me motiva. El nuevo burócrata es   proactivo, rápido y eficiente”.

Para Camilo Pinzón, director   general CreEcuador, de 32 años, el país está frente a un proceso de transformación. “Antes, recuerdo, se tenía la idea de que si colaborabas con el sector público ibas a salir manchado. Hoy es un desafío profesional. Me motiva generar soluciones a los problemas   desde el Estado”.
       
Pero a pesar del optimismo de estos nuevos funcionarios hay quienes ven el proceso con    cautela. Según Roberto Aspiazu, titular del Comité Empresarial  Ecuatoriano, “la reciente designación del Ministro de Obras Públicas, que tenía funciones de tercer orden y ahora salta ese cargo, me hace tener la duda. Los cambios son temas  del  Gobierno, no he visto las hojas de vida y no sé si cumplen con los elementos para ocupar los  cargos”.

El ejecutivo de ventas, Vinicio Jiménez, afirma por su parte que “tardará mucho tiempo en quitarse la idea de que el burócrata es malgenio, vago y corrupto. Ya eso está pegado a nuestra cultura. Hasta ahora hay trámites que no se hacen solo porque el funcionario no quiere o no está en su puesto de trabajo”.

Perfil profesional

Una colección de títulos y honores

Acumulan títulos y honores. No se consideran ‘nerds’, pero sí viven   su vida actualizando los  conocimientos y coleccionando diplomas y títulos. Y hasta lenguas:  hablan español e inglés obligatoriamente, aunque algunos saben también francés, italiano, portugués  japonés...

César Paúl Montalvo es director de Análisis e Investigación, del Ministerio   de la Producción. Tiene 28 años e ingresó a la función pública hace pocos días. Su currículo le abrió las puertas, además de que en su época de universitario fue asistente de cátedra del presidente  Correa. Labró su carrera con becas: economista por  la  U. San Francisco, máster en Economía en Iowa  University y posgrados en estudios econométricos y modelos económicos en la U. de Kiel, Alemania.
 
Como él,  los nuevos burócratas en este tipo de cargos son  muy  preparados. Alexandra Lastra es economista y máster en Economía Internacional en La Sorbona de París; Cristina Coronel es ingeniera en Agroempresa y máster en Comercio Internacional en Holanda e Inglaterra; Silvana Vallejo es economista Agraria en  La Habana; Diego Vergara es ingeniero Agrónomo de la Zamorano y máster en Administración de Negocios en la Universidad de la Florida...

Visión Política
Política y técnica no se mezclan

Viernes 30 de octubre. 21:00. Reunión para despedir a una economista que viaja a realizar su segunda maestría en una universidad de Lisboa. Varios economistas cuentan sus anécdotas sobre sus trabajos en diferentes entidades estatales. El encanto se rompe con las palabras críticas hacia el Gobierno de uno de los presentes. No hay violencia, pero sí una lluvia de argumentos técnicos de cómo se está trabajando y del porqué del error del  arriesgado comentario.
    
Es una lluvia de argumentos técnicos, nada más. Por el contrario, ninguno quiere formar un CDR ni quiere que haya uno en su barrio...

Aunque Diego Vergara, director de Agro Negocios de Estrategias Productivas, no estuvo en la cita, sí explica que, en las reuniones sociales, sí tiene que defender su trabajo. “Es distinto lo que se ve afuera de lo que vemos adentro. De afuera no se entiende el trabajo que se está haciendo. Cuando entré no se me pidió estar afiliado a la línea del Gobierno. Al contrario, se me pide que sea crítico y que genere ideas”.
 
Martha Moncayo, directora de Promoción de Invest Ecuador,  señala que “todo   trabajo que hacemos es técnico. Cuando entré no me preguntaron el color de mi camiseta. Soy apolítica”.

Punto de vista
Los resultados son   a largo plazo

El experto en Ciencias Políticas y Administración Pública, Gustavo Bedón, asegura que el cambio generacional que se está viviendo en algunas instituciones del

Estado es positivo para el país. Aunque sostiene que cambiar la idea del sistema burocrático es un proceso que durará mucho tiempo.
 
“Es importante dejar la semilla plantada. A mi me parece que será  un proceso de cambio largo, no se lo hará  de la noche a la mañana. Los resultados se verán después. Lo importante es que ahora los jóvenes tienen una buena oportunidad para trabajar en el sector público, algo que antes no se podía porque eran instituciones tradicionales y cerradas”.
 
Además, añade que “a lo largo de los años, el sector público ha vivido sus altos y sus bajos. Y hoy mismo,  existen entidades estatales que todavía necesitan un cambio. Pero hay ejemplos de avances como el Servicio de Rentas Internas, que  ya no es lo mismo de la  Dirección de Rentas Internas caotizada”.

Y concluye: “Los jóvenes están viendo que tTrabajar para el Estado es hoy una buena oportunidad para desarrollarse personal y profesionalmente.  Conforme vayan dándose los cambios, la gente verá también de otra forma  a la burocracia”.

Más acerca de los servidores públicos del país

La preocupación.   Se llama Rubén  y ha trabajado como burócrata toda su vida. Tiene 55 años, no sabe manejar muy bien el celular  y no habla inglés. Sabe que su puesto ya tiene otro nombre. “He ganado mucha experiencia   y eso me da una leve ventaja, pero la juventud es la juventud y algún rato tendré que irme”.

Mientras tanto, hace esfuerzos por actualizarse y ya aprendió  a utilizar la ‘laptop’...

Los sueldos.   Las remuneraciones de los servidores públicos se  rigen  por la escala de la Ley de Carrera Administrativa. Los sueldos mejoraron con este Gobierno, sobre todo en los niveles más técnicos, subió la escala más baja y bajó la superior. Antes, un subsecretario ganaba unos USD 8 000, hoy la mitad. Un
Servidor Público 1, gana entre USD 700 y  800; un  Servidor  Público 7 gana  USD 1  500.

La Ley.   Actualmente se tramita la Ley Orgánica de Empresas Públicas. Entre los puntos más polémicos está el hecho de que se tendrán tres tipos de
trabajadores: servidores públicos, empleados de libre remoción y obreros. La norma irá al Registro Oficial después del 26 de septiembre.   

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)