13 de agosto de 2018 00:00

Augusto Barrera: ‘El entorno del Presidente se modificó’

Augusto Barrera, excoordinador del área social. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Augusto Barrera, excoordinador del área social. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 75
Triste 26
Indiferente 34
Sorprendido 9
Contento 32
Mariela Rosero
Editora (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Entrevista a Augusto Barrera, excoordinador del área social

El jueves, en medio del proceso de postulación a cupos en institutos y universidades, tras el Ser Bachiller, Augusto Barrera renunció a la Secretaría de Educación Superior (Senescyt). Luego de 14 meses en ese cargo, ayer habló de su posición en el Gabinete como coordinador del área social.

¿Qué le hizo renunciar de modo tan sorpresivo?

Reconozco el apoyo del Presidente a mi gestión en Senescyt; él nos planteó ampliar la oferta. Pasamos de 64 000 a 120 000 cupos en un año; normalizamos la relación con universidades y modificamos una LOES restrictiva. Pero yo tenía otra función en el Gabinete, y en torno a eso he tenido un punto de vista diferente.

¿A qué se refiere?

Una función clave y poco visible fue la de coordinar el Consejo Social. Mi responsabilidad ha sido proteger la calidad y la cobertura de servicios sociales y se han presentado matices en las visiones. Es inaceptable afectar la calidad de los servicios. Lo he dicho muchas veces de modo interno.

En un tuit, el 6 de agosto, escribió: “Una cosa es optimizar la inversión social y cada centavo para evitar despilfarro, otra ajustar por el lado de los débiles y afectar servicios sociales y derechos”. ¿Por qué?

Comparto el diagnóstico sobre la gravedad de la situación económica y la necesidad de avanzar rápido en acciones para enfrentar eso. Mi posición no es ni de defensa ni de indolencia ante la crisis, pero creo que se debe evitar que finalmente los más necesitados terminen cargando con todo.

En concreto, ¿cómo ellos serán los afectados?


El Plan de Reactivación Económica genera incentivos y apoyos a sectores empresariales, que tienen un costo fiscal. Se dejará de recaudar tributos, que se usan para pagos de servidores.

¿En el Gabinete ya se habló de consecuencias?

En las últimas semanas ese ha sido un tema y he expresado mi posición. El Presidente tiene toda la libertad de configurar el equipo y cada ser humano de mostrar su posición, se supone que estamos en un contexto de libertad y yo ejerzo responsablemente mi función de coordinador de lo social.

¿Qué tanto bien le hace a un Gobierno que se dice progresista tener a un Ministro que proviene de las cámaras?

Estoy convencido de que el Gobierno debe ser crítico respecto del pasado en un campo progresista, de defensa de derechos, de una izquierda que consolide instituciones democráticas. La gente votó por eso. Se pueden establecer mecanismos de consenso y articu­lación que faciliten la inversión. Pero eso no supone asumir a pie juntillas la agenda de un sector del país.

¿Qué sector es ese?

Me preocupa que en términos del debate social hay voces muy fuertes del sector empresarial. Se han debilitado las voces que defienden derechos. Esas son cercanas al sentir del propio Presidente. Le guardo gratitud, aprecio y respeto. Deseo que el Gobierno salga adelante, pero sin duda ahora mi visión es incompatible.

¿Ud. dejó de ser el más oído y pesan más Cuesta, Roldán, Martínez...?

Es evidente que hay una modificación importante en el entorno presidencial. Sé que la cabeza es el Presidente y hay otra visión, otra lógica. Actúo con lealtad en relación al plan de Gobierno. Es imposible plantearse Misión Ternura si no hay un pie de fuerza desde Salud, o ampliar la oferta técnica y tecnológica sin docentes y seguir con el Programa ABC sin profesores. No coincido con quien dice que hay que sacar un montón de gente.

¿Cuánto pesó en su renuncia la presentación oficial de Vamos?

Es mi concepción sobre el ejercicio político. Estoy distanciado de (Alianza) País desde 2014. La tesis de construcción de un frente más amplio ha sido compartida por el Presidente. He acompañado luchas de movimientos sociales desde hace 35 años.

También acompañó a Rafael Correa...

Sí, le molestaba que la izquierda no se fundó con él.

¿A. País no tiene futuro?

No, sí le veo. Pero su tarea fundamental ahora es reconectarse con la sociedad.

¿Piensa en la Alcaldía de Quito?


No ha estado en mi cabeza, pero hoy me ocuparé más de la situación de la ciudad.

Trayectoria. Fundador de Alianza País; se desafilió el jueves. Fue Alcalde de Quito. Perdió la reelección con Rodas. Vuelve a dirigir el Centro de Investigación de Política Pública de la Flacso.

Punto de vista. El movimiento Vamos es una corriente que busca el encuentro de organizaciones sociales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (46)
No (82)