Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 15 de junio del 2021
La Asamblea retoma este 15 de junio las sesiones pre…
La lista oficial de especies de mamíferos crece en Ecuador
El Metro de Quito afronta dos realidades opuestas
En Durán hay temor por grupos que se dedican al sicariato
Habitantes de la parroquia Telimbela, en Bolívar, vi…
USD 7600 millones deja de percibir Ecuador por evasi…
Segundo año de graduaciones en época de pandemia

Testimonio de inseguridad en Quito: ‘Los delincuentes me apuñalaron en la pierna para robarme la bicicleta en la Ruta Viva’

Un joven fue herido en su pierna y manos, durante el ataque que sufrió cuando le robaban su bicicleta en la Ruta Viva, nororiente de Quito. Foto:  Cortesía

Un joven fue herido en su pierna y manos, durante el ataque que sufrió cuando le robaban su bicicleta en la Ruta Viva, nororiente de Quito. Foto: Cortesía

Un joven fue herido en su pierna y manos, durante el ataque que sufrió cuando le robaban su bicicleta en la Ruta Viva, nororiente de Quito. Foto: Cortesía

Cristopher (nombre protegido) es un deportista de 20 años
que sufrió un asalto a las 05:15 de ayer, martes 29 de septiembre del 2020, en el kilómetro 8 de la Ruta Viva, una carretera que conecta a Quito con Cumbayá, Tumbaco y Puembo, valles de la capital.

El hecho ocurrió mientras el joven cicleaba con dirección a Papallacta. A continuación su testimonio:

“Yo siempre utilizo bicicleta para movilizarme a todas partes, incluso para trabajar en mi emprendimiento. No me movilizo en carro por respeto al medio ambiente y por hacer deporte.

A las 04:00 de ayer, yo salí de mi casa en bicicleta con dirección a Papallacta, una parroquia turística ubicada a una hora y media de Quito en la provincia del Napo. Mi intención era quedarme allá en un hostal y visitar el parque Cayambe Coca. Quería bañarme en una cascada y relajarme, alejarme del tráfico de la ciudad.

Un amigo me iba a acompañar, pero al final no pudo hacerlo y decidí viajar solo. Llevaba mi celular y mi bicicleta. A las 05:00 llegué a la Ruta Viva y avanzaba con normalidad. A la altura del kilómetro 8, observé una camioneta blanca y un hombre se bajó de ese vehículo.

Parecía que él iba a orinar y no le di importancia. Cuando pasé junto a ese carro no hubo problemas y avancé. Un minuto después sentí que la camioneta se me pegó. Frené y sentí un fuerte golpe por la espalda que me tumbó al piso.

Luego se me acercaron cuatro hombres que empezaron a quitarme
mis pertenencias. Me resistí a que me arranchen el teléfono celular y me apuñalaron en la pierna. Ellos gritaban ¡cállate! ¡cállate! No les alcancé a ver la cara porque me atacaron en segundos. Vi lo que subieron la bicicleta al balde y huyeron.

Por la adrenalina, no sentí mucho dolor cuando me agredieron con arma blanca. Luego, regresé a ver mi pierna y observé que sangraba abundantemente. Comencé a caminar para pedir ayuda y los conductores de los vehículos no paraban para auxiliarme.

Les gritaba ¡ayuda! Les hacía señas, pero se iban de largo sin tomarme en cuenta. Cojeaba mucho y así avancé hasta la garita de un conjunto residencial. Pedí ayuda al guardia. Sentía preocupación porque perdía mucha sangre.

El celador llamó a una ambulancia y los paramédicos me dijeron que era una herida superficial. Por suerte, la masa muscular de mi pierna me protegió y el cuchillo no se hundió mucho. Si lo clavaban unos centímetros a la izquierda del sitio en donde me hirieron, podían destruir una arteria y posiblemente moría desangrado antes de que llegue la ambulancia.

Me suturaron tres puntos y me dieron de alta. En mis 20 años, es la primera vez que me roban. Por eso iba con demasiada confianza.

Los policías me dijeron que ellos se iban a encargar de la denuncia. Sin embargo, tengo muy poca fe de recuperar mi bicicleta y teléfono celular. Lo clave es que la gente tenga cuidado y no salga sin compañía a hacer deporte u otras actividades porque hay mucha delincuencia”.