A dos años de la aprobación del matrimonio igualitar…
SRI no requerirá firma electrónica para trámites en línea
Precio de gasolina extra y ecopaís subió 18,8% en cu…
Balnearios de Salinas, Manta y Playas reciben turist…
Clausura de 9 establecimientos y suspensión de event…
Policía encuentra a niña que había sido reportada co…
Familias acudieron al Parque Bicentenario, este sába…
Ecuador registra 438 108 casos de covid-19; 987 cont…

La Pontificia Universidad Católica del Ecuador cumple 74 años

Este centro de educación superior privado fue fundado en 1946, por la Compañía de Jesús, a la cabeza el cardenal Carlos María de la Torre y el catedrático Aurelio Espinosa Pólit.

Este centro de educación superior privado fue fundado en 1946, por la Compañía de Jesús, a la cabeza el cardenal Carlos María de la Torre y el catedrático Aurelio Espinosa Pólit.

Este centro de educación superior privado fue fundado en 1946, por la Compañía de Jesús, a la cabeza el cardenal Carlos María de la Torre y el catedrático Aurelio Espinosa Pólit. Foto: Archivo EL COMERCIO

Tras el feriado, el próximo miércoles, 4 de noviembre del 2020, la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE) se alista para celebrar sus 74 años de vida institucional. Y se prevén varios eventos que serán transmitidos por Facebook Live de la institución.

Este centro de educación superior privado fue fundado en 1946, por la Compañía de Jesús, a la cabeza el cardenal Carlos María de la Torre y el catedrático Aurelio Espinosa Pólit. La primera facultad en activarse fue la de Jurisprudencia, luego Economía, Ciencias de la Educación e Ingeniería Civil.

Justo para el miércoles se prevén varias actividades. Primero, el foro de rectores con el tema: ‘La universidad jesuita en tiempos de transformación social’, previsto para las 10:30. Y en la tarde, a las 15:00, el panel de historiadores: ‘400 años de presencia de la Compañía de Jesús en la Educación Superior’.

Mientras tanto, para las 18:00 de ese mismo miércoles está contemplado celebrar una eucaristía, precedida por monseñor Alfredo Espinoza, arzobispo de Quito.