Arancel de hasta 30% tienen los artículos deportivos importados

Steven Saá, quien fue ciclista profesional de montaña, labora en la tienda Only Bike. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Steven Saá, quien fue ciclista profesional de montaña, labora en la tienda Only Bike. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Steven Saá, quien fue ciclista profesional de montaña, labora en la tienda Only Bike. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

La futura eliminación del 30% de arancel a bicicletas de competencia importadas despierta optimismo. No obstante, a criterio de deportistas, comerciantes y expertos tributarios consultados, para estimular la práctica de este deporte, y otros, se requiere de medidas más planificadas y amplias.

El histórico triunfo del carchense Richard Carapaz, en el Giro de Italia, el domingo pasado, motivó al presidente Lenín Moreno a anunciar esa acción, sin mencionar más detalles.

Lo relativo a la creación, modificación o eliminación de aranceles es competencia del Comité de Comercio Exterior (Comex), mediante resoluciones específicas. No requiere de una reforma legal que pase por la aprobación de la Asamblea.

Una bicicleta de competencias, dependiendo de sus componentes, puede costar entre USD 700 y USD 9 000, o incluso más. Al ser un producto caro, las tiendas especializadas en el país venden el artículo bajo pedido a sus clientes.

Algunos almacenes optan por importar las partes y ensamblarlas en sus talleres, puesto que las piezas están gravadas con el 15% (la mitad del arancel de las bicicletas completas). Es una estrategia para abaratar los precios, comentó Pedro Rodríguez, quien fue ciclista profesional y campeón bolivariano. Es dueño de Águila Importaciones.

Si bien saluda la iniciativa, señala que se deben revisar los costos de los implementos, promover más competencias internas, promocionar a los deportistas y crear incentivos que estimulen el patrocinio de la empresa privada.

Steven Saá fue campeón nacional de ciclismo de montaña, ahora atiende el almacén familiar especializado Only Bike. Él también considera que el apoyo al ciclismo va más allá del tema arancelario. Anotó que los precios de los productos bajarían, pero se necesitan acciones complementarias.

No solo los deportistas profesionales resultarían beneficiados con precios más bajos sino la ciudadanía en general, lo que influirá en el volumen de ventas, destacó Agustín Zambrano, del establecimiento Moto & Cycle.

Implementos como el calzado, indumentaria y llantas están gravados con el 15% de arancel y los cascos para deportistas, con el 30%. El precio de un casco de competencia va desde USD 100 en adelante.

El 11 de julio del 2016, el Ministerio del Deporte, entonces a cargo de Xavier Enderica, expidió el Acuerdo Ministerial 388, que establece excepciones arancelarias para artículos deportivos en general.

La normativa permite la importación de implementos libres de tarifas o recargos arancelarios. Está dirigido a la Federación Deportiva Nacional del Ecuador (Fedenador), el Comité Olímpico Ecuatoriano (COE), las federaciones deportivas provinciales, y las federaciones ecuatorianas por deporte, incluida la de Deporte Adaptado y/o Paralímpico.

Para beneficiarse, los organismos deben realizar ocho diligencias, entre las que están solicitar autorización de importación al Ministerio del Deporte (hoy extinto), obtener un certificado del Sercop que avale que el producto requerido no se produce en el país, y presentar una carta que justifique el origen de los fondos para la importación.

La Federación Ecuatoriana de Ciclismo no ha aprovechado el acuerdo, por falta de recursos, dijo Oswaldo Hurtado, presidente del gremio que agrupa 1 200 deportistas.

“El presupuesto que nos dan nos alcanza para comprar llantas, tubulares y esas cosas para cuando la bicicleta se daña, pero no para adquirir bicicletas”, afirmó el directivo, y agregó que aquello representa egresos anuales de USD 7 000.

Este Diario consultó este lunes 3 de junio del 2019 a la Subsecretaría del Deporte el número de solicitudes recibidas y aprobadas, tipo, monto y volumen de implementos comprados, y cuántos deportistas se han beneficiado. La entidad indicó que enviará las respuestas este martes.

Sofía Aulestia, propietaria de la tienda de escalada Monodedo, espera que la intención del Gobierno se extienda a más disciplinas y abarque insumos y materias primas, para facilitar la producción local.

Para David López, jefe técnico de la Cámara de Comercio de Quito, la medida no abona a las necesidades económicas del país, se requiere de un análisis profundo sobre el impacto de los aranceles en general.