12 de mayo de 2020 00:00

Las cortes y las notarías atienden de forma parcial

En la Notaría 84, en el sur de Quito, se atendió con estrictas normas de bioseguridad. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO.

En la Notaría 84, en el sur de Quito, se atendió con estrictas normas de bioseguridad. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO.

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Diego Puente
Redactor (I)

El protocolo de bioseguridad se repitió en los ingresos a la Corte Nacional (CNJ), cortes provinciales y notarías. El lunes 11 de mayo del 2020 fue el primer día que estas oficinas abrieron sus puertas al público de forma parcial.

Los usuarios de justicia y los funcionarios portaban mas­carillas y guardaron una distancia prudencial.

En la CNJ, en el norte de Quito, un funcionario con traje blanco, guantes, cubrebocas y visor se ubicó en la puerta de ingreso. Desinfectaba con un aspersor y alcohol a jueces, abogados y fiscales. En la planta baja se habilitó una ventanilla para receptar escritos.

La apertura de las cortes responde a una resolución del Consejo de la Judicatura para que los magistrados resuelvan los procesos judiciales. Por ejemplo, Jorge Luis Ortega, defensor de Walter Solís, exsecretario del Agua, anunció que esta semana acudirá a la Corte para presentar la apelación de la sentencia contra su cliente.

Además, en su visita a la CNJ dijo que pedirá una copia del fallo ampliado. Señaló que los juzgadores aumentaron 300 hojas más a la sentencia escrita del caso Sobornos, que inicialmente tenía 400 páginas. Por este hecho dejará otro escrito dirigido para la Sala Penal.

En las cortes provinciales también se abrieron buzones para que los abogados dejasen sus recursos en físico. En los exteriores de la Corte Provincial de Pichincha, en el sector de La Pradera, los guardias pedían a los juristas que se enfilaran y mantuviesen una distancia de al menos 2 metros.

En las notarías, la atención fue similar, aunque en cada una se implementaron medidas de bioseguridad para retomar el trabajo tras dos meses de paralización. Alexis Jurado es el representante de la Notaría 84 de Quito. Ayer atendió 10 casos para reconocimiento de firmas, traspaso de vehículos, declaraciones juramentadas, entre otros trámites.

El lunes 11 de mayo del 2020 en la Corte Nacional se habilitó la planta baja para la recepción de documentos. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO.

El lunes 11 de mayo del 2020 en la Corte Nacional se habilitó la planta baja para la recepción de documentos. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO.


Durante la última semana dijo que capacitó y dotó a los trabajadores para que usaran trajes de protección. También se pintaron círculos en el suelo para mantener la distancia dentro y fuera de la oficina.

Incluso la persona encargada de los cobros tiene un protocolo para desinfectar el dinero en efectivo que ingresa.

Para la Judicatura, el restablecimiento de las actividades judiciales será progresiva. En esta primera fase, los jueces no ordenarán citaciones físicas. Es decir, ninguna persona será convocada a audiencia.

Sin embargo, sí están habilitadas las audiencias virtuales en los casos de flagrancia. En una segunda fase, que arranca el 18 de mayo, se reanudarán las actividades en los juzgados, unidades judiciales, tribunales de lo Penal, de lo Contencioso Administrativo y de lo Contencioso Tributario. Pero la atención será a puerta cerrada y habrá ventanillas para depositar los escritos.

El uso de plataformas de videoconferencias se priorizará para los magistrados que tengan más de 60 años de edad, para las juezas que se encuentren embarazadas, en periodo de lactancia o que tengan enfermedades crónicas.

Como parte del programa de justicia virtual, la Judicatura impulsa el uso de la firma electrónica. Así, los juristas podrían presentar sus escritos sin salir de casa. El consejero Fausto Murillo dijo que el lunes también se inició la recepción de documentos mediante una ventanilla virtual, que se habilita desde las 08:00 hasta las 13:00. Para este trámite se requiere una firma electrónica.

Abogados señalaron inconvenientes en la obtención de la firma. La jurista Paulina Araujo, por ejemplo, contó que el proceso dura cuatro días.

El abogado Gabriel Vanegas indicó que debe presentar un recurso esta semana para continuar con la defensa de su cliente, pero que no ha podido obtener la firma electrónica por más de una semana. Por lo que presentará recursos por escrito. Señaló que otros abogados ni siquiera tienen el dinero (USD 26) para iniciar el trámite, debido a la falta de trabajo en estos dos meses.

Las notarías de Guayaquil también recibieron a clientes, pero lo hicieron previa cita.

MÁS SOBRE LA EMERGENCIA SANITARIA

Noticias
Medidas de protección
Mapa de infectados
Glosario
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)