4 de septiembre del 2020 13:05

Tribunal de casación del caso Sobornos da su veredicto el lunes 7 de septiembre; Correa dice que tratan de inculparlo

El expresidente Rafael Correa habló en la audiencia de forma virtual, este viernes 4 de septiembre del 2020. Foto: EL COMERCIO

El expresidente Rafael Correa intervino en la audiencia de casación de forma virtual, desde Bélgica, este viernes 4 de septiembre del 2020. Foto: EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 11
Triste 52
Indiferente 5
Sorprendido 1
Contento 142
Redacción El Comercio

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Jamás he permitido un soborno”. Pasado el mediodía de este viernes 4 de septiembre del 2020 el expresidente Rafael Correa intervino en la audiencia de casación, un recurso con el que busca anular la sentencia por cohecho dictada en dos instancias en la Corte Nacional de Justicia de Ecuador dentro del caso Sobornos. “Para tratar de inculparme se han inventado nombres como arroz verde, sobornos y cuadernos escritos en un viaje”, aseveró.

Durante dos días, los magistrados Javier de la Cadena, Milton Ávila y José Layedra escucharon los alegatos de 16 procesados, así como también la postura de la fiscal general del Estado, Diana Salazar, y del procurador general del Estado, Íñigo Salvador. Cerca de las 13:00 de este viernes, los tres integrantes del Tribunal se retiraron de la Sala de Audiencias de la Corte para deliberar. El lunes 7 de septiembre del 2020, a las 15:00, darán a conocer su veredicto.

El recurso de casación no se pronunciará sobre la responsabilidad penal de los inculpados. En esta última instancia judicial el Tribunal revisará que se hayan aplicado e interpretado las normas de forma idónea durante el proceso judicial; así como que la sentencia esté motivada (sustentada legalmente) y que no haya dejado omisiones por resolver ni hubiese sido concedida más allá de lo demandado.

Si es que el Tribunal acepta la casación, puede declarar la nulidad de parte de lo actuado y devolver el expediente a un juez inferior para que dicte una nueva sentencia o puede dictarla directamente, para corregir el vicio detectado, de ser el caso.

Según la fiscal Diana Salazar, los procesados conformaron una estructura criminal que recibió millones de dólares en sobornos entre el 2012 y el 2016, en el gobierno de Correa. 

En dos instancias, jueces de la Corte Nacional sentenciaron a los implicados. Tras analizar las pruebas, ellos señalaron que se comprobó que existía una estructura de corrupción en Carondelet, a través de la cual contratistas del Estado entregaron aportes ilegales para financiar actividades políticas de Alianza País, entonces movimiento político de Correa.

Los jueces, al pronunciar la sentencia, indicaron que en esta trama hubo “un nivel jerárquico superior”, es decir que los pagos indebidos eran reportados a Correa y al vicepresidente Jorge Glas. Por eso, ellos fueron sentenciados como autores mediatos del delito de cohecho.

El Código Orgánico Integral Penal (art. 280) tipifica ese delito y castiga a los servidores públicos por recibir o aceptar, por sí o por interpuesta persona, beneficio económico indebido para hacer, omitir, agilitar, retardar o condicionar cuestiones relativas a sus funciones, o para cometer otro delito. Del mismo modo, castiga a las personas ofrecen a un servidor público un beneficio económico indebido u otro bien de orden material para hacer, omitir, agilitar, retardar o condicionar cuestiones relativas a sus funciones.

Según la Fiscalía, los aportes ilegales dados por empresarios al movimiento político del correísmo desembocaron en contratos del Estado a su favor.


El recurso de casación a la sentencia del caso Sobornos fue planteado en la Corte por Correa y los exfuncionarios de su régimen Jorge Glas, Alexis Mera, Vinicio Alvarado, Christian Viteri, Viviana Bonilla, Pamela Martínez y Laura Terán. También plantearon el recurso los empresarios William Philips, Mateo Choi, Víctor Fontana, Pedro Verduga, Teodoro Calle, Bolívar Sánchez, Édgar Salas y Ramiro Galarza.

En su intervención de forma virtual, desde Bélgica, Correa dijo: “Es una persecución política, están destruyendo familias por perseguirme a mí”.

Luego aseguró: “En el 2015 realizamos el contrato Puerto de Manta. ¿Cómo vamos a sobornar a una empresa? Me acusan por USD 6 000 de un préstamo que hice al fondo de solidaridad y que pagué hasta el último centavo. No buscan la verdad, buscan destruir. Señores magistrados en sus manos está el parar esto. Interpol les rechaza todo, Bélgica se les ríe”.

Luego de esta intervención vino el exsecretario jurídico de Correa, Alexis Mera. “Enfrento a la justicia, por eso estoy encerrado en mi casa. Si dicen que tengo toda la plata del mundo ya no estuviera aquí, estuviera en México, Argentina, pero estoy encerrado con siete policías en mi casa. No voy a apoyar a un proyecto político jamás, así me vaya a la cárcel”. Tras lo manifestado por Mera habló el empresario Pedro Verduga y finalizó la audiencia. Los jueces se retiraron a deliberar para dar el fallo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (66)
No (24)