3 de marzo de 2020 00:00

Autoridades intentan contener la propagación del covid-19

En calles del Centro Histórico de la capital, algunos ciudadanos usaban ayer, lunes 2 de marzo del 2020,  mascarillas y cubrebocas. Foto: Eduardo Terán/ EL COMERCIO

En calles del Centro Histórico de la capital, algunos ciudadanos usaban ayer, lunes 2 de marzo del 2020, mascarillas y cubrebocas. Foto: Eduardo Terán/ EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 19
Triste 4
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 2
Elena Paucar
y Valeria Heredia. (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Con la confirmación de seis casos de covid-19, Ecuador pasó de la fase uno a la dos en materia de transmisión del virus. Así, la mujer que llegó de España, país con alto riesgo de contagio, que dio positivo a la nueva cepa del virus, infectó a cinco personas de su entorno. Hasta el lunes 2 de marzo del 2020, se esperaba el resultado de la prueba a otro individuo que estuvo en el vuelo con la primera diagnosticada.

Las autoridades sanitarias realizaron exámenes para descartar o confirmar la presencia de la cepa covid-19 en dos personas más. Uno, aplicado a un oriundo de Santa Elena que presentó síntomas, resultó negativo. Pero, él no tuvo contacto con el caso índice (el primero). Es decir con la adulta mayor de 71 años, que llegó a Guayaquil desde Torrejón de Ardoz, España, el 14 de febrero.

Autoridades intentan contener la propagación del covid-19


“Aún no hay certezas, pero los coronavirus (al que pertenece el covid-19) pueden vivir de tres horas a nueve días en algunas superficies”, explica la infectóloga Carola Cedillo, de la red de expertos ReAct Latinoamérica.

Cuando el virus ingresa al cuerpo, los síntomas no se desarrollan de inmediato. Hay un periodo de incubación que va desde el ingreso de la cepa hasta el aparecimiento de los problemas respiratorios.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que es de dos a 14 días. También hay estudios que hablan de hasta 21, precisa la infectóloga.
Si la persona ya ha desarrollado síntomas como tos o secreción nasal hay altas probabilidades de que contamine a otros. Esteban Ortiz, docente de la UDLA, señala que cada infectado puede contagiar a cuatro más, según el índice R0: indicador que mide la propagación de la cepa.

“Acá (en Ecuador) el contagio fue de una persona a cinco más. Es llamativo, por lo que sí pueden aparecer más casos”.

La enfermedad se propaga de persona a persona a través de pequeñas gotas de saliva o secreción nasal. Estas se transmiten cuando el contagiado tose, estornuda o exhala.

En ocasiones, estas gotitas caen sobre objetos y superficies. Si alguien los manipula y luego se toca ojos, nariz o boca puede darse una transmisión.
Ernesto Carrasco, presidente de la Federación Médica Ecuatoriana, anota que investigaciones de revistas científicas, como The New England, dan algunas pistas de la evolución del virus en el mundo.

Un estudio aplicado a 1 099 pacientes de China, donde surgió la enfermedad, revela que la letalidad del covid-19 alcanza al 1,4% de cada 100 casos reportados; y que hay más riesgo de complicaciones en mayores de 50 años, que tienen otras enfermedades como diabetes.

Mientras tanto, la tasa de contagio se ubica en 2,2%. Es decir, por cada caso confirmado pueden surgir dos nuevos.

Carrasco puntualiza que la epidemia en China tiende a estabilizarse. No así en Ecuador donde, según opina, hay la posibilidad de un aumento de casos importados, por el alto flujo migratorio desde Europa.

“En este momento la responsabilidad recae sobre los ciudadanos. Las personas con síntomas respiratorios, por mínimos que sean, deben aislarse por voluntad propia y buscar atención en centros públicos”.

Los estudios internacionales alertan sobre los signos de la enfermedad. El 88% de los casos analizados tuvo fiebre elevada y en la evolución de la enfermedad apareció la tos seca. Luego puede haber neumonía: dificultad respiratoria o cansancio al mínimo esfuerzo.

El aislamiento es una de las medidas aplicadas por el Ministerio de Salud en los cinco casos positivos vinculados a la primera paciente. Ellos permanecen en sus domicilios, por tener síntomas leves.

El infectólogo Washington Alemán, de la UEES, comenta que el aislamiento debe aplicarse según la complejidad del cuadro. Uno grave requiere atención en cuidados intensivos. Uno moderado, hospitalización en zona de aislamiento.

“Y si los síntomas son leves, se puede aplicar la internación domiciliaria -dice Alemán-, si la casa cumpliera con condiciones mínimas como: una familia responsable, cuarto independiente, ventilado. Todo bajo supervisión de Salud”.

Para evitar una circulación mayor del virus es necesario reforzar la vigilancia: seguimiento y aislamiento a quienes se contactaron con el caso inicial o que viajaron a zonas con alto riesgo de contagio.

Mencionó que en Wuhan, epicentro epidemiológico del virus en China, se manejaron altos criterios de prevención. Entre ellos un bloqueo total de los casos, por lo que ha bajado la incidencia o el aparecimiento de nuevos en esa área.

En Ecuador se debe detener un contagio comunitario, es decir, una propagación mayor de diagnósticos positivos, según Gina Watson, de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en el país. Para ello es necesario promocionar medidas de higiene.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (14)
No (5)