7 de June de 2009 00:00

El amor es como extraer diamantes

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Todos conocemos a personas que tienen  expectativas poco realistas con respecto a sus relaciones. Muchos románticos empedernidos creen que el amor es la solución a los problemas de la vida y mucha gente confunde el deseo con el amor, una y otra vez.



TeNGA EN CUeNTA
Darle tiempo al tiempo, para saber si son compatibles, extinguir los temores, poner las prioridades en orden y amarse uno al otro con el más alto grado posible.
No lo olviden,  sigan excavando hasta que logren encontrar los diamantes que uno y otro poseen. Descúbranse, diviértanse y disfruten de ese viaje maravilloso, apasionado y comprometido al ir formando una unión que dure por siempre.
  Si no hay esfuerzo  ni siquiera la más perfecta de las parejas podrá salir adelante y la relación eventualmente se agotará pues la llama inicial se apagará y se habrá perdido una maravillosa oportunidad.Hay quienes cambian de pareja con frecuencia porque andan en busca de las emociones de la primera etapa de una relación amorosa. Estos son tan solo algunos de los más exagerados ejemplos que se pueden dar sobre tales expectativas.

“Muchos de nosotros tenemos nuestras propias expectativas equivocadas acerca del amor. Estas expectativas pueden llevarnos a desencantos y decepciones puesto que lo que creemos sobre nuestras relaciones afecta nuestra actitud frente a ellas. Si nuestras expectativas son poco realistas inevitablemente nos sentiremos defraudados con nuestras parejas.

Mucha gente inicia una relación con la idea de que si encuentran a la persona correcta la relación no requerirá de trabajo o esfuerzo. Esta es justamente una expectativa irreal, pues el amor requiere de mucho trabajo para tener éxito”, según afirma el doctor  Paul Mauchline escritor, conferencista y experto en relaciones de pareja, autor de “The art of loving”.

Dice el experto que en toda nueva relación se conoce inicialmente al ser que esa persona quiere ser, la imagen que intenta mostrar  y mientras se va conociendo más y mejor a la persona, nuevas características afloran  y es eso lo que el otro ve. “Mientras el nivel de confianza va creciendo dentro de la relación, cada uno expondrá sus capas más profundas frente al otro. Esas capas que se forman a una edad muy temprana en respuesta a las experiencias de la infancia.

Si tu expectativa es que las relaciones no demandan trabajo, con toda seguridad te llevarás una gran decepción cuando las partes más profundas de la personalidad de tu pareja emerjan. Es entonces cuando se produce la tentación de dejar a esa pareja y buscar una nueva y mejor”, anota el doctor Mauchline.

Añade que todos somos iguales, con el mismo número de capas profundas que escondemos bajo la máscara de la aceptación social y que si no estamos dispuestos a explorarlas en nuestra pareja o revelar nuestras capas, la relación será superficial y poco satisfactoria. Sentiremos que algo falta, que no existe real intimidad, que nuestras parejas nunca nos comprenden y que nosotros no las comprendemos tampoco.



El amor es una avenida de dos vías. Requiere del esfuerzo de dos individuos que inician una vida juntos. Tengamos esto en mente siempre.Sentiremos que el amor nos evade e iremos de pareja en pareja en busca de la persona correcta, pero no la encontraremos y no lograremos crear esa relación amorosa que deseamos, a menos que hagamos un esfuerzo por descubrir  lo que encierra nuestra pareja y permitamos que descubra lo que nosotros encerramos.

Muchas personas creen que ellos comprenden el cliché “el amor requiere de mucho esfuerzo” pero, en verdad ¿lo comprenden? Sabremos si estamos poniendo ese esfuerzo en la relación cuando tengamos ganas de salir corriendo debido a la frustración, pero nos quedemos junto a la pareja, no solo  una vez sino repetidamente.

“La intimidad crece con el compromiso y el trabajo que ponemos en nuestra relación. Por supuesto, esto nos significa que todos seamos compatibles con todos. Sin embargo, una vez que encontramos una pareja que reúne ciertos parámetros que nos hace sentir compatibles, el balance restante será un cien por ciento de esfuerzo”, dice el experto.

Según Mauchline, una buena analogía para este proceso es la extracción de diamantes. En la superficie se pueden ver ciertas señales que nos dicen que los diamantes pudieran estar allí, en algún lugar allá abajo. Tú decides excavar e inviertes todo tu tiempo en ello. Es un trabajo desagradable y estás a punto de rendirte, pero todas las señales sobre la superficie te aseguran que encontrarás los diamantes allí abajo, en algún lugar.

Así que sigues excavando y, eventualmente, luego de mucho tiempo y mucho esfuerzo encuentras las gemas en la profundidad de la tierra. Es increíble que algo tan hermoso pueda estar tan en lo profundo de la tierra y bajo tanta suciedad. Te sientes entonces muy satisfecho/a de haber perseverado en tu difícil tarea y de no haberte rendido.

“Las relaciones son exactamente igual a esto. Pon todo el esfuerzo en una relación con la persona correcta y encontrarás los beneficios del amor y la intimidad. Cuando tenemos expectativas no reales, muy pronto nos damos por vencidos sin darnos a nosotros ni a nuestra pareja la oportunidad.

Es decir, perdemos esa oportunidad de encontrar los diamantes dentro de la pareja y de nosotros mismos. Y entonces nos sentiremos traicionados y ni nosotros ni nuestras parejas podremos decir con certeza por qué. Nuestras expectativas nos influencian, a menudo sin que ni siquiera nos demos cuenta de ello.

Es importante reconocer cuándo nuestras expectativas no son reales y por tanto están interfiriendo con nuestra habilidad para formar relaciones amorosas e íntimas. El cambiar las expectativas no realistas parecerá complicado al comienzo porque nuestras creencia han estado allí formándose durante años.

Solo a través de la vigilancia, el esfuerzo y la perseverancia podremos cambiarlas y conseguiremos tener expectativas realistas sobre el amor y las relaciones íntimas”, dice.
 
Según el experto, la comunicación es uno de los componentes más importantes de una relación amorosa, pues es lo que consigue desarrollar el amor maduro del uno hacia el otro.

La comunicación, el diálogo, las preguntas y las respuestas son los componentes claves en el esfuerzo para descubrir si la nueva pareja cumple con los parámetros esenciales para convertirse en una relación a largo plazo.

“Una relación es compartir, estar con la pareja que hemos escogido para viajar a por la  vida sobre montes y valles,  para experimentar el amor, el compromiso.

Necesitamos practicar el arte de amar diariamente y para eso se requiere de paciencia, confianza, disciplina, concentración, fe y sobre todo esfuerzo”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)