16 de agosto de 2019 00:00

28 entidades financieras se encuentran listas para la billetera móvil en Ecuador

El sistema de dinero electrónico era manejado por el BCE, pero no logró despegar.

El sistema de dinero electrónico era manejado por el BCE, pero no logró despegar. Foto: Archivo EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 36
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 7
Redacción Negocios
(I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Transferir dinero a una persona, pagar el taxi o las compras en una tienda desde el celular pronto será posible. La Junta de Política y Regulación Monetaria y Financiera aprobó esta semana las tarifas para las transacciones que se realizarán desde la billetera móvil (Bimo), que reemplaza al llamado dinero electrónico.

A partir de que se publique la resolución deberá transcurrir alrededor de un mes para que Bimo pueda ser usada por los clientes. Aunque la plataforma está lista desde el 2018, se requiere de tiempo para conectar adecuadamente la tecnología, explicó Julio José Prado, presidente de la Asociación de Bancos Privados (Asobanca).

El cliente podrá hacer varias transacciones a través de Bimo. De ellas, la Junta anticipó las tarifas de dos: enviar dinero y hacer retiros en efectivo. Marcos López, representante del Ejecutivo ante la Junta, dijo que la primera tendrá un costo de 9 centavos. El valor lo asume quien hace la transferencia, no quien la recibe.

Los retiros, en cambio, costarán 45 centavos, para desincentivar el uso de efectivo.

Otras transacciones como apertura de cuenta básica, consulta de saldo o de movimientos, desafiliación de usuario, bloqueo y cambio de contraseña no tienen costo.

Bimo es la aplicación creada por la banca privada para incrementar la bancarización y reducir el uso de efectivo.

Para usar la plataforma, el usuario debe tener un smart­phone e Internet.
En la página web de Bimo se puede hallar información sobre el funcionamiento del servicio, que será operado por Banred.

¿Cómo abrir una cuenta y hacer pagos desde la billetera móvil?


Pablo Narváez, gerente general de la firma, dijo que en total 28 entidades fueron certificadas hasta ayer para operar la plataforma; es decir, están listas. De ellas, 13 son bancos: Produbanco, Guayaquil, Pichincha, Internacional, Pacífico... También hay 8 cooperativas y 7 redes de cooperativas.

Las transferencias son sencillas y rápidas. El cliente únicamente debe ingresar el valor y escoger al receptor del dinero a través de varias opciones: el número de teléfono celular de la persona que recibirá el pago o el escaneo de los códigos QR, los cuales se colocarán como adhe­sivo en los negocios, taxis o buses.

La billetera móvil es el número celular del cliente y estará asociada a la institución financiera en la que mantiene la cuenta bancaria. Si no tiene una, el cliente la puede abrir desde la ‘app’ mientras se afilia a Bimo. La apertura de esta cuenta básica permitirá ampliar los servicios financieros para personas que no están bancarizadas, destacó el presidente de la Asobanca.

“No se requiere un monto inicial como requisito. Es una cuenta básica que tiene algunos límites en montos a transferir, pero es muy útil para personas que no están bancarizadas”, acotó Prado.

El primer paso es descargar la aplicación desde App Store o Google Play.
Una vez instalada, la plataforma solicita el ingreso del número celular; datos personales como nombre, número de cédula y fecha de nacimiento; pide escoger la institución financiera que prefiera; solicita ingresar una clave numérica de seis dígitos; y, finalmente, completar preguntas de seguridad e ingresar un código enviado como SMS.

Bimo mostrará un mensaje indicando que la afiliación se hizo con éxito.
A diferencia de las aplicaciones móviles que hoy tienen entidades financieras, los nuevos programas se enfocarán en operaciones de pequeños montos. El Presidente de la Asobanca explica que el sistema es seguro y amigable. “Bimo nos abre nuevas posibilidades. A futuro se podría usar para el pago de peajes o del pasaje en el Metro de Quito”.

El dinero electrónico, que estaba a cargo del Banco Central del Ecuador, cesó definitivamente en el 2018, en cumplimiento de la Ley de Reactivación Económica (2017) y dio paso a las plataformas privadas. En los cuatro años que funcionó no logró consolidarse y hasta hubo irregularidades detectadas por la Contraloría del Estado.

La principal inquietud que generaba la plataforma estatal era que podía ser una ventana para crear una moneda paralela al dólar, algo que siempre negaron las autoridades de la época. Hasta diciembre del año pasado, el Banco Central del Ecuador registraba 190 292 cuentas cerradas. Aparte, quedó un saldo de USD 2,6 millones en cuentas, cuyos propietarios no realizaron el trámite de cierre en el tiempo permitido. Esos recursos pueden ser retirados en el Central.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (25)
No (39)