5 de septiembre de 2018 21:14

Un nuevo ataque al ganado vacuno se registró en la parroquia Pastocalle, en Latacunga

Un animal desconocido volvió atacar hoy, miércoles 5 de septiembre del 2018, el ganado de los habitantes del barrio Milagro de la parroquia Pastocalle, en Cotopaxi. Foto: Archivo particular

Un animal desconocido volvió atacar hoy, miércoles 5 de septiembre del 2018, el ganado de los habitantes del barrio Milagro de la parroquia Pastocalle, en Cotopaxi. Foto: Archivo particular

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 3
Indiferente 0
Sorprendido 3
Contento 0
Modesto Moreta

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Un animal desconocido volvió atacar hoy, miércoles 5 de septiembre del 2018, el ganado de los habitantes del barrio Milagro de la parroquia Pastocalle, del cantón Latacunga, en Cotopaxi.

Los moradores del sector encontraron otra res con heridas profundas en el estómago, rasguños provocados por grandes garras y con desmembración de la cola. Según los vecinos, 30 animales han muerto en los últimos tres meses y medio en la zona.

La noche del martes 4 de septiembre del 2018, los moradores del barrio Milagro se reunieron en asamblea barrial y resolvieron trabajar en conjunto con las autoridades de la provincia para resolver este problema. Es más, los técnicos de la Fundación Oso Andino colocaron cuatro cámaras e igual número de trampas para atrapar o identificar a los depredadores.

Ángel Yánez, coordinador de Comunicación de la Fundación Oso Andino, dijo que en 25 años de trabajo han ocurrido casos similares en otras partes del país. “Descarta el ataque de osos o pumas, sino de perros ferales (abandonados) por las huellas y las características de las heridas”.

Explicó que no debe alarmar a la gente que se trataría de animales silvestres, puesto que no tienen este tipo de conducta. Un oso mataría a su presa y lo arrastraría, mientras el puma arrancaría un pedazo grande carne y se marcharía. “Lo que vemos es que las reses son atacadas por perros que actúan en una jauría”.

José Aucalla, vecino de Milagro, dijo que los técnicos dicen que son perros salvajes. “No estamos convencidos con lo que nos informan, creemos que es un animal salvaje de la reserva ecológica. Matan los animales, se chupan la sangre, se comen parte de la res y se van”.

Explica que están preocupados porque la crianza de los animales es el único sustento económico de las familias. Los habitantes se dedican a la venta de leche y de ganado para carne. Y si se mueren los vacunos, no contarán con un sustento que ayude a financiar los gastos de la casa”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)