17 de September de 2009 00:00

El anhelo de las juntas cívicas es recuperar su protagonismo

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Guayaquil

La falta de representatividad y pasividad frente a los supuestos ataques a Guayaquil por parte del Gobierno ocasionaron que en los últimos dos años la ciudad tuviera tres juntas cívicas. La actuación de sus miembros y la ubicación de ellas establece diferencias en su enfoque político.

La primera, con 19 años de historia, está ubicada en el Centro de Convenciones. Carlos Baquerizo Astudillo la preside hasta hoy. En octubre de 2007 este ente sufrió un resquebrajamiento de algunos de sus miembros por desacuerdos en su manejo y el pago de cuotas mensuales.  

Un grupo liderado por el ex diputado del PSC, Rafael Cuesta, inauguró la Nueva Junta Cívica. Para  entonces la entidad ya sufría de un desgaste. El presidente Rafael Correa tildó de “pelucones” a los miembros de la Junta Cívica, y además dijo que estos “no representan a nadie”.

El grupo de Cuesta quiso diferenciarse y buscar una mayor representación popular. Actualmente sesiona en Colón y Boyacá, y Giancarlo Zunino reemplaza a Cuesta, quien participó en la última campaña electoral.

Uno de los objetivos es la lucha autonómica y la defensa del guayaquileñismo, aseveró Zunino. Esa es una visión que ambas juntas comparten, pese a ello la fusión entre las dos no tuvo éxito.

La política ha marcado a ambas instituciones. Aunque Baquerizo y Zunino aseguran que su fin es cívico y no partidista, dicen coincidir con el modelo de gestión del alcalde Jaime Nebot y no con el del Gobierno. 

Como respuesta a esos dos frentes, en julio de 2008 se creó una tercera entidad, la Junta Cívica Popular de Guayaquil. Esta se ubica en José de Antepara y San Martín, y tiene el aval de Correa.

Una de sus acciones más visibles fue el plantón, el 26 de agosto, en diario El Universo para que se rectificara la nota ‘Alta morosidad en los microcréditos de la CFN’. El gobernador de Guayas, Roberto Cuero, fue su presidente.   

Esos hechos hacen pensar a Zunino que la Junta Popular “es un brazo armado del Gobierno”. Pero Erwin Yagual, su presidente, lo rechaza. “Ellos no conocen nuestras necesidades. En las otras juntas no está gente del Guasmo ni del Suburbio, eso es exclusión.”

Hoy, la Junta Cívica, que preside Baquerizo, escoge a su nuevo directorio. Miguel Palacios es el candidato de consenso entre sus más de 500 miembros  para recobrar la institucionalidad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)