3 de diciembre de 2019 16:58

Asambleístas experimentaron la discapacidad en carne propia por un día

El asambleísta Patricio Donoso llegó al Legislativo con los ojos vendados como una forma de sensibilización para con las personas con discapacidad. Foto: Twitter @DonosoEcuador

El asambleísta Patricio Donoso llegó al Legislativo con los ojos vendados como una forma de sensibilización para con las personas con discapacidad. Foto: Twitter @DonosoEcuador

valore
Descrición
Indignado 6
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Agencia EFE

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Un grupo de asambleístas experimentó este martes  3 de diciembre del 2019 las vivencias de una persona con discapacidad con el objetivo de sentir en carne propia sus necesidades y legislar a su favor con una mayor sensibilidad.

El ejercicio de sensibilización se desarrolló al conmemorarse este 3 de diciembre el Día Internacional de las personas con Discapacidad e involucró a legisladores sin distinción ideológica.

Susto y molestia

Los legisladores Raúl Tello, Mauricio Proaño y Patricio Donoso, ingresaron con los ojos vendados por la puerta principal del Parlamento, en lo que se convirtió en una experiencia conmovedora, que despertó en ellos una mayor empatía hacia las personas con alguna discapacidad.

"Uno pierde la noción de la ubicación, de todo lo que está alrededor, lo único que se escuchan son voces", dijo Tello antes de señalar que aunque recorrieron unos 50 metros con los ojos vendados, le parecieron quinientos por la inseguridad al dar cada paso.

Legislador desde hace dos años y medio, Tello destacó que todos quienes tienen alguna representación con la que puedan apoyar a las personas con discapacidad, lo deben hacer a diario pues lo relativo a la inclusión debe superar las palabras y llegar a la acción.

"La inclusión y la accesibilidad tiene que ser políticas de Estado. Creo que en la Constitución y la Ley de Discapacidades encontramos en cada espacio las palabras inclusión, accesibilidad, pero ya en la cuestión práctica, lamentablemente creo que está muy lejos de (que) aquello sea una realidad", dijo.

De su lado, el legislador Proaño se mostró molesto consigo mismo pues "a veces no nos ponemos en los zapatos de los otros para poder hacer la legislación".

"Aquí (en la Asamblea) no tenemos gente con discapacidad. Si quiere venir una persona con discapacidad, aquí tiene cualquier cantidad de obstáculos", agregó antes de apuntar que en el país existe normativa para las construcciones, pero no siempre se cumple.

¿Sociedad solidaria?

La experiencia de la sensibilización se realizó sin interrupciones de la jornada normal de trabajo en la Asamblea por lo que muchos se sorprendieron al ver a colegas con los ojos vendados y con bastón intentando ingresar en el pleno.

"La gente no ayuda. Uno tiene un problema y lo lógico sería que alguien venga y le ayude, (pero) lo que hizo mucha gente es pasar rápido como que yo le corté el tiempo a las personas", explicó Proaño al recalcar que si no hay sensibilidad "siempre vamos a tener una sociedad injusta".

Y confesó que al abrir los ojos tras la experiencia de sensibilización se dio cuenta "de que había más obstáculos de los que uno piensa cuando entra con normalidad".

La inseguridad a la hora de dar los pasos con los ojos vendados también fue evidente en Donoso que, pese a avanzar con su mano sobre el hombro de una guía, movía incesantemente el bastón de un lado a otro, a veces sin topar el piso, en la búsqueda de alguna referencia espacial.

La legisladora Gloria Astudillo se sumó al ejercicio al ingresar en el pleno de la Asamblea en una silla de ruedas y llegó a su escaño con las lágrimas a punto de brotar.

"El hacer este ejercicio es fuerte", dijo con la voz entrecortada al declararse conmovida por lo que la gente con discapacidad debe vivir a diario.

¿Soluciones transformadas en trampa?

Astudillo se alegró de que el país haya avanzado en temas de infraestructura accesible, pero subrayó en la necesidad de que hayan mayores estudios al momento de determinar los sitios y los mecanismos que se usan para facilitar el acceso a las personas con discapacidad.

"Es lamentable que muchas de las soluciones que se están dando ahora, más bien son trampas pues no son soluciones técnicas", indicó Sandra Esparza, arquitecta con especialidad en accesibilidad y diseño universal.

Habló, por ejemplo, de bandas podotáctiles que se han colocado en la ciudad bordeando jardineras o basureros, "es decir que el usuario de bastón va a terminar mareado y sin llegar a ningún lugar".

Por ello, consideró que el ejercicio realizado este martes 3 de diciembre en la Asamblea puede sensibilizar el accionar del Legislativo al momento de elaborar sus leyes, así como de la sociedad en general.

En 2007, ella mismo se sentó en una silla de ruedas para analizar las necesidades de las personas con discapacidad antes de diseñar un parque inclusivo en Ecuador, considerado un lugar ejemplo de accesibilidad en el país.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (5)