10 de August de 2009 00:00

Ascázubi ofreció su vivienda para preparar la subversión

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Las gruesas paredes de la vivienda ubicada en las calles Junín y Flores están descoloridas. La casa de dos pisos colinda con el convento de Santa Catalina de Siena.  

En ese lugar, hace 200 años, los próceres del 10 de Agosto de 1809  realizaron ahí una de las reuniones para preparar el plan de  la gesta libertaria. En el inmueble habitaba Francisco Javier de Ascázubi.
 
Este personaje nació en Quito y fue teniente coronel. Él se dirigió  a las provincias en   apoyo a la revuelta con poco armamento. A su mando las tropas marcharon hacia el  norte para contener a las   fuerzas realistas de Popayán. Ascázubi fue  una de las víctimas de la masacre del 2 de Agosto de 1810.
 
Sor Mercedes, directora del convento de las madres catalinas,  no sabía que el prócer haya habitado en ese sitio,  pero  afirma que según una leyenda Ascázubi  mandó a pintar la capilla de ese templo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)