31 de octubre de 2019 17:46

Averigüe si su barrio se quedará sin agua durante este feriado en Quito

La válvula que será reemplazada se ubica en la Central Recuperadora de Energía Paluguillo,  en el suroriente de la capital.

La válvula que será reemplazada se ubica en la Central Recuperadora de Energía Paluguillo, en el suroriente de la capital. Foto: Cortesía Epmaps

valore
Descrición
Indignado 9
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 2
Evelyn Jácome
Coordinadora (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Unas 36 horas les tomará a 70 trabajadores cambiar una de las válvulas principales del sistema que abastece de agua potable al norte de la ciudad. Para poder realizar la intervención, se deberá cerrar el flujo y suspender el servicio durante tres días a 10 sectores del norte y valles, donde habitan unas 700 000 personas.

Calderón, Carapungo, Llano Chico, Zámbiza, Nayón, Cumbayá, San Antonio de Pichincha, Calacalí, Cotocollao y Chaupicruz no tendrán agua desde el mediodía del viernes 1 hasta la noche del domingo 3 de noviembre de 2019.

La válvula forma parte del sistema Papallacta, por donde pasan 3 m3 de agua por segundo, de los 7,5 m3 que se consume en toda la ciudad. El líquido abastece principalmente a las plantas de tratamiento de Paluguillo y Bellavista.

La válvula lleva 13 años operando de manera correcta, pero la presión que ejerce el paso continuo del líquido la desgasta, por lo que es urgente reemplazarla. Lo explica Diego Meneses, subgerente de la Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento (Epmaps). Si no se lo hace, advierte, podría dañarse, lo que dejaría sin agua a estos sectores de Quito al menos por 10 días. El cambio programado, dice, es la mejor opción.


La válvula pesa cinco toneladas y tiene la forma de un trompo. Tiene 2,5 metros de largo y en su parte más ancha tiene de diámetro 1,5 m. Es la encargada de controlar el caudal del agua que pasa por la tubería. Dependiendo del consumo se regula para no tener desbordes en los tanques de almacenamiento. Si los tanques están llenos, deja pasar menos agua.

Los 70 obreros que se encargarán del cambio (entre ellos personas especializadas en sueldas), trabajarán con la ayuda de una pluma y dos grúas. La válvula que será reemplazada tiene un costo que bordea los USD 2 millones.

La intervención empezará la madrugada del viernes. Lo primero que se hará será cerrar la línea para suspender el paso del líquido por la tubería. Tomará cerca de ocho horas hasta que se vacíen por completo, entonces los obreros cortarán la válvula de acero que será reemplazada y que tiene dos centímetros de espesor. Una vez separada, se la retirará del lugar con la ayuda de las grúas. Debido al peso, maniobrarla es complicado. Debe haber una precisión exacta y milimétrica, asegura Meneses.

La tubería es esmerilada y adaptada a las medidas de la nueva válvula, la cual se instala con sueldas. Cada círculo de suelda toma cerca de ocho horas de trabajo, se deben hacer tres cordones. Entonces se la deja enfriar antes de iniciar las pruebas con agua, lo que toma aproximadamente seis horas.

Una vez que el trabajo finalice, se abrirá la línea. De no ocurrir ninguna novedad, dice Meneses, el domingo se enviaría el caudal hacia las plantas de tratamiento y luego a los tanques de distribución.

Ese mismo día, varios hidrantes de la ciudad se abrirán para sacar el aire de las redes, y también, para dejar salir el sedimento que debido a la presión del agua, se desprende.

Las redes se llenarían nuevamente entre las 20:00 y las 22:00 del domingo. Durante la noche, el sistema se presurizaría y la mañana del lunes 4 de noviembre el servicio se normalizaría por completo.

Alejandra Chicaiza tiene dos hijos y vive desde hace 12 años en Calderón, en el barrio Bonanza, uno de los afectados. Hasta la tarde de ayer, nadie le había notificado sobre el corte, pero cuando se pasó a vivir en ese sector no tenía agua regularmente y tuvo que comprar un tanque. Ahora lo utilizará para guardar el líquido.

Agua de Quito indicó que esta semana se encuentran haciendo visitas a barrios y escuelas para alertar sobre la suspensión. Colocarán anuncios en las agencias de pago y trabajarán con las UPC. Asimismo, enviarán mensajes SMS a los usuarios de esas zonas.

La empresa pondrá a disposición ocho tanqueros propios y 15 rentados para abastecer de agua a los sectores afectados. Los vehículos pasarán por las calles principales de los barrios el viernes, de 12:00 a 20:00, y el sábado y el domingo de 07:00 a 19:00.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (29)
No (14)