22 de julio de 2018 00:00

Bloqueo en Esmeraldas empuja a los narcos a usar otros puertos

Las inspecciones a la carga en Puerto Bolívar, se hacen durante el día y en la tarea participan canes amaestrados. Foto: EL COMERCIO.

Las inspecciones a la carga en Puerto Bolívar, se hacen durante el día y en la tarea participan canes amaestrados. Foto: EL COMERCIO.

valore
Descrición
Indignado 10
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 2
Redacción El Comercio

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La alerta roja está encendida en Puerto Bolívar, en El Oro. En el primer semestre del 2018 se decomisó casi una tonelada de cocaína encontrada en banano de exportación. Son cinco casos registrados en solo los últimos cuatro meses.

En tres de ellos se encontró la sustancia ilegal dentro de las cajas de banano y en los otros en las paredes y techos de contenedores de 40 pies cúbicos. Los países de destino de la carga eran Holanda y Bélgica. El 95% de la actividad de esta terminal portuaria corresponde a envíos de banano.

El jueves pasado (19 de julio del 2018), en el patio de inspecciones antinarcóticas, los ‘palets’ con cajas de banano estaban en fila. Y 15 contenedores ‘refeer’, que debían trasladar la fruta en un buque con destino a EE.UU., estaban vacíos mientras pasaban la inspección antes del embarque. Una escuadra del Centro Regional de Adiestramiento Canino (Crac) de la Policía Antinarcóticos hacía las tareas diarias. Ocho guías caninos revisaban el producto de exportación y también veían cada detalle de los contenedores.

La Policía Antinarcóticos cree que lo que pasa en El Oro es una consecuencia de lo que está ocurriendo en la frontera norte de Ecuador. Las bandas de narcotráfico internacional han mutado en las formas de envíos al exterior tras la mayor presencia policial y militar en la zona Esmeraldas, fronteriza con Colombia.

Las sustancias se movilizan hacia provincias como Sucumbíos y Carchi y luego hasta llegar a los grandes centros de acopio en Guayaquil y zonas aledañas, para ser trasladadas también hacia el sur del país, en la frontera con Perú.

En el Puerto de Esmeraldas se redujeron a cero las incautaciones de droga entre enero y el 11 de julio del 2018, en relación con el período similar del año pasado, según la Policía.

Pero la actividad narcodelictiva no cesó en los demás puertos y aumentó en los aeropuertos de Guayaquil y Quito.

A nivel de puertos, en los de Bolívar, en El Oro; y los ubicados en Guayaquil: Contecom, Fertisa, Simón Bolívar y Terminal Portuaria de Guayaquil (TPG), la droga incautada llegó a seis toneladas este año, en 23 casos. El año pasado fueron 22.

Marco Villegas, subdirector Nacional Antinarcóticos, explicó que aunque las incautaciones son menores en cantidad en los puertos, el número de casos es similar e incluso hay más detenidos este año.

Con respecto a los últimos casos de incautación de droga en Puerto Bolívar, Carlos Alulema, director Nacional Antinarcóticos, señaló que “es un efecto rebote cuando los narcotraficantes buscan otros lugares donde piensan que hay menos control”.

La ruta marítima es la más usada por las organizaciones
, igual como ocurre con el comercio exterior para exportar cacao, banano, pesca; el mar sirve para llevar grandes volúmenes de carga, explica el oficial. Hasta la fecha a escala nacional se han decomisado 44 toneladas de drogas; aproximadamente un 10% pertenece a los casos en la frontera norte.

Las inspecciones a la carga en Puerto Bolívar se hacen durante el día, ya que en la noche hay problemas de iluminación, y los buques también se revisan a pedido de las navieras. Así explicó Cristian Acevedo, jefe de la Unidad Antinarcóticos del puerto, que está operado por la firma privada Yilport, desde marzo del 2017.

La droga que se ha detenido llegó a través de la denominada modalidad de ‘gancho ciego’ que consiste en contaminar la carga exportable dentro del puerto. Se presume que trabajadores, conductores de camiones o empleados pueden ser los responsables.

En el último decomiso, el 13 de julio, fueron detenidos cuatro técnicos de un depósito donde arreglan y dan mantenimiento a los contenedores, ya que se encontraron los ladrillos de cocaína en las paredes y techos de la estructura.

En los puertos de Guayaquil también se ha contaminado banano, camarón y otros productos como el cacao. El objetivo es el envío de droga a los mercados europeos, de Estados Unidos y Medio Oriente.

Villegas reconoció que hoy “es una realidad” que las organizaciones ilícitas han sumado nuevos actores a la cadena: guardias de seguridad e incluso personal uniformado del Estado. Uno de estos casos se registró a inicios de mayo en el Puerto de Guayaquil.

En el operativo Libertad se detuvo a un guardia de seguridad y al timonero de un barco, donde se encontraron 42 paquetes tipo ladrillo, contaminados con 42 000 gramos de clorhidrato de cocaína.

Villegas añadió que hay un mayor control en las distintas vías del país, tras la identificación de nuevas rutas o la rehabilitación de otras antiguas que involucran a provincias como Napo, Orellana, Pastaza, Chimborazo, Pichincha y otros cantones del Guayas.

Solo en El Oro las incautaciones totales de droga se han reducido en peso, de 6 a 5 toneladas en el primer semestre, pero los casos ha aumentado. Esas capturas incluyen sustancias para el consumo interno y narcotráfico internacional. En los primeros seis meses del 2017 se registraron 91 casos y 188 detenidos y en este año, 234 casos y 264 detenidos.

Para la Policía Antinarcóticos de El Oro, la marihuana viene de Esmeraldas y la cocaína, para el tráfico y consumo local de los cantones fronterizos con Perú, Loja y Catamayo.

La droga que se pretende embarcar desde el puerto marítimo arriba desde la urbe porteña, Guayaquil.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (0)